Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > El reto de Xico
Columnas: La Talacha

El reto de Xico

/ 05 de julio, 2018 / Francisco Cuellar Cardona

Victoria, es por donde se le quiera ver, el municipio de Tamaulipas más difícil de gobernar.
L
a violencia, la falta de circulante que tiene asfixiada a la ciudad, el desempleo que en los últimos dos años se disparó de forma alarmante, la ausencia de inversiones que desde hace casi cuatro años no llegan, tienen en una situación precaria a la capital.
E
n estos dos años, Óscar Almaraz se movió como ningún alcalde del estado y logró traer en este lapso, más de 450 millones de pesos para obra pública. Se pavimentaron calles y avenidas, como hacía 30 años no ocurría. Los servicios públicos y la atención del ayuntamiento en las colonias, se eficientaron como nunca. Estas acciones, amortiguaron la crisis económica de la ciudad y permitió sortear los apuros de los capitalinos.
E
l tema de la violencia, a la cual es ajena la autoridad municipal, es el pendiente más grande que tiene la ciudad. El asunto del agua, ya está resuelto. Los equipos de bombeo del Acueducto y el Acuaférico, ya están operando y, Victoria, no tiene por qué padecer más este problema, por eso el reto que tiene el doctor Xicoténcatl Gonzalez, alcalde electo, es más grande de lo que pueden imaginar, que sólo lo va sacar adelante, si tiene el apoyo político y económico sin recato, del gobierno del Estado.
E
l perfil del doctor Xico, en nada se parece al de Óscar. Es imposible no hacer las comparaciones. El doctor, por su profesión tiene un concepto y una visión más humanista del gobierno. Óscar es un profesional de la política, que tiene una visión práctica del gobierno, además, ha sido un administrador que le ha metido disciplina y orden a las finanzas. Esto puede ser la diferencia, entre uno y otro. 
E
l político tiene una perspectiva más amplia, de la tarea en el servicio publico. Al doctor lo mueve la sensibilidad, por eso, en su discurso, Xico siempre habla de una ciudad enferma que necesita sonreír, comer bien, que esté saludable y que haga deporte. Victoria necesita más que eso. De ahí la necesidad de que el próximo gobierno victorense, tenga un buen equipo de trabajo, probado y honesto, pero sobre todo, que el respaldo financiero y político del gobierno del estado, sea total.
H
ay dos cosas en las que el doctor Xico tiene que aplicarse, para cumplir con las expectativas que generó entre los capitalinos:
1
.-Superar la inversión en obra pública que deja Óscar, y mejorar el nivel de vida y servicios en las colonias y sectores marginados. La vara que deja Óscar es alta y si no la supera, al menos debe igualarla. Y lo puede conseguir, porque tiene de su lado el respaldo del gobierno del estado que, según se sabe, va a dejarse caer con todo para ganarse la querencia de los victorenses.
2
.-El ritmo de trabajo que Óscar le imprimió desde que llegó a la alcaldía, todo mundo lo vio. Apenas amanecía y Almaraz ya andaba en las colonias, metido con la gente, con un gobierno más de calle y menos oficina.
E
l doctor Xico, tiene la ventaja de tener una profesión que reclama mucho sacrificio en donde los horarios no existen.
A
demás, el hecho de ser un hombre rural, le ayuda estar en donde se le necesite.
A
lgo que debe de evitar y, eso lo dice la gente, es el caballo y, por supuesto, el sombrero y el baile. Como estrategia mediática, estuvo bien, pero ya metido en la investidura de presidente municipal, se necesita tener buena imagen y mucho trabajo para trascender.
L
as frivolidades en la política, se pagan a precios muy altos y, ahí el doctor, lo debe tener muy claro.
V
Ictoria, es la capital del estado y necesita de mucho orden, de trabajo en exceso y mucha inversión. Si el doctor entiende estas necesidades, puede congraciarse y cumplir las expectativas que despertó en el electorado.
E
l reto no es fácil, pero se ve que el doctor Xico trae ganas y deseos de hacer las cosas bien. En estos tiempos de confrontación y de desencuentros, la gente necesita un gobierno de resultados y el alcalde electo, tiene todo para darlos.