Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Reunión de deslindes
Columnas: La Talacha

Reunión de deslindes

/ 09 de enero, 2017 / Francisco Cuéllar Cardona

En las oficinas de Bucareli, están muy preocupados por los efectos del gasolinazo de año nuevo, que a decir de muchos analistas, aseguran desde ahora que le costará al PRI y a Peña Nieto entregar el poder en el Estado de México, Coahuila y Nayarit en este 2017, y por supuesto la presidencia de la República en el 2018 a manos del PAN o MORENA.

Pero hay otros temas que le están volviendo a meter más ruido a la Federación: la creciente violencia que repuntó en los últimos cinco meses del 2016 en el Estado de México, Guerrero, Morelos, Veracruz y por supuesto Tamaulipas, en donde las estrategias armadas desde el gobierno federal son un rotundo fracaso. Han descabezado a muchas, pero han provocando el resurgimiento de grupos que están fuera de control, generando una espiral de violencia parecida a las del 2009 y 2010.

Gasolinazo, violencia y Donald Trump traen de cabeza al régimen de Peña Nieto y no se ve por ningún lado que estos tres problemas tengan una solución próxima, de ahí que en las oficinas de Miguel Osorio Chong, estén pensando desde ahora comprometer a los gobiernos de Estados de filiación priista y de otros partidos para que compartan las culpas y los costos del gasolinazo y la violencia. En el último tema de la inseguridad, van a presionar y apretar fuerte a los gobiernos estatales para que se pongan las pilas en el tema. En el caso Trump, van a solicitar pronunciamientos en apoyo al Presidente.

En la reunión de la CONAGO de este lunes, para bajarle la guardia a algunos gobernadores que pretenden armar camorra por el gasolinazo, como Javier Corral de Chihuahua, el Bronco y otros más, la Federación les hará ver su falta de compromiso para resolver los problemas de inseguridad, sobre todo sus pendientes de no tener policías calificadas y confiables que hagan la tarea bien y así poder regresar al ejército a los cuarteles. Además, en el tema del gasolinazo, se les señalará a otros gobernadores que en este año que inicia, sus presupuestos serán más amplios, y que no hay de que quejarse, pues no pocos han querido evitar los efectos negativos del alza a las gasolinas, y si en cambio han tirado carrilla al gobierno federal para quedar bien con sus gobernados.

El asunto que molesta al gobierno de Peña Nieto, es que todos los gobiernos estatale priistas, han sido poco solidarios con la Federación que les ha dado todo a manos llenas (eso dicen), y no hay uno que meta las manos para defender al Presidente en este vendaval de críticas, “han dejado morir solo al Presidente que tanto les ha dado”, dicen los asesores en Los Pinos.

Los gobernadores han sido tibios frente a los ataques de Donald Trump. Pocos o nadie han levantado la voz contra el presidente electo de los Estados Unidos. Por eso la Federación frente a estos problemas que enfrenta -Gasolinazo, violencia y Trump- adelanta que en los próximos meses, (y hoy en la CONAGO pudiera darse el primer apretón a los mandatarios estatales) va a cambiar el trato con los gobiernos locales.

El gobierno federal, dicen los que están cerca del Presidente, no va a seguir pagando por las culpas de los gobiernos estatales. Los errores de los gobernadores que los paguen; que asuman sus costos y no les pasen la factura a la Federación, sobre todo, en los temas de seguridad, donde se ha mandado al Ejército, Marina, Policía Federal para hacer tareas de prevención o combate a los grupos delincuenciales y los Estados han hecho poco o nada.

Han sido diez años de guerra contra la delincuencia. Desde el 2006, se les ordenó a los Estados tener corporaciones policiacas confiables y eficientes; se les doto de presupuesto, y solo de los 32 Estados, incluyendo la ciudad de México, apenas Nuevo León y Baja California norte, han cumplido a medias.

La imagen de Enrique Peña frente a los mexicanos, hoy está en su nivel más bajo. Nueve de cada diez, piden su renuncia. Nunca en la historia del país, se había manifestado este enojo y malestar contra el Presidente. Ni en los tiempos de Pinochet en Chile, ni Somoza en Nicaragua, un mandatario en latinoamérica había alcanzado esos niveles e impopularidad, por eso la preocupación desde adentro del gobierno. Saben que muchas cosas se han hecho mal, pero también aseguran que
los errores no son propios del todo, por tanto son tiempos de compartir culpas y responsabilidades en estos días y momentos difíciles.

La nueva relación de la Federación con los Estados, dicen, está en marcha.

Talachazos
POR EL RUMBO DEL PRI, al menos este mes de enero, no se va mover nada en torno a la designación del nuevo dirigente. La agenda de Enrique Ochoa, está más inclinada en hacer pronunciamientos hacia el presidente Peña, en torno a los gasolinazos y regresar los ataques de Trump contra México, por tanto la militancia priista en Tamaulipas y aquellos que aspiran, deben esperar hasta febrero o marzo para saber porque lado o de que color pinta la nueva dirigencia.

MIENTRA ESO SUCEDE, ya se supo que los 43 alcaldes de Tamaulipas que están en funciones, priistas y panistas, incluido el del Partido Encuentro Social, han decidido ir por las reelección. Lo que hace pensar que este 2017, el protagonismo político estará a todo lo que da. La pregunta es ¿y los demás?, ¿los que están fuera y aspiran? ¿qué van hacer?.