Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > La puerta
Columnas: Laberintos del poder

La puerta

/ 17 de Marzo, 2017 / José Azpeitia

El nacimiento de la Comisión de Energía en Tamaulipas formalizado ayer parece, por fin, ser un paso hacia la construcción de una plataforma adecuada en el Estado para responder a las exigencias que aunque aún son pálidas, se desprenderán de la reforma en ese terreno.

Llega oportuna, porque el escenario operativo en esa área todavía es bastante brumoso. Empezó donde la dejó el gobierno anterior como Agencia, al mando de José Andrés Suárez –cuyo nombramiento se dio en el segundo día de la actual administración y hoy es de los primeros reemplazos– se frustró su ascenso a Secretaría y ahora surge como Comisión.

No conozco los hilos completos de esta dependencia, pero en mi percepción uno de sus objetivos principales debe ser convertirse en un enlace entre gobierno federal y ayuntamientos involucrados en el tema, que les permita a éstos ser beneficiarios reales de este giro energético y no ser convidados de piedra; así como un puente local para que la iniciativa privada tamaulipeca abra una puerta de acceso a este terreno.

Si lo logrará, es algo que habrá que esperar, porque en la presentación del titular de la Comisión, Andrés Alejandro Fusco Clynes, quien se desempeñaba unos días antes como Representante del Gobierno de Tamaulipas en la Ciudad de México, a nadie le pareció abundante la presencia del empresariado de casa.

En resumen, la Agencia desempeñará un papel positivo en la medida del apoyo que sea capaz de brindar a los inversionistas del Estado, pero también navegará en un mar de tormentas, dados los tiburones que de una manera u otra también le corresponderá enfrentar, representados por los consorcios extranjeros en materia de energía y en especial de hidrocarburos, que ya tienen los ojos puestos –y algunas las manos– en la Entidad.

Aunque hay que reconocerlo, el gobernador Francisco García ya ha realizado con sus giras y reuniones de trabajo en diversas ciudades de Estados Unidos, una adecuada labor de “planchado” en ese país, que deberá rendir frutos cuando se sienten todos los invitados a la mesa…

¿Y el proyecto?
Y a propósito de la estructura del gobierno estatal, la pregunta que recorre pasillos y oficinas versa sobre qué sucedió con el proyecto de reubicar las sedes de diversas secretarías.

Entre ellas, se encontraba la de Desarrollo Económico, la de Turismo, la de Pesca y la de Desarrollo Rural. No recuerdo si había más pero en cualquier caso, a dos semanas de cumplirse seis meses de este mandato ninguna se ha movido de sus plantas originales.

La idea no era nueva y de hecho los antecedentes en las instancias federales no fueron precisamente exitosos, pero en Tamaulipas parecía avanzar por buen camino dadas las nuevas herramientas que la tecnología dispone.

¿Otro efecto de la crisis presupuestal?…

Empate técnico
Las deportaciones de paisanos desde Estados Unidos hacia México han sido hasta ahora más escándalo que el drama anticipado en ese sentido.

Ayer mismo, se dio un escenario en Matamoros que mostró un empate técnico en el marcador en ese terreno en lo que va de este año. En tanto por
una parte autoridades norteamericanas entregaban a un grupo de connacionales a agentes de Migración, por otro lado un nutrido grupo de
trabajadores mexicanos hacía una fila ordenada para adentrarse en el vecino país para trabajar.

Obviamente con contratos de por medio. Legalitos, pues.
Con todo y las feroces acometidas verbales de Donald Trump, las cifras de deportados con Barack Obama siguen siendo las más severas que los paisanos han sufrido. Y nadie le recuerda su familia al ex Presidente…

Twitter: @LABERINTOS_HOY