Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Debate vs fútbol
Columnas: La Talacha

Debate vs fútbol

/ 16 de mayo, 2018 / Francisco Cuellar Cardona

Faltan cinco días para el segundo debate entre los candidatos presidenciales, y el entusiasmo 

e interés que se percibe entre la población, no se parece en nada al primero. Difícilmente este segundo encuentro será exitoso como el primero. La gente, ya sabe lo que va a suceder el próximo domingo. Será una reedición del primer debate: ataques y más ataques contra el puntero Andrés Manuel López Obrador. Y de eso, ya hay un hartazgo.

Aunque el lugar, los temas a tratar, y los moderadores serán otros, es casi seguro que todos en montón se dejarán caer en contra del tabasqueño, que por cierto, anda nervioso, no porque alguno de los adversarios lo vaya a alcanzar, sino porque aún faltan 45 días, y todo el poder del Estado está decidido a no dejarlo llegar.

El gobierno federal ha enrarecido y creado un entorno interno y externo de preocupación entre los votantes y los mercados económicos. Están pintando (públicamente lo dicen) un escenario desolador si gana López Obrador: devaluaciones, fuga de capitales y caos. Eso tiene nervioso al candidato de Morena y a su equipo, por eso se les hacen eternos los 45 días que faltan. El debate del próximo domingo, es lo de menos.

El formato del debate esta vez, permitirá que los candidatos respondan a las preguntas que el público le haga. Esto seguramente favorece a AMLO, porque la metralla de ataques de sus adversarios puede matizarse con los cuestionamientos que le haga la gente. Además, los temas que van a abordarse, los domina al dedillo el candidato priista José Antonio Meade, y eso le puede dar cierta ventaja, aunque Anaya, hasta donde se sabe, se está desvelando hasta altas horas de la noche estudiando y macheteando los temas, teniendo como
mentor a su coordinador estratégico Jorge Castañeda, que es un experto en temas binacionales y política exterior.

Pero abundando sobre la logística y los preparativos de este debate, está visto que aunque la gente todos los días habla de las campañas y los candidatos, no quiere ver lo de siempre; es decir, un debate, en donde todos repitan los temas y los ataques se centren contra AMLO. 

El domingo, casi a la misma hora, es el partido de la final entre Toluca y Santos, y los televidentes, seguramente que van a preferir el fútbol al pleito entre candidatos. El partido es a las 7 de la noche, de tal manera que si hay tiempos extras o serie de penales, esto les puede aguadar la fiesta al INE.

Hace un mes, el primer debate tuvo una audiencia neta de 20 millones de televidentes: un récord.

Y hoy, a como están las cosas, no hay una expectación y el interés no es el mismo. Y más cuando todo mundo se dio cuenta que los debates no influyen en el ánimo de la
población, a pesar de que algunos candidatos como Ricardo Anaya y su equipo afirmen los contrario, pues aseguran que después del debate que ganó, subió en las preferencias.

La verdad es que nada se movió. AMLO sigue muy arriba y a pesar de la campaña negra, la gente le sigue creyendo y está cegado con él.

El segundo debate, a decir de los analistas, pasará con más pena que gloria, pues se verá lo mismo, y los candidatos ya tienen muy vistos sus argumentos y sus armas. Esta elección, para moverse en las encuestas, necesita más que debates.

Talachazos
LA ÚLTIMA DEL BRONCO.-Dicen que Jaime Rodríguez Calderón ‘El Bronco’, ahora que anduvo por Tamaulipas prometió que si gana la presidencia se va a ir vivir a Tamaulipas para apaciguarlo y acabar con la inseguridad y la volencia. Ante eso, los regios le reviraron y le dijeron que mejor se quedara en Nuevo León para acabar con la creciente violencia que regresó con más fuerza a la vecina entidad.