Seguridad
Estás en: Expreso > Seguridad > Se suicida ‘El Amable’

Se suicida ‘El Amable’

Leyenda urbana en la vida criminal de pistoleros. José Alonso Pérez De la Rosa se quita la vida al pegarse un tiro con una escuadra

/ 30 de junio, 2016 / Alfredo Peña

CIUDAD VICTORIA, Tamaulipas.- Su estilo para ejecutar rompía los esquemas de cualquier pistolero.

Aquel hombre con vestimenta norteña y botas de piel exótica llegaba a la casa de su víctima, le invitaba ir la calle por unos tragos, posteriormente le pedía perdón y acto seguido solicitaba el permiso para poder matarlo.

Eran los años 80’s cuando José Alonso Pérez De la Rosa se ganó el mote de “El Amable”, limpiador incondicional de Juan Nepomuceno Guerra y posteriormente daba sus servicios a Juan García Ábrego “La Muñeca”, jefe del “Cártel Del Golfo” en la ciudad de Matamoros.

Hoy, a casi tres décadas de su vida criminal finalmente ayer termina en las mismas condiciones que sus víctimas: un pedazo de plomo en la cabeza.

Pérez De la Rosa decidió suicidarse con una escuadra calibre 9 milímetros.

Aparentemente la determinación fue por una enfermedad que padecía y que desde que salió del penal federal le estaba carcomiendo la existencia.

El reporte del suicidio fue a las 07:00 horas en su domicilio ubicado en la avenida Pedro Cárdenas, número 315 de a colonia Melchor Ocampo, en una modesta casa.

El hombre tenía por lo menos un año de haber salido del penal federal donde estuvo purgando los delitos de Portación de Arma Prohibida, Asociación Delictuosa y Delitos Contra la Salud.

Su detención la hizo el entonces fiscal especial de la PGR en Tamaulipas Segio Adame Ochoa, hoy preso en el estado de Texas por estar acusado de los delitos de lavado de dinero y fraude electrónico.

El fiscal había sido enviado a Matamoros por órdenes directas de México para desmantelar al “Cártel del Golfo”.

Su primer detención fue “El Amable”.

En ese entonces De la Rosa Pérez recibía la orden de ejecutar a algún miembro o “socio” del cártel.

Muchos al ver su visita en sus domicilios sabían que era una muerte anunciada.

Las víctimas al ser invitados a tomar por De la Rosa Pérez aceptaban irse con él y una vez “relajados”, el pistolero les pedía perdón por lo que iba a hacer. Posteriormente les solicitaba el permiso para así poder matarlo.

En el año del 2000 Pérez de la Rosa alzó una denuncia contra Alejandro Vargas Ramírez, supuesto representante de la Dirección General de Reclusorios. Aparentemente le estaba extorsionando con la finalidad de no cambiarlo de centro penitenciario.

Vargas Ramírez fue detenido pero pese a ello “El Amable” fue enviado al penal de “La Palma” donde cumplió su condena.

Pistolero retirado por la edad y la enfermedad ayer por la mañana sus familiares lo encontraron en su recámara y cerca de él una escuadra que utilizó para pegarse un tiro en la cabeza en el lado derecho.

Personal de periciales, Policía Ministerial y Ministerio Público Investigador acudieron a tomar conocimiento para ordenar que el cuerpo lo llevaran a la morgue y se le realizara la necropsia.

Con García Ábrego, Pérez De la Rosa pasó de ser un “limpiador” a ser jefe de pistoleros.

En aquel entonces formaba ya parte del grupo de los lugartenientes José Luis Sosa Mayorga “El Cabezón”, Luis Medrano García, Óscar Malherbe y uno más apodado “El Enterrador”, encargado de cubrir los gastos funerarios a las familias de los deudos.



¡No te lo pierdas!
Deja un comentario