Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Vienen los días más peligrosos
Columnas: La Talacha

Vienen los días más peligrosos

/ 12 de junio, 2018 / Francisco Cuellar cardona

Después del debate del hoy, gane quien lo gane, faltarán 18 días para las elecciones. 

En los días que están por venir, a decir de los analistas, son los más peligrosos para todos, preferentemente para los candidatos.

El clima de tensión e incertidumbre que vive el país, genera dudas y temores; no pocos aseguran que a partir de mañana, todo puede suceder; y es que hay una enloquecida lucha por el poder, que los que están hoy en él, son capaces de todo, de cometer los peores pecados con tal de mantenerse en él. No les ha importando los más de 160 asesinatos de candidatos en este proceso; si siquiera tienen idea del daño que estos crímenes le han hecho a las familias y a la democracia mexicana, porque no les importa.

Nunca en la historia electoral del país, y puede ser que del mundo, se había privado de la vida a tantos candidatos. Esta barbarie que coloca a México en una  vergonzosa posición, lleva a la conclusión de que hay una crisis de poder y moralidad política en este país. La ambición y la maldad está por encima de todo.

Partiendo de esa nociva circunstancia, no se descarta que algo terrible puede registrarse en los días previos a la elección del 1 de julio. Por eso hay temor y miedo, situación que desde lo más alto del poder no se percibe; por el contrario: entre los partidos, los candidatos presidenciales, y todos los protagonistas del poder, lo único que interesa es ganar a costa de lo que sea y como sea.

Un académico de la Universidad Autónoma de Nuevo León, lo decía el sábado en una entrevista después de ver cómo, el viernes, un sujeto de manera impune a quemarropa le dispara y mata al candidato priista Fernando Purón en Piedras Negras, Coahuila, cuando salía de un debate en la sede de la Universidad.

-¡No es posible que esto suceda!, ¿cuántos asesinatos van ya?, cuestionaba y lanzaba la pregunta de escalofrío. ¿quién sigue?, ¿un candidato presidencial?. ¡Alguien tiene que detener esta matazón!, suplicaba.

En 1994, mataron a un candidato presidencial que iba a gobernar este país y que representaba una esperanza de cambio, desde entonces. Un asesino solitario está en la cárcel pagando su felonía, pero es del dominio público que fue un crimen de Estado y que los presuntos autores intelectuales siguen en el poder.

En 2010, en Tamaulipas, una semana antes de las elecciones, asesinaron a plena luz del día a otro candidato a gobernador junto con sus guardaespaldas. Rodolfo Torre Cantú, estaba listo para ganar y gobernar Tamaulipas, pero un comando le quitó la vida. El crimen de Rodolfo Torre sigue impune. Nadie está pagando por ese homicidio político. Se habla de la delincuencia organizada como responsable de ese oprobioso homicidio, pero a 8 años del crimen, nadie sabe nada.

La autoridad electoral sabe de los riesgos y peligros que asechan al proceso electoral y a los candidatos. Por tanto, está obligado, al menos estos días difíciles que vienen antes de la elección, a blindar a los candidatos presidenciales y a los demás que buscan alcaldías, diputaciones y senadurías. El país no está para derramar más sangre. La ambición, la maldad no puede estar por encima del sueño de un pueblo que hoy reclama paz y justicia.