Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Revive viejo pleito
Columnas: Enroque

Revive viejo pleito

/ 14 de Marzo, 2017 / José Luis Hernández Chávez

La denuncia presentada por el ayuntamiento de ciudad Madero contra el ex alcalde sustituto Mario Neri Castilla constituye una acción del gobierno del Estado destinada a poner freno a la impunidad de servidores públicos que reinaba en la entidad, pero en el caso de la urbe petrolera al mismo tiempo ha revivido o iniciado un nuevo episodio del viejo pleito protagonizado por quinistas y antiquinistas en el que los
primeros, ahora con el PAN de su lado, tratarán de cobrarse la revancha.

Como se recordará, tras el encarcelamiento de Joaquín Hernández Galicia en 1989, Sebastián Guzmán Cabrera desmanteló, por órdenes del
presidente Carlos Salinas de Gortari, la estructura del poder de La Quina, tarea que finiquitó el sucesor de este Carlos Romero Deschamps.

Sin embargo, la alianza de los quinistas con el PRD impidió durante 12 años, cuatro trienios, al nativo del Barrio del Golfo imponer a un alcalde en el municipio natal, entre otras razones, a causa de las pugnas internas del PRI protagonizadas por las fracciones petrolera y los
grupos contrarios, entre estos el de Guadalupe González Galván, que finalmente lograron resolver en el proceso electoral del 2005.

El gobernador Eugenio Hernández Flores designó como candidato a alcalde a González Galván y al petrolero Narciso Villaseñor Villafuerte como contendiente a diputado local, que recuperaron el gobierno de la ciudad. En la siguiente administración, no obstante, el sindicato de Pemex hizo valer su fuerza e influencias para adjudicarse el ayuntamiento a través de Sergio Posadas Lara que luego continuó con Esdras Romero Vega y Mario Neri.

Hasta que el hartazgo de la ciudadanía llevó a la alcaldía al panista Andrés Zorrilla Moreno, quien al denunciar penalmente a su antecesor en la presidencia le ha dado vida a un nuevo capítulo a la pugna entre los sobrevivientes del grupo de Hernández Galicia, ahora encabezados por el vástago de este, el diputado Joaquín Hernández Correa, quien, en coordinación con el nuevo jefe edilicio, desde presidencia de la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado se ha encargado de reunir las pruebas necesarias para combatir a los enemigos políticos de su padre.

Para evitar que el ex alcalde maderense vaya a eludir la acción de la justicia Joaco ha pedido al órgano legislativo estatal una revisión detallada de la cuentas públicas de la gestión 2014-2016 del ex feudo del extinto Hernández Galicia, a efecto de permitir a la Auditoría Superior del Estado hurgar más a fondo el manejo de los fondos públicos en ese periodo que arrojen más luz y refuercen las pruebas de las acusaciones formuladas contra los antecesores de Zorrilla.

¿Cuál será el desenlace de la historia? Eso se sabrá en el curso de las indagatorias que le proceso judicial ha abierto.

Lo que se da como un hecho es que como resultado de la reforma energética los días del sindicato petrolero están contados. Aunque hasta ahora Romero Deschamps ha logrado mantenerse al frente del STPRM, todo indica que a medida que aumente la inversión privada, sobre todo la transnacional, en el rubro de los hidrocarburos, la organización terminará de convertirse en un membrete.

Como ha sucedido al otrora poderoso gremio magisterial.

Tras la reforma educativa, con la que desaparecieron conquistas como el escalafón, y el encarcelamiento de la profesora Elba Esther Gordillo Morales, el Sindicato de Trabajadores de la Educación ha pasado a ser una figura decorativa al servicio del gobierno. Las plazas magisteriales las ocupan ahora, no los más antiguos, como ocurría anteriormente, sino, al menos en teoría, los más preparados.

En Tamaulipas, como en el resto de los Estados de la República, la agrupación que aglutina a los docentes ya no arregla nada, las autoridades de la Secretaría de Educación atienden y deciden la exigencias del profesorado.

El actual dirigente estatal, Rigoberto Guevara, como su antecesor Rafael Méndez Salas, no son otra cosa que empleados y alfiles de las autoridades federales.

Desde la óptica de los trabajadores, el SNTE ya no existe. Una prueba de ello es que la elección de los nuevos dirigentes y de delegados, como la que tendrá lugar esta semana, que antes causaba gran alboroto, ha perdido el interés de los integrantes de la organización.

Una suerte similar aguarda también al gremio de Petróleos Mexicanos.

jlhbip@hotmail.com