)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Los niños y el llanto de las cebollas
Columnas: Cuadrante Político

Los niños y el llanto de las cebollas

/ 10 de abril, 2015 / Fernando Acuña Piñeiro

Fe de erratas

Por un error involuntario, en la edición de ayer en la columna Cuadrante Político que escribe Fernando Acuña Piñeiro se puso como titular de la misma: El Pueblo está alejando a Guevara. El título correcto que escribió el autor fue: El Pueblo está alojando a Guevara

Interrumpieron su infancia, para incorporarse de lleno al proceso de proletarización agrícola. El capitalismo mexicano que los explota en los campos de Baja California sur, hoy los vuelve a utilizar como carne asalariada en el corredor cebollero de Altamira. Son niños de entre 12 y 14 años, que constituyen un ejército de casi mil menores de edad, en la cosecha de este vegetal, santuario temporal de más de tres mil jornaleros veracruzanos y potosinos.

La realidad que viven estas familias sometidas a faenas extenuantes y mal pagadas, es cruda, por no decir que patética. Urge que las organizaciones como la CNC de Tino Sáenz Cobos, intervengan para exigir a los poderosos empresarios exportadores de vegetales una explicación sobre las condiciones en que cientos de niños padecen horarios agotadores y son tratados con el mismo rigor que sus padres.

De acuerdo a la Convención sobre los derechos de los niños, expedida por la ONU en 1989, está estrictamente prohibida la explotación de los menores de edad. Cualquier otro acto en contrario, lesiona gravemente la dignidad humana y cancela el desarrollo armonioso de la niñez. México está suscrito a esta declaración.

En 1992, la Organización Internacional del Trabajo, (OIT), creó el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil. De acuerdo a un estudio de la STPS, sobre la explotación laboral de los niños, el 23.3 por ciento de ellos trabaja para costear sus gastos escolares; el 22.5 para completar el gasto de sus hogares; el 22.4 por ciento para ayudar y el 13.5 para aprender un oficio.

Los novecientos niños que ahora deambulan por los sembradíos de cebolla en Altamira, forman parte de los 2 millones y medio de menores que aún laboran en el territorio nacional. Muchos de ellos, bajo condiciones insalubres y salarios miserables, como los de Comondú, Baja California.

Sólo que aquí a la CNC parece no importarle su suerte. Es una oportunidad para que personajes cuestionados como Tino Sáenz, se reivindiquen.

En Altamira, las cebollas lloran lágrimas de niño. Por cierto..y qué hacen al respecto los políticos cebolleros?

ZAFRA INFORMATIVA

En Mante se dejó sentir la presencia del presidente del PRI, Rafa González Benavides. Se le vio muy activo junto al candidato Alejandro Guevara Cobos, lo mismo en eventos juveniles que en largas caminatas por las colonias de la urbe cañera. Cabe destacar que en los últimos días, destacados panistas como Carlos Villarreal, se han sumado a la campaña guevarista.

Por otra parte, Miguel González Salum acaba de anunciar la realización del primero de cinco foros ciudadanos denominado: Gobernabilidad, Democracia y Sociedad Segura y de Leyes”.

CON EL AGUA AL CUELLO

El agua es un recurso muy hermoso, vital, paradisiaco, metáfora de vida. Por eso, sólo los funcionarios tontos de remate, se pueden echar ellos solitos la soga incolora al cuello. Pero antes de continuar, les diré que, Vail es un bello pueblito enclavado sobre las montañas rocosas, al oeste de Denver Colorado.

Cuenta con más de 39 kilómetros de nieve apta para los deportes de invierno. Y se le considera la más grande estación de esquí de Norteamérica. Éste y no otro era el destino turístico de la familia Korenfeld, antes de que un helicóptero de la CONAGUA recogiera al servidor público federal y a su elitista prole, en la explanada del club Bosque Real, donde residen.

Al primer error, sobrevino uno de mayor estatura, fronterizo con la estupidez: la CONAGUA emitió un comunicado, en el cual argumentaba que su máximo titular había usado la aeronave por estar gravemente enfermo. Sin embargo, la ingenua mentira cayó estrepitosamente cuando se publicaron fotos de David Korenfeld, trotando alegremente 12 kilómetros por el bosque de Chapultepec. Poco después, la agencias de viajes Cuvee Escapes de Vail, Colorado, emitió un boletín para confirmar que el “enfermo agónico” y su familia habían hecho una reservación para pasar el fin de semana en uno de sus caros resorts.

El caso CONAGUA fue la gota que derramó el vaso en Los Pinos. Con todo y sus premios nacionales e internacionales de Ingeniería Civil, Korenfeld fue despedido de manera fulminante. Y con ello el gobierno de Peña Nieto busca apagar una segunda andanada de escándalos que amenazan con explotar después de que la primera dama Angélica Rivera, (la que no trabaja en el gobierno) fue captada por la cadena Telemundo, de compras con sus hijas en Beberly Hills, el barrio de mayor glamour en Los Ángeles, California.

Todo ello se da en el marco de unas elecciones federales, donde el PAN busca posicionarse como líder en la preferencia del voto, a costa de endilgarle a los priístas la etiqueta de corruptos. Para efectos mediáticos, este tipo de balconeos le resta fortaleza a la institución presidencial, y la pone de pechito, ante una elección federal, que se perfila demasiado nebulosa.

Sin embargo, aún quedan esperanzas de eventos como el partido México-Brasil pueda hacer el milagro de ahuyentar a la gente de las urnas.