Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Américo y JR
Columnas: La Talacha

Américo y JR

/ 08 de agosto, 2018 / Francisco Cuéllar Cardona

El senador Américo Villarreal Anaya, y el coordinador de los programas federales en Tamaulipas José Ramón Gómez Leal, alias el “JR”, serán los ojos y los oídos en el Estado de Andrés Manuel López Obrador.
Ambos están convertidos en dos proyectos políticos, que dependerá de ellos mismos, si hacen bien su tarea, para ser considerados para contiendas futuras en el Estado.

Así lo ha expresado el próximo presidente, alentado por Ricardo Monreal, quien será el operador político del tabasqueño, y dictará las líneas electorales de Morena. El zacatecano tendrá un poder político de gran peso e influencia, así lo ha dispuesto Andrés Manuel. Y será éste quien le estará dando seguimiento a todas las tareas políticas que se le encargarán a Américo y a José Ramón.

Los dos tamaulipecos, jamás se imaginaron que de la noche a la mañana se convertirían en figuras estatales con poder político, tampoco que se descansara en ellos, la confianza y la alta responsabilidad de rendirle cuenta a un presidente de la República.

Américo Villarreal Anaya, tiene afecto del López Obrador movido o motivado por una relación de antaño de su padre con el tabasqueño; y JR, lo tiene por las circunstancias que se dieron en el proceso electoral pasado. A decir del mismo Monreal, dependerá de sus habilidades y los resultados que entreguen para ser considerados a proyectos electorales futuros.

Américo Villarreal es un senador corto, introvertido, con poco roce y oficio político, a pesar de haber nacido en una familia donde se hacía política las 24 horas del día. Siempre se le vio como un junior que se benefició políticamente del nombre y apellido de su padre. Así fue como López Obrador lo identificó hace apenas un año cuando pisó suelo tamaulipeco en precampaña. 

Aun así, a pesar de falta de oficio, Américo ya es visto por los morenistas de Tamaulipas como el proyecto más sólido para el futuro electoral. Su condición de senador y su relación afectiva con el próximo presidente de México lo pone un paso adelante sobre José Ramón Gómez Leal. 
En Mante, Tampico y Nuevo Laredo ya existen grupos de Morena que ven a Américo como candidateable para todos los cargos, y por supuesto para la gubernatura en el 2022.

Respecto a José Ramón, su juventud, su hambre de crecer y hacer una carrera política son sus virtudes. Si aprovecha su condición y su posición de operador y supervisor de los programas federales, en donde se cree habrá muchos recursos, puede catapultarlo políticamente.

Otras de las ventajas de Américo y José Ramón, es que, hasta ahora no les ha ganado la soberbia, ni se les ha subido el poder, como suele ocurrir en estos casos. Si no chocan y cumplen sus encargos al pie de la letra, serán protagonistas en los próximos años.
En diciembre, o entrando el próximo año, se conocerá la dimensión de sus responsabilidades y sus tamaños también.
Morena es un partido que va a seguir creciendo y en la medida que ellos se metan en su dinámica, pueden treparse en su plataforma. Por lo pronto, ellos, más que nadie, serán los ojos y oídos del presidente de México en Tamaulipas.

Talachazos
¿YALHEEL ES LA OPCIÓN?.- Ahora que el Comité Nacional anunció que Sergio Guajardo dejará el partido, los grupos priistas y los astros parece que se están alineado para que la nuevolaredense, Yalheel Abdalá se perfile hacia la dirigencia tricolor. Los tamaulipecos radicados en México y los locales empiezan a ver con buenos ojos a la ex candidata al Senado. Es una mujer entrona y parece que se ajusta al perfil que necesitan los priistas. Habrá que ver como lo ven en la esquina del poder local, porque aunque no se crea será un factor decisivo en el futuro inmedato del PRI. Por lo pronto Yalheel, despunta.