)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > La alianza naranja…
Columnas: Confesionario

La alianza naranja…

/ 06 de marzo, 2015 / Melitón García De La Rosa

El candidato del Movimiento Ciudadano Gustavo Cárdenas Gutiérrez ha comenzado a tejer posibles alianzas rumbo al 2016, porque da por sentado que será diputado federal aunque pierda la elección en las urnas por el V Distrito electoral con cabecera en Victoria, el ex alcalde capitalino exagera en su optimismo.

Así es mis queridos boes, Gustavo publicitó la fotografía en la que aparece con el alcalde de Nuevo Laredo Carlos Canturosas, quien también sueña con ser gobernador, lo hizo como para tantear, pero seguramente hablaron a futuro, han de estar armando un bloque.

Ya imagino la plática: si no vas tú voy yo, el que esté mejor posicionado va y el otro lo apoya y todas esas frases que se dicen entre los políticos.

El caso es que uno es del PAN y el otro del Movimiento Ciudadano, lo que significaría que uno de los dos tiene que renunciar a su partido para ir juntos y obviamente no va a ser Gustavo el que deje su más reciente adquisición, porque además sabe que no tendría cabida en el blanquiazul.

Qué trato de decir; simple, que Canturosas ha comenzado a amagar a su propio partido ante la eventualidad de que el año que entra le digan que no es él el candidato, como ya lo hizo con el PRI cuando les dijo que quería ser su abanderado para la alcaldía de Nuevo Laredo y se la negaron, fue así como llegó al PAN.

En eso son muy parecidos Gustavo y Canturosas, el victorense dejó el PRI en sus años mozos porque también le dijeron que no le tocaba ser alcalde aún y se fue al PAN, pero el año antepasado quiso ser otra vez presidente municipal, perdió la interna, se emberrinchó como todos los antidemócratas y se fue al Movimiento Ciudadano bajo cuyas siglas perdió.

Por eso la reunión de Gustavo y el alcalde de Nuevo Laredo nos debe dar una pista de por dónde va Canturosas, porque es un hecho que el año entrante no será candidato a la gubernatura por el PAN, donde está bien perfilado el liderazgo de Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

Y es que Cabeza de Vaca le ha dado sonoros descontones a Canturosas con la dirigencia estatal, con la mayoría de las candidaturas por ejemplo.

El pronóstico entonces parece ser: Canturosas no gana la interna del PAN, se enoja y se va al Movimiento Ciudadano con Gustavo, donde puede ser candidato a gobernador.

Sí, porque si como la tendencia marca, Gustavo pierde la diputación de mayoría en Victoria, aunque sería de todas formas legislador por la vía plurinominal, sería un equívoco que fuera en el 2016 candidato a la gubernatura.
No podría porque traería en sus espaldas haber pedido cuatro elecciones al hilo: dos para la gubernatura, una para la alcaldía y la de la diputación; es decir pan comido para sus oponentes.

Es ahí donde entraría Canturosas como candidato a gobernador y quien sabe si ya entrado en ambiciones Gustavo se presente como aspirante a una senaduría en el 2018 o a la alcaldía de nueva cuenta el año que viene.

Pero hay otra motivación de Gustavo para ir tejiendo alianzas desde ahora y buscando apoyos para su partido naranja: dicho instituto no trae buenas expectativas para la elección federal y está en zona de peligro para perder el registro.

¿Qué significa lo anterior?, sencillo, que si Movimiento Ciudadano no logra el 3% de la votación nacional, pierde registro y con ello el derecho al reparto de posiciones plurinominales en el Congreso federal; es decir Gustavo a pesar de estar en una posición privilegiada quedaría fuera y eso sí sería desastroso para él y sus ambiciones, porque estaría despidiéndose de la candidatura a la gubernatura, de la posibilidad de la alcaldía de Victoria o de cualquier otra posición.

Por eso creo que en esa negociación con Canturosas puede haber existido la variable de que desde este 7 de junio el alcalde nuevolaredense traicione a su partido el PAN.

Le doy otro dato de cómo anda Gustavo: uno de sus ex simpatizantes me contó que haciendo gala de todo el cinismo del que es capaz (el término lo usó él, yo sólo lo escribo) se atrevió a buscar el apoyo ni más ni menos que de Arturo Soto.

Sí, el joven que compitió por la alcaldía de Victoria por el PAN y que previamente derrotó a Gustavo en la interna.

Me comentó la fuente que Gustavo trató de convencer a Soto, quien según sé anda en el DF bien apapachado por la cúpula azul, para que le apoyara en esta elección del 7 de junio y que el año que entra fueran en fórmula, uno para la alcaldía y otro para la gubernatura o uno por la alcaldía y el otro por la diputación local.

La respuesta, me asegura, fue un rotundo no, porque el panista le soltó que estaba muy a gusto en su partido y que no era de los que traicionaba.

Me dijo que en el colmo del cinismo, Gustavo le había pedido apoyo económico a su ex contrincante, pero que igual se topó con pared.

Habrá que ver si Canturosas se alinea a Gustavo y se descara de una vez, habrá que ver si Movimiento Ciudadano alcanza el 3% de la votación para que el ex alcalde de Victoria sea diputado o habrá que irle cantando las golondrinas.

Comentarios: meliton-garcia@hotmail.com
Twitter: @melitong