Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > La prisa de Andrés Manuel
Columnas: La Talacha

La prisa de Andrés Manuel

/ 06 de julio, 2018 / Francisco Cuellar Cardona

El domingo 1 de julio, después de las 10 de la noche, apenas terminó de dar su mensaje al país, Lorenzo Córdova, presidente del INE, Olga Sánchez Cordero, virtual secretaria de Gobernación, tomó el teléfono y se comunicó con todos los gobernadores del país, incluyendo al de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, y a Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, para darles un saludo del candidato ganador Andrés Manuel López Obrador.

El mensaje de Sánchez Cordero fue cordial y respetuoso, les dijo a los mandatarios estatales que las líneas de comunicación con el próximo gobierno estaban abiertas, y serían de respeto y colaboración. A algunos gobernadores les tomó por sorpresa la llamada, pero asumieron una actitud correcta y le reiteraron su deseo de trabajar en armonía con el próximo presidente de México.

Este hecho tiene muchas interpretaciones y cada quien la debe de tomar como mejor le parezca, pero en la lectura a bote pronto, se entienden dos cosas: 

La primera, se está mandando una señal de que Andrés Manuel López Obrador y su equipo, a pesar de que aún no tienen la constancia de mayoría y faltan seis meses para que se tome protesta, ya está asumiendo el control del país, porque tiene prisa y quiere desde el primer momento empezar a operar lo que prometió en campaña, “en 6 años quiere hacer un gobierno de 12, porque este país tiene muchos pendientes y hay que trabajar desde el primer momento”, así entienden los colaboradores de AMLO su apresuramiento.

La segunda, Andrés Manuel quiere decirle de esta manera a los gobernadores, que ordenen sus estados; que hagan todas las tareas pendientes en sus entidades para que a partir del 1 de diciembre, se resuelvan los problemas que existen, “hay que ganarle tiempo al tiempo, además los mandatarios deben entender que ya no se mandarán solos, y que si bien habrá respeto a la autonomía de los estados, la Federación estará muy al pendiente de que no se cometan injusticias”, dicen los lopezobradoristas que ya tienen muchas tareas
asignadas.

En el encuentro de Andrés Manuel con Peña Nieto, el pasado martes, se acordó que así sería. AMLO lo propuso y el presidente lo aceptó. De esta manera Andrés Manuel va empapándose de la problemática del país para cuando tome las riendas en diciembre, los resultados se reflejen pronto.

Un tema muy sensible que ya está viendo AMLO y su equipo con los gobernadores, es el tema del Ejército en las calles. Aun cuando existe la ley de Seguridad Interior, Andrés Manuel no los quiere patrullando en los estados y en los municipios. Ahí puede tener la primera discrepancia con los estados, pues los gobernadores están aferrados a que los militares sigan dando la seguridad a la población en donde la violencia es alta, como en Tamaulipas.

Un tema que según Olga Sánchez Cordero, tiene preocupado en estos momentos a López Obrador, son los conflictos postelectorales en Puebla, Yucatán y casi en todo el país. Sobre eso, el tabasqueño le pidió (que a estas alturas es una orden) a las autoridades electorales resuelvan con imparcialidad y apego a derecho las impugnaciones que candidatos y partidos están haciendo.

Sánchez Cordero dice que Andrés Manuel está enterado al más mínimo detalle de los incidentes electorales en el país y ha pedido que se resuelvan sin caprichos, “si por algo luchamos todo este tiempo, fue por el respeto a la democracia, y no puede ser que ahora que se ganó permitamos irregularidades”, opina AMLO. 

López Obrador llega con más de 52 por ciento de los votos, que representan más de 30 millones de votos, algo nunca logrado por ningún presidente mexicano. Eso le da la autoridad y la fuerza para dar manotazos en donde tenga que darlos. En seis meses, antes de que tome las riendas del poder en el país, Andrés Manuel, dicen los que saben, le hará la tarea a Peña Nieto, lo que no pudo hacer en seis años Peña. En otras palabras, AMLO ya está gobernando porque tiene prisa.