Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > La independencia de Tamaulipas
Columnas: La Talacha

La independencia de Tamaulipas

/ 20 de Marzo, 2017 / Francisco Cuéllar Cardona

“Hay un lugar al que llaman Tamaulipas. Sus gentes salen poco a las calles por las noches, aunque durante el día le dan mucha vida a todo. El centro de sus ciudades suele lucir vacío justo a partir de las nueve de la noche. Yo quisiera que pronto Tamaulipas se independizara del mal. Del mal que en forma de temor se guarda en los corazones de la gente de bien, de la gente que trabaja y se levantan a las cinco y seis de la madrugada todos los días”.

“Hay un lugar al que llaman Tamaulipas que espero muy pronto se independice del mal, y de las múltiples caras del temor para irme a vivir ahí lo más pronto posible”.

Este ilustrativo y reflexivo texto es parte de la dedicatoria del libro “Bajo las Lentas Nubes”, cuyo autor es Roberto Medina, mismo que se presentó en el marco del 25 aniversario de Radio UAT. Roberto Medina es michoacano, radicado en la ciudad de México y durante tres años fue productor del programa que lleva el título de su libro y que se transmitió por tres años en Radio Universidad, que dirige el comunicólogo Ulises Brito.

Es un libro de cuentos cortos, algunos de ellos ubicados en Tamaulipas. Historias cotidianas muy bien escritas que te devoras con gusto, además que te hacen reflexionar y asomarte atrás de las letras. Pero en la dedicatoria, Roberto Medina retrata en pocas líneas, la realidad que vive y sufre Tamaulipas desde hace ya más de una década.

Un Estado azotado por la violencia y la maldad. Una sociedad a la que poco a poco le fueron cerrando las puertas a la prosperidad.

Tamaulipas es un Estado en soledad. Los capitales y las inversiones dejaron de venir porque no había garantías para nadie; los que estaban se fueron y provocaron desempleo y crisis. Las familias que pudieron hacerlo, también se fueron, y las que se quedaron han padecido en carne propia los impactos de la inseguridad. El comercio se muere y cierra sus puertas. Las calles como dice Medina, lucen vacías, pero ya no solo a partir de las nueve de la noche, sino durante el día. La tristeza se ve, se toca y se respira en todos los rincones. Desde el exterior, Tamaulipas es el patito feo o el lobo feroz de todos los estados del país. Cuando saben que eres de Tamaulipas, guardan silencio o se van, y las expresiones de ¡pobres de ustedes!, no se hacen esperar.

En Tamaulipas se vive del recuerdo. De aquellos días de fiesta cuando las familias y los chamacos se amanecían en la pachanga. De cuando la gente dormía con las puertas y ventanas abiertas, o las familias sacaban las sillas a la calle para platicar o tomar café sin que nadie los molestara. Los viajes nocturnos por carretera sin el temor de ser asaltados, han quedado en el anecdotario. Se acabaron las noches del antro y los reventones juveniles. Los niños y los chavos ahora son rehenes en casa, torturándose con juegos violentos en el play station o nintendo.

Tamaulipas necesita independizarse del mal, como bien lo dice el escritor Roberto Medina, porque no se puede vivir así: en medio del miedo y la zozobra. Los antecedentes de sociedades así, surgen las grandes depresiones, las parálisis, las enfermedades y los rezagos. Tamaulipas tiene todo para sacudirse y salir de este silencioso submundo. Requiere insertarse en la dinámica del país y del mundo. Para hacerlo urge una sociedad más crítica, más exigente; una iniciativa privada independiente; actores políticos honestos, además de un gobierno comprometido y visionario.

La independencia del mal, no es solo sacudirse el yugo del crimen, sino reconstruir la moral social. Solo así Tamaulipas recuperaría la armonía, la paz, la tranquilidad y su alegría.

Talachazos
TRIUNFO CANTADO.- Faltan poco más de 15 meses para las elecciones donde se elegirá al nuevo Presidente de la república, y todo parece indicar que los astros se han alineado en favor de Andrés Manuel López Obrador. Así como se ha dado una gran fuga de militantes del PRI, del PAN y otros partidos hacia Morena, empresarios, académicos, organizaciones sociales, algunos sectores importantes de la iglesia y líderes políticos de oposición, han levantando la mano para sumarse al proyecto de nación que encabeza el tabasqueño.

Ni PRI, Ni PAN, coinciden todos: es tiempo que los mexicanos prueben y experimenten una opción nueva en el poder, todos apuntan que esa oportunidad la ofrece Andrés Manuel. Los últimos líderes sociales con gran influencia en las organizaciones sociales críticas del sistema que se han sumado al proyecto son Raúl Vera obispo de Saltillo y padre Alejandro Solalinde. La compra que hizo Televisa del portal SDP Noticias, promotor de AMLO, es otro ejemplo de que todos los caminos llevan al Peje. El triunfo de López Obrador, parece estar cantado desde ahora. La pregunta es ¿lo dejará llegar la mafia del poder?, como él los llama.