Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Cabeza sí sabe, para qué sirve su partido
Columnas: Cuadrante Político

Cabeza sí sabe, para qué sirve su partido

/ 11 de Enero, 2017 / Fernando Acuña Piñeiro

Justo donde nace el río de enero, Tamaulipas ha empezado a remar  las aguas del 2017, con una estrategia de acciones complementarias: por un lado el gobierno del cambio sacude la modorra de los órganos  de la justicia estatal, los convierte en activos de su lucha contra la inseguridad; y dentro de esta misma línea, el Comité Estatal del PAN  opera como un instrumento de vigilancia y denuncia política, exhortando  a los municipios priístas, para que también se comprometan, y  abandonen la simulación del pasado.

En su momento, el gobierno priísta que le antecedió a los Vientos de  cambio, jamás se ocupó de poner a trabajar al PRI de Rafael González  Benavides. La inseguridad llegó a flagelar las puertas del tricolor, con robos, secuestros y todo tipo de agresiones a sus propios cuadros  directivos, pero el PRI nunca abandonó su mutismo. En su momento  parecía que, el PRI del boulevard, el PRI de  Egidio, vivía en otro planeta. Nunca hubo una declaración frontal, prefirieron esconder la cara.

Por esta vía, el PRI del pasado inmediato, se fue alejando de la sociedad y de sus problemas cotidianos. La administración estatal que había surgido precisamente de un magnicidio político, empezó a cobrar  fama nacional, con la célebre frase del “Aquí no pasa nada”. Las consecuencias ya las conocemos: esa actitud de cerrar los ojos ante  una realidad que sacudía una y otra vez al pueblo, fue a la postre, la llave de la ira social que le abrió las puertas a la alternancia.
 
Hoy, el PAN cabecista, ha decidido no correr la misma suerte. Y para empezar, está oxigenando la problemática, pero al mismo tiempo  buscando que  las cosas  sean parejas: si desde el más alto cargo  político de gobierno, el sexenio en turno ha decidido comprometerse públicamente y hablar de lo que está sucediendo, lo mismo le están  pidiendo al PRI y a sus administraciones municipales.
 
Dentro de todo esto, una cosa es cierta: el gobernador Cabeza de Vaca sí sabe que, un partido en el poder como el suyo en Tamaulipas, no se puede echar a dormir de bruces sobre el escritorio. Por el contrario, ahora más que nunca, debe ponerse a la vanguardia de los problemas sociales y promover su solución.
 
Mientras tanto, en la banqueta de enfrente, el PRI es hora que no enarbola ninguna bandera digna de encomio. Es tan abrumadora  su inactividad y su postración, que ni siquiera cuentan con una nueva dirigencia de carácter estatal.
 
Los priistas creen ilusoriamente que nadan de a muertito. Pero solamente flotan y se hunden.

Óscar  Almaraz  y los 70 kilómetros  de pintura vial
Los automovilistas comentan que ahora sí se ve la raya divisoria y ubican con certeza la delimitación de los carriles.  Lo cierto es que, una calle dotada de sus respectivos señalamientos rejuvenece. Pareciera como que si la dotarán de mayor funcionalidad, y da gusto utilizarla. El  pasado ocho de enero, el alcalde victorense Óscar Almaraz escribió en Facebook: “ya superamos los 70 kilómetros, en pintura de vialidades”. Se dice fácil, pero es algo así como ir y regresar dos veces al aeropuerto. Todo lo anterior, son acciones encuadradas dentro de los  primeros cien días de gobierno municipal en Victoria. A propósito de la capital, este año, el ayuntamiento almaracista contará con 123 millones  de pesos, para invertirlos en obras públicas. Se trata, indudablemente  de un presupuesto histórico.

Un babe  face, con papel de villano
Bien peinadito y con su trajecito impecable, acaso más delgaducho, el Presidente es actualmente, el sinónimo del desprecio social, más  encumbrado de la república. Pero Enrique Peña Nieto no tiene facha  de villano, no trasmite maldad, por el contrario, pareciera el mismo niño acicalado en su arreglo escolar, cuidadosamente arropadito en su hogar paterno.
      
Un pequeñín que jamás sintió las mordidas del frío o del hambre. Uno puede ver, las fotografías de ese pasado, en la burbuja filial de Atlacomulco, y es el mismo infante clase mediero de los sesentas, disfrutando la vida en rosa, sin sospechar siquiera que, medio siglo después, sería un Jefe de Estado, lapidado por el clamor ciudadano.

De esto y de  aquello   
La Universidad Autónoma de Tamaulipas acaba de ofertar un  doctorado en ciencias biomédicas. La carrera tiene como meta, la formación de profesionales capaces de desarrollar proyectos de investigación en ciencias de la salud. Todo ello enfocado a solucionar  problemas sociales concretos en la región fronteriza. El mencionado  posgrado se realizará en la ciudad de Reynosa.

POSDATA.—El  PRI tamaulipeco, empieza a oler a tamal agrio y lamoso, que ya no sirve ni para la recalentada.