Deportes
Estás en: Expreso > Deportes > Ahora comparten cancha

Ahora comparten cancha

El victorense Mauricio Rivera arrancó el año como el mejor tenista juvenil de México y su esfuerzo lo ha llevado a trabajar al lado de figuras mundiales como Nick Kygrios, Kyle Edmund, Nishikota, Klizan o Lesia...

/ 19 de Marzo, 2017 / Daniel Ríos

CIUDAD VICTORIA, Tamaulipas.- “Yo siempre jugué fútbol, por mi hermano Emiliano y mi familia que siempre ha sido más futbolera, nos metían a campamentos en el Club Campestre, ahí aprendes un poco de todo, pero siempre me iba muy bien en los deportes con raqueta, mi hermano empezó a tomar clases de tenis y yo por seguirle los pasos me metí también, y me gustó”, dijo Mauricio Rivera Caballero, joven de 19 años que tras convertirse en el mejor jugador de Tamaulipas, siguió trabajando hasta llegar a ser el mejor juvenil del país, actualmente, su meta es conseguir puntos ATP para jugar contra sus ídolos, mismos con los que compartió cancha de entrenamiento y calentamiento en el pasado Abierto Mexicano de Tenis.

A los nueve años comenzó su historia en el deporte blanco y en poco tiempo su nivel fue creciendo, tanto que a los trece años ganó la categoría Abierta (para adultos) del torneo del Club Campestre, “después de eso buscamos otras maneras de seguir mejorando y por eso me tuve que ir de la ciudad, me fui a Mérida, luego a Estados Unidos, España y ahora estoy de nuevo en Mérida”, comunicó Rivera en entrevista para Oé!.

Hace unos días a Mauricio le pasó algo increíble, pues tuvo la inquietud de asistir al Abierto que se celebra cada año en Acapulco, situación que se hizo realidad gracias al apoyo de su amiga Verónica Rodríguez, quien participó en el evento y le otorgó uno de los pases que tenía disponibles para su equipo.

Verónica, quien ya ha ganado el Abierto de Ciudad Victoria en varias ocasiones, fue eliminada del certamen mexicano y tuvo que seguir con su calendario en Florida, Estados Unidos; pero Rivera recibió oportunidad por parte de la Federación y organizadores del torneo de quedarse para que pudiera apoyar a los jugadores previo a sus partidos, esa decisión de mantenerse en Acapulco, le traería agradables sorpresas.
 
De fanático a compañero
Sucedió algo fantástico, pues uno de los motivos que más llamaron la atención de Mauricio para acudir al Abierto era poder estar cerca de figuras de primer nivel, a las cuales admira y ha seguido por mucho tiempo, como por ejemplo Nick Kygrios, a quien meses atrás siguió en el Abierto de España para ver sus movimientos y poder tomarse una fotografía con él.

“El mejor hombre con el que peloteé fue Kygrios, es un australiano que es joven y es ya 17 del mundo, me tocó estar con él en la cancha 30 minutos antes de su partido contra Djokovic, ganó y esa ha sido su mejor victoria del año”, compartió emocionado.

Rememoró que lo que vivió en ese momento fue impensado, pues hace muy poco “lo vi entrenar en Barcelona y luego en los partidos en el ATP 500 lo estuve apoyando, me tomé una foto con él, hasta me pinté el brazo con su nombre; ahora en Acapulco me dieron la noticia de que podía pegar con él, fue increíble, aproveché el momento, fue único e inolvidable, en mi cabeza decía: ‘No puede ser, yo era su fan y ahora estoy calentando con él’”, explicó el jugador tamaulipeco.

Su experiencia en Acapulco no solo fue junto a Nick, pues “también peloteé con Kyle Edmund que es un joven de Inglaterra que es una de las futuras promesas, también con Nishikota, es un zurdo que es la raqueta número dos de Japón, me tocó calentarlo antes del partido que perdió contra “Rafa” Nadal”, apuntó.

A la larga lista de tenistas con los que colaboró en el torneo, se agrega muy especialmente los nombres de la sembrada uno de la rama femenil Mariana Lucíc-Baroni y “con la que trabajé desde el primer día, que fue de domingo a sábado que jugó la final, fue con Lesia Tzurenko, ella ganó la final, me daba pases todos los días y era parte de su equipo”, indicó el hijo de Gustavo Rivera y Lidia Caballero.

Sobre lo que vivió en Acapulco, atina que fue una gran motivación estar en la misma cancha entrenando con los mejores del mundo, además de que se dio cuenta de que las distancias que se tienen entre su nivel y el de ellos se puede alcanzar pronto poniendo mucho esfuerzo.

‘Lo quieren ver trascender’
Durante la semana que estuvo en el Torneo, Mauricio tuvo oportunidad de platicar con diferentes figuras del deporte blanco, las charlas fueron para él enriquecedoras, pues todas y cada una de ellas estaban llenas de consejos valiosos.

“Con quien más platiqué fue con Tzurenko, la campeona, ya teníamos mucha confianza porque estuvimos todos los días entrenando, ella me dijo que siguiera trabajando y que me quería ver el próximo año en el Abierto de Acapulco, pero no para calentar previo a los partidos, sino como jugador”, firmó.
 
Metas claras
Actualmente se encuentra entrenando en Mérida en una Academia especializada en Tenis, ahí estará hasta finales de julio, “de aquí a esa fecha lo que quiero es conseguir los puntos ATP, yo siento que no estoy muy lejos de ellos, le he ganado a jugadores que tienen más de 30 puntos, estoy motivado para lograrlo”, compartió.

En el ranking del año pasado a nivel juvenil, fue el mejor de México, participó en siete Torneos Nacionales y sólo perdió un partido, por lo que comenzó este 2017 como el número uno del país con una diferencia grande en el listado.

A pesar de sus múltiples éxitos, el camino no ha sido fácil, tras más de cinco años fuera de casa, acepta que nunca deja de extrañar a sus padres Lidia y Gustavo, además de su hermana Cecilia y por supuesto a Emiliano que aparte es su mejor amigo.

A veces, cuando ha vivido momentos complicados, le han dado ganas de abandonarlo todo, pero Mauricio siempre ha tenido el carácter de conseguir sus objetivos para seguir haciendo lo que más le gusta, y sobre todo darle alegrías a los suyos, pues “mi familia es todo para mí. Por ellos juego, gracias a ellos es todo y todos mis logros son de ellos, tengo un sueño y lo voy a cumplir”.

¡No te lo pierdas!
Deja un comentario