Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Riqueza perdida
Columnas: Interiores

Riqueza perdida

/ 12 de agosto, 2016 / Carlos López Arriaga

Desde tiempos de RAÚL SALINAS y aquellos cientos de millones de dólares retenidos en bancos suizos, hasta las fortunas actuales de narcotraficantes, políticos, reyezuelos y dictadores tercermundistas, el clamor parece repetirse.

A escala global existe una laguna legal que es aprovechada por las metrópolis donde el dinero de origen dudoso desemboca, se concentra, triangula y lava.

En propiedades o en acciones bursátiles, empresas o cuentas bancarias, aviones, yates o hasta lingotes de oro (hay para todos los gustos) el dinero en todas sus expresiones procede originalmente de naciones pobres y mal gobernadas.

De una o de otra manera es riqueza de los pueblos.

Resulta por ello una contradicción dolorosa el que, aún sancionado el delito y efectuadas las confiscaciones de ley, las fortunas jamás se repatríen.

Laguna legal y también falta de voluntad de quienes gobiernan ambos mundos, el desarrollado y el subdesarrollado.

Y cierta hipocresía, también, en el ámbito estadounidense. Permisividad inicial para que los capitales negros ingresen y se muevan a placer de bancos a propiedades, negocios, acciones, valores y todas las escalas que conforman la ruta del dinero, su blanqueado por etapas.

Y después la incautación (periodicazo incluido) siempre selectiva, únicamente contra partidos y élites gobernantes que no gozan de la gracia norteamericana.

Pero las fortunas se las quedan ellos. Las posibilidades de apelación por parte de los países saqueados son muy escasas y todavía más pequeña la voluntad de hacerlo.
 
CAMBIO FACTIBLE
Y, bueno, son amplias y variadas las expectativas que la alternancia despierta en cualquier parte del mundo.

Buenos deseos que deben pasar por el tamiz de la realidad para saber que porcentaje de los mismos se va a materializar en avances tangibles.

Baste recordar que ni VICENTE FOX ni FELIPE CALDERÓN combatieron uno de los lastres más gravosos del viejo sistema como es el charrismo sindical.

Sus dirigencias autoritarias, regenteadoras de fondos millonarios cuyo destino está debidamente blindado por la opacidad total.

Emblemático el caso de la señora GORDILLLO, emperatriz del SNTE, quien no sólo sobrevivió a la alternancia sino que además fue beneficiaria directa.

Habitante de este México irreal, la maestra sirvió dos sexenios de obediencia perruna al PRI (SALINAS, ZEDILLO) para luego lucrar con la derrota tricolor y negociar más ampliamente con dos regímenes panistas (FOX y CALDERÓN).

PIES EN LA TIERRA
De ahí la razón para que los tamaulipecos tomen en cuenta que el advenimiento de un gobierno emanado de un partido distinto al PRI representa un avance en la
vida electoral, aunque no la solución mágica a todos nuestros problemas.

Lo vemos en el espejo norteamericano. El vecino país, rico y poderoso, nació república desde la asunción del presidente WASHINGTON, luce un historial ininterrumpido de gobiernos electos y constitucionales hasta la fecha, jamás ha estado bajo el yugo de monarcas ni dictadores castrenses y sin embargo su sistema político deja aún mucho que desear.

El sólo hecho de que hoy día, un psicópata grosero y confeso como DONALD TRUMP haya logrado apropiarse de la candidatura republicana, avalado por millones de seguidores, es un síntoma de que la democracia formal (siendo mejor que cualquier otro sistema de gobierno) está muy lejos de representar una panacea.

En boca del líder británico WINSTON CHURCHILL se escucha mejor. Aquel célebre discurso de 1947, ante la Cámara de los Comunes:
—“Muchas formas de gobierno han sido probadas y se probarán en este mundo de pecado e infortunio. Nadie pretende que la democracia sea perfecta u omnisciente. En verdad, se ha dicho que es la peor forma de gobierno excepto todas las demás.”
 
BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com
WEB: http://vivatamaulipas.blogspot.com