)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Mejor hablemos de ropa
Columnas: Crónica Urbana

Mejor hablemos de ropa

/ 07 de enero, 2017 / Alejandro Rosales

Ante el alboroto que se ha armado tras el alza de la gasolina, medida inteligente desde el punto de vista del gobierno federal, pero estúpida por la forma de aplicarla, hablemos de ropa de invierno que nos cubra de los pies a la cabeza.

Por ejemplo con este frío que ya muerde los 4 grados nada mejor que unos pantalones «guardapedos» esos pantalones de pana que son una caricia de calor. Se llaman «guardapedos» porque son cerrados, sobre todo en los tobillos donde el elástico aprieta y no permite que se meta el frío, por supuesto guardan a los pedos.

Los pantalones guardapedos son parecidos a los mamelucos, los famosos pantalones de pana o de mezclilla que las mamás acostumbran poner a sus retoños cagones. Los mamelucos deben su nombre a los trajes de ciertos guerreros medievales.

También usamos mameluco para hablar de gente mamona, que se la mama mucho. O sea mamones.

Pero volvemos a la ropa. Se antoja el cuello de tortuga, los cuellos rusos o el doble suéter, también doble calzón, doble pantalón y sobre todo: alejarse del baño porque en estos casos la cáscara guarda al palo.

Lo cierto que mejor «hablamos de ropa» como decía mi tío Rubén Cani para evitar una discusión mayor. En otras palabras para no pelear entre familia.

El alboroto es un peligroso parteaguas, porque por desgracia quienes dirigen al país navegan, o son, con Bandera de conejos. En fin…