Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > El show del morbo
Columnas: La Talacha

El show del morbo

/ 11 de junio, 2018 / Francisco Cuellar Cardona

Mañana martes, es el último debate entre los candidatos presidenciales, y por los trascendidos en los cuartos de campaña de José Antonio Meade y Ricardo Anaya, van a tirarse a matar; saben que este es el último estirón, porque después del 12 de junio, no habrá mañana para ninguno de los tres.

La desesperación y preocupación, está más del lado de Ricardo Anaya, candidato de la Coalición por México al Frente, quien luego del videoescándalo en el que el empresario queretano Juan Barreiro afirma que sí se lavó dinero para financiar la campaña del panista, éste respondió ayer domingo con un spot colérico, pidiendo la creación de una Fiscalía Especial para que juzgue el caso de la Casa Blanca y se castigue al presidente Enrique Peña Nieto si es que este participó en hechos de corrupción.

“Anaya está políticamente herido de muerte”, confesó un miembro del equipo de campaña y eso, dice, no sé si sea bueno o malo para él, porque va a llegar al tercer debate repartiendo leña a quien se le ponga en frente, y al parecer no es Andrés Manuel López Obrador, su objetivo, sino José Antonio Meade, “Anaya va a saltar al ring del debate, para atacar a Meade y a su jefe Peña Nieto”, se dijo.

“La mejor defensa, hoy, es el ataque”, dicen los anayistas.

Contrario a lo que muchos apuestan de que el tercer debate será intrascendente, por que en los demás ya se dijeron todo, el de mañana será más encarnizado, pues todos van a sacar las armas para hacerse daño. 

Si en los dos anteriores hubo insultos y ataques, esta vez, serán los que predominen; hay muchos agravios, y cada uno va a hacer su mejor esfuerzo para ganar e impactar al elector.

“Ahora sí habrá sangre y carne para los leones”, pronostican algunos; y contra lo que algunos aseguran de que no hay nada que ver, se equivocan; el tercer debate puede ser decisivo en el resultado final de las elecciones.

Por el lado de José Antonio Meade, tienen bien claro que Anaya está herido y que va a llegar a atacar, porque no le queda otra. Este sábado Vanessa Rubio, coordinadora del equipo de Meade, pidió a Anaya que se baja de la contienda “por dignidad”. No es posible que alguien que aspira a ser presidente del país, haya cometido estos delitos, dijo.

Incluso José Antonio Meade, este domingo endureció su discurso luego del spot que Anaya contra Peña Nieto. Meade llamó a Anaya vulgar ladrón, “desde el poder robó dinero y debe pagar consecuencias”·.

Andrés Manuel López Obrador, por su parte dicen, le tiene preparada una bomba a Anaya, otra a Meade, para que no anden diciendo que ya pactó con el gobierno.

Así, con esos ataques y esas descalificaciones, llegan al tercer debate. Como siempre, no habrá propuestas, pero si show y circo para saciar el morbo.

Talachazos
EL BRONCO Y SU BOICOT AL NORTE Y REFORMA.-Este sábado en el parque Fundidora, Jaime Rodríguez Calderón tuvo un evento con sus simpatizantes. Repitió lo de siempre: mochar manos a los funcionarios corruptos y recuperar la fe por México. Pero lo que más llamó la atención es su llamado al boicot, a no comprar, ni leer los periódicos El Norte y Reforma, porque según él, dicen muchas mentiras y lo han calumniado.

El Bronco, mostró lo que todos sabemos, su intolerancia hacia la critica. Cuando la prensa lo cuestiona y exhibe sus fallas, la descalifica y la acusa de “centavera e indigna”. Está mal el candidato independiente, pues la libertad de expresión es un derecho, le guste o no. Si lo han calumniado estos medios, tiene derecho a denunciarlos, pero nunca lo ha hecho, porque no tiene pruebas. Nos guste o no, El Norte y Reforma son dos medios de comunicación que han aportado mucho al desarrollo de la democracia y al periodismo, y atacarlos como lo hace El Bronco, es signo de su intolerancia y su mente optusa sobre lo que es ejercicio de la Libertad de Expresión, le guste o no. Está mal, y llamar a un boicot contra la prensa, es atentar contra un derecho que tiene la sociedad a ser informada, de la forma que sea.