Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > ¿Sin planes políticos?
Columnas: Enroque

¿Sin planes políticos?

/ 19 de Abril, 2017 / José Luis Hernandez Chávez

Aunque resulta difícil de creer, el dos veces alcalde de Tampico, Fernando Azcárraga López, no tiene planes concretos acerca de una eventual participación en el proceso electoral del 2018 y, no obstante lo que se comenta en los círculos políticos, tampoco ha sido invitado por ningún partido para abanderar una candidatura o algún proyecto político.

En estos momentos no ha pensado ser candidato de MORENA, ni se ve como probable aspirante del partido Verde o independiente, como se comenta en las mesas de café y en los medios de comunicación de la ciudad, expresó el ex munícipe en una amena charla con columnistas políticos de la localidad, ante los que confió que ahora es sólo un espectador del diario acontecer.

Entre paréntesis, en el 2004 el ex munícipe porteño afirmó igualmente que estaba dedicado a sus negocios, pero al año siguiente se postuló como candidato al gobierno municipal.

Aseguró, asimismo, más adelante que no ha tenido acercamientos con la gente de Andrés Manuel López Obrador y salió al quite de AMLO cuando señaló que pese a que se ha endilgado al Peje la etiqueta de populista, los representantes, dirigentes y gobernantes de todos los partidos políticos otorgan despensas y dádivas a las personas de escasos recursos económicos y ponen en práctica programas de asistencia social para ayudar a los que menos tienen.

El egresado de la Ibero renunció al PRI el pasado 17 de febrero, tras 40 años de militancia, porque el partido había dejado de ser el partido político en el militó y gracias al cual realizó su carrera de servidor público. La última carta que jugó como priista, fue respaldar la candidatura de gobernador de Baltazar Hinojosa Ochoa, del que dijo que era su amigo, como coordinador regional de la campaña.

En otra parte de la conversación, Azcárraga llamó destacó que a un año de que sean elegidos los candidatos a la presidencia municipal, no veía a prospectos o figuras de peso en ninguna de las agrupaciones políticas, a saber PRI, PAN, PRD y ahora el Movimiento Regeneración Nacional.

Recordó también la época en la que estuvo al frente del ayuntamiento tampiqueño, la primera vez en el trienio 1993-1995 y la segunda, comprendida entre el 2005 y el 2007, así como la de la derrota que sufrió en la elección presidencial del 2012 ante el panista Germán Pacheco Díaz en la disputa de la curul federal.

El Tampiqueño con Ganas lamentó, por otra parte, la falta de unidad que existe entre los actuales alcaldes de Tampico, Madero y Altamira y muy especialmente las pugnas de estos dos últimos, Magdalena Peraza y Andrés Zorrilla Moreno, ya que eso, advirtió, perjudica a todos. Un ejemplo de esa discordia y de un malentendido localismo es que se haya eliminado la marca Tampico-Miramar.

Criticó, igualmente la marca Tam que promueve el gobierno del Estado, a la que auguró un fracaso porque se trata de una marca política sexenal.

Hablando de marcas turísticas, como las aludidas, por cierto, el municipio que rebasó cifras y superó metas en la materia fue el de Altamira, que
gobierna la alcaldesa Alma Laura Amparan Cruz, que le ha dado una gran promoción e impulso a la industria recreativa. En la pasada semana santa, por ejemplo, visitaron la Playa Tesoro más de 50 mil paseantes y como resultado de las medidas de seguridad y prevención instrumentadas por la presidente, no se registraron incidentes graves.

A pesar de que se encuentra en desventaja ante Tampico y Madero, como resultados de esas disposiciones, Altamira ha empezado a dejar de ser visto sólo como un puerto industrial, para convertirse gradualmente en una nueva opción como destino de vacacionistas.

En el ámbito nacional, por otra parte, en respuesta a las fuertes presiones y críticas, finalmente la candidata del PAN a gobernador del Estado de México, Josefina Vázquez Mota, dio a conocer su 3 de 3 o declaración patrimonial, de intereses y fiscal. Tras de que se difundieran los números que esta comprende, se entiende porque la ex candidata presidencial se resistía a informar públicamente del monto de sus bienes y percepciones económicas.

Y es que la ex Secretaria de Desarrollo Social dijo que gana 12.2 millones de pesos al año, poco más de un millón al mes, y es dueña de dos departamentos con valor, uno de 7.7 millones de pesos y otro de siete, así como de una casa de 4.2 millones, además de un terreno valuado en un millón, en tanto que los ingresos de su esposo ascienden a 3.4 millones mensuales.

jlhbip2335@gmail.com