)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Entregando el equipo
Columnas: Derrotero

Entregando el equipo

/ 13 de septiembre, 2016 / Lucía Calderón

¿Qué sentirá el priista Ramiro Ramos, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso al estar entregando el poder legislativo al Partido Acción Nacional?
En un comunicado de prensa relatan que el lunes por la tarde dio comienzo la entrega-recepción de uno de los tres poderes tamaulipecos.

¿Se lamentará de no haber sido él el candidato a la gubernatura? O al contrario, dirá que qué mejor no pasar como perdedor a la historia tamaulipeca.

El nuevolaredense que hizo su lugar de residencia Ciudad Victoria durante el último sexenio, ahora, al igual que cientos de funcionarios y empleados gubernamentales está con un paso afuera del presupuesto y sin caminos a seguir dentro del aparato público.

A menos que un milagro ocurra y le llamen a colaborar con los panistas y habrá que ver si acepta irse al bando contrario.

Carlos García González, quien tiene 99 por ciento de posibilidades de quedarse a pastorear al rebaño blanquiazul, quiere que en la entrega-recepción definan la toma de protesta de la nueva Legislatura y del próximo nuevo mandatario de Tamaulipas.

Para sacar cuentas, ya tienen un equipo de contralores y por el lado de las leyes, dice contar con un grupo de abogados que tendrán a su cargo el área parlamentaria.

Así dos fronterizos, uno de Nuevo Laredo, priista y otro de Matamoros, panista, encabezan estos dos equipos y ya forman parte de la historia de la transición política que llegó a Tamaulipas 16 años más tarde que la federal.
 
La pesadilla llamada zika
14 de 20, así está la cifra de infectados con la enfermedad de moda: zika.

Y si a eso se le agrega las posibilidades de contagios, el número de pacientes con este padecimiento aumentaría exponencialmente.

El doctor Norberto Treviño ya declaró, de las 20 personas sometidas a revisiones médicas para determinar si están o no contagiadas, 14 de ellas sí lo estuvieron y lo peor, dos son mujeres embarazadas.

Todos, según la Secretaría de Salud en el estado fueron tratados de forma ambulatoria, eso es, no tuvo que internárseles y ya están bien, incluyendo a las señoras en estado de gravidez.

Los resultados de laboratorio muestran que no se puede bajar la guardia, que la llegada de lluvias intensificará el problema de proliferación del mosco transmisor y el llamado a evitar embarazos sigue vigente.

Sería muy lamentable que en Tamaulipas naciera un niño o niña con problemas neuronales en caso de que la madre contraiga la enfermedad.

 
Un grito con sabor ciudadano
En la Presidencia de la República ya no saben cómo enfrentar la andanada de críticas ante las decisiones que la población considera erróneas, para limpiar esa imagen se decidió que la cena que tradicionalmente se ofrece con motivo de la celebración del Grito de Independencia cuente con la presencia de ciudadanos y ciudadanas de distintos grupos sociales, para darle un sabor de inclusión y bajar presión al descontento popular debido a la actuación equivocada del mandatario federal.

Esa cena siempre resulta de lo más exclusiva, lo vemos a nivel municipal y estatal, ahí solo acuden quienes son palomeados para que puedan franquear la puerta de los palacios y presidencias. Las y los hijos de vecinos tienen vedada la entrada, para ellas y ellos está la plaza atiborrada de antojitos y la clase pudiente se suben al balcón desde donde ven al resto de arriba para abajo.

Supongo que con el ejemplo que quiere dar Enrique Peña Nieto de inclusión es que podrían los gobernadores y alcaldes a seguir el ejemplo e invitar a gente del pueblo y desinvitar a sus amigos y funcionarios y esposas de primer nivel de gobierno a compartir esta ceremonia que no ha rendido los frutos esperados, porque en México hay ciudadanos de primera y hasta de quinta, por aquello de la falta de oportunidades.

Por lo pronto, la marcha para pedir que EPN renuncie sigue en pie, en las redes sociales se está dando seguimiento a este movimiento, y se está pidiendo no acudir este jueves por la noche a las ceremonias en todo el país y quedarse a festejar el Grito en familia, en sus casas.

Las decisiones de EPN y sus consejeros para frenar el descontento resultan tardías, son reactivas al malestar de la gente que ve como siguen el mismo patrón de conducta, enriqueciéndose y tomando decisiones cruciales para el país sin consultar a la población, ni siquiera a los llamados representantes populares, el Senado y la Cámara de Diputados.

Veremos si el festejo del Grito no deja en lugar de sabor ciudadano,  mal sabor de boca a EPN.

Correo electrónico:
derrotero@hotmail.com
Twitter: @derrotero_mx