Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Triunfos tricolores
Columnas: Confesionario

Triunfos tricolores

/ 10 de julio, 2018 / Melitón García de la Rosa

Bajo la premisa de que ‘El PRI no se crea ni se destruye, sólo se transforma’ podría decirse que en Tamaulipas el ex partidazo no perdió todo, porque en el exilio llamado MORENA, muchos de sus militantes de renombre se alistan para tomar posesión como ganadores de la elección del 1 de julio.

Así es mis queridos boes, viéndola desde ese punto de vista, la derrota estrepitosa del Revolucionario Institucional podría no serlo tanto, porque muchos de los que fueron postulados por el partido de Andrés Manuel López Obrador llevan en su ADN el gen priista, las formas tricolores.

Oficialmente el tricolor no ganó casi nada, pero los suyos, los que hasta hace unos meses eran priistas distinguidos y vivieron lustros o décadas cobijados bajo sus siglas a partir del 1 de octubre, otros desde septiembre, iniciarán gestiones como diputados federales o alcaldes, unos por MORENA y otros por el PAN.

Desde esa óptica el PRI podría decir que no perdió del todo la elección para Senador, porque ahí en la máxima tribuna legislativa de la Nación estará Américo Villarreal Anaya, priista casi toda su vida, hijo de un ex gobernador priista, ahora despachará como Senador bajo las siglas de MORENA.

Erasmo González, ex alcalde de Madero por el PRI, ex diputado local por el PRI, dirigente de dicho partido, también llega a la Cámara de Diputados bajo las siglas de MORENA.

Olga Sosa, ex funcionaria priista en Tampico, ex diputada local priista, una de las mujeres más cercanas a Egidio Torre Cantú y antes a Ricardo Gamundi Rosas, ambos tricolores uno ex gobernador y otro ex dirigente estatal priista, ahora será diputada por MORENA, partido al que se arrimó hace apenas unos meses.

Pero no serán los únicos, porque aunque no todos los priistas que se fueron a MORENA ganaron la elección, es un hecho que no se quedarán sin un ‘hueso’ ahora que entre en funciones López Obrador, quien necesitará delegados y representantes de organismos federales, obviamente con salarios jugosos, desde luego con la posibilidad de hacer negocios, como lo hacían en el PRI.

Los que ganan aunque perdieron del PRI bajo las siglas de MORENA son entre otros: Ramón Garza ‘cola laaarga’ Barrios, ex alcalde priista de Nuevo Laredo al que seguro vamos a ver en alguna delegación, igual que a Eduardo Gattás, priista de toda la vida y quien contendió por el partido del Peje a la alcaldía de Victoria.

En la misma lista hay que poner a Rosa Muela, quien fue funcionaria estatal en las administraciones priistas y diputada local por el mismo partido, esta vez perdió como ‘morenista’ la alcaldía tampiqueña.

Igualmente en Altamira, el priista Armando Martínez que contendió como ‘moreno’ por la alcaldía espera su premio de consolación.

En la fila está formado, dicen que mero adelante, Felipe Garza Narváez, ex todo en el PRI, pero ahora morenizado, dicen que busca una delegación.

Pero en el PAN también hay priistas que ganaron, como Neto Robinson que aunque perdió la diputación federal por Reynosa, espera que los azules le paguen con una chambita los favores hechos.

En Tampico, personajes como Eduardo ‘Lalo’ Hernández, ex dirigente priista está bien apuntando para el gabinete del panista Chucho Nader, en la misma ventanilla hacen cola otros tricolores como Joel Vela, uno de tantos coordinadores de la campaña del panista, el propio Juan Carlos Ley Fong y con ellos otra docena de priistas que ganaron la
elección de Tampico para el panista.

Es decir si bien el PRI está casi desmantelado, la realidad es que no todos sus hombres y mujeres sufren su tragedia.

Muchos tuvieron el tino, vieron la oportunidad y se agarraron de ella y hoy, aunque la piel tricolor tatuada, se pusieron la camiseta de MORENA o PAN para no perder la ‘bonita’ costumbre de vivir del erario público.

Ojalá que no…
Espero que no sea cierto que tras perder la reelección algunos alcaldes hayan decidido relajar sus ganas de servir a sus representados dejando la basura en las calles por más tiempo, olvidando reparar los equipos para suministro de agua potable o entregando apoyos sociales.

Ojalá que no sea cierto que algunos van a dejar millones en deuda pública y problemas armados para fastidiar a los que entrarán en octubre.

Ojalá que no, porque el pueblo al que han servido y del que se han servido no se lo merece.

Comentarios:
meliton-garcia@hotmail.com
Twitter: @melitong