Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > La cosa es sencilla
Columnas: Hablemos de política

La cosa es sencilla

/ 11 de enero, 2017 / Raúl Pazos D.

Como un recurso para aminorar el descontento popular generado por el aumento a los precios de los combustibles, el presidente ENRIQUE PÑA NIETO armó una tramoya que llamó acuerdo para la protección de la economía familiar, palabras más, palabras menos. Pero esa fantasía no le suministra una cuerda para salir del, pozo en que se encuentra sumido.

Empezando porque entre las partes a las que llamó dizque para proteger a las clases necesitadas, estuvieron los dirigentes de organizaciones sindicales que no representan absolutamente nada, fuera de ser entes controladores de las masas obreras y que históricamente han sido beneficiarios de los regímenes priístas.

¿Quién cree que la CTM o la CROC son defensores de los intereses populares? El extinto FIDEL VELAZQUEZ vivía en las Lomas de Chapultepec, el barrio más selecto de la Ciudad de México mientras que millones de sus supuestos representados tenían que levantarse en la madrugada a adquirir a bajo precio leche de la CONASUPO. En Tamaulipas hay un llamado dirigente obrero de nombre EDMUNDO GARCIA ROMAN que encabeza la llamada Federación de Trabajadores de Tamaulipas. ¿Ese tipo de personajes son a los que PEÑA NIETO convida para hacernos creer que en realidad se preocupa por nosotros?

Mire usted, la cosa es bien sencilla para entender en que dimensión se desenvuelven el actual presidente de México y sus colaboradores. Tiene el segundo avión más caro del mundo, que en términos totales tendrá un costo de siete mil millones de pesos. Un auténtico palacio del aire que ni siquiera BARACK OBAMA lo tiene. El mandatario electo de Estados Unidos, DONALD TRUMP canceló la compra de una costosísima aeronave para su transporte oficial, porque la inversión estaba fuera de rango.

La esposa de PEÑA NIETO adquirió una mansión valuada en ochenta millones de pesos conocida como la “casa blanca” y que le habría sido financiada por un empresario que fue favorecido con monumentales contratos de obra pública desde que el hombre del copete era gobernador del Estado de México. El ex=secretario de Hacienda y hoy flamante secretario de Relaciones Exteriores, LUIS VIDEGARAY, también habría recibido en virtual regalo otra casa del mismo contratista, por cierto de origen tamaulipeco.

¿Con que cara ENRIQUE PEÑA NIETO, para decir su nombre con todas las palabras, nos dice que nos pongamos en su zapatos para tomar decisiones como el despiadado gasolinazo? El es el que debiera ponerse en nuestros zapatos para que sepa las congojas por las que pasan las familias mexicanas para sobrevivir.

Por lo pronto, la Confederación Patronal Mexicana, el gremio empresarial más importante del país, se negó a convalidar el acuerdo supuestamente protector del presidente por considerar que fue hecho al vapor y que en nada resuelve la problemática nacional.

Los índices de aprobación hacia la gestión del actual gobierno federal están por los suelos, al grado de que PEÑA es catalogado como el peor presidente en la historia de nuestro, país, al que hasta muchos de sus colaboradores están dejando que se mate solo. Cuando dejó la dirigencia nacional del Revolucionario Institucional, MANLIO FABIO BELTRONES le escribió una especie de epitafio: “Las acciones de los gobiernos inciden en sus partidos”. Ahora el sonorense debe estar con una sonrisa de oreja a oreja viendo cómo se derrumba aquella imagen artificiosamente construida por las televisoras que hasta una pareja de telenovela le consiguieron.

Hemos leído espacios de opinión en muchos medios tanto impresos como en Internet y en la mayoría de ellos encontramos coincidencias con los comentarios que aquí expresamos, lo cual refleja una tendencia inequívoca de que PEÑA está al borde del despeñadero y que se aproxima a ser considerado como una simple botarga al frente del poder ejecutivo federal, algo insólito en los anales de nuestra historia.

“Fuera PEÑA” es el grito que cada día se escucha más en las calles. Hay quienes consideran que una renuncia presidencial crearía un vacío de poder equivalente a dejar un huerto sin espantapájaros y a merced de los cuervos que se pelearían con todo las semillas. Ello parece razonable.

Pero allí es donde debe entrar la sociedad civil. Ya es tiempo de que la voz popular se haga escuchar para que desde el poder se cumpla con el fin originario de la política que es el bien común. Ya es tiempo de dejar de estar pendientes solo de cómo quedó el América o el Cruz Azul o de qué telenovela se va a estrenar en la semana. Mientras sigamos inmersos en temas socialmente intrascendentes los gobernantes nos seguirán jodiendo a su antojo.

Pasando a otro tema, la alcaldesa de Tampico, MAGDALENA PERAZA GUERRA, rendirá este viernes el informe de sus primeros cien días de gestión. Por lo pronto ya anunció que para ajustarse a las deficiencias presupuestales hará un recorte de personal en el ayuntamiento, dentro del cual, como lo anunciamos en nuestra colaboración anterior, se contempla el despido o relevo de algunos funcionarios.

Siguen los rumores de que el ex=alcalde FERNANDO AZCARRAGA LOPEZ está coqueteando con el partido Movimiento Ciudadano para una eventual nueva candidatura a la presidencia municipal el año próximo. Pero ¿con qué cara se presentaría ante los electores como abanderado de otro partido cuando él tildo a la maestra PERAZA como traidora por haber abandonado el PRI? Todo tiene su tiempo.

raulpazos45@gmail.com