Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Vivales potosino
Columnas: El Patinadero

Vivales potosino

/ 12 de octubre, 2018 / Juan Antonio Montoya Báez

El negocio de los parquímetros en ciudad Victoria es un tema que toca las fibras sensibles de la población hartos de ver cómo el dinero para en los bolsillos de algunos vivales que armaron el esquema en el sexenio antepasado.

Se dice que los parquímetros administrados por la empresa Victoria Meters pertenecen en realidad al ex diputado federal potosino, SALOMÓN ROSAS, quien obtuvo el contrato en la época que era delegado especial del CEN del PRI con EUGENIO HERNÁNDEZ FLORES.

SALOMÓN hizo una excelente mancuerna con el ex presidente del PRI, RICARDO GAMUNDI ROSAS y juntos manejaron la agenda política del aquel sexenio.

Fue en esa etapa cuando convencieron al mandatario de entregarles la concesión, operación que se fraguó en la administración de ARTURO DIEZ GUTIÉRREZ, como alcalde de ciudad Victoria.

El negocio del potosino es muy jugoso y así lo establecen claramente las cifras de la empresa que tan sólo de multas se embolsa la cantidad de dos millones de pesos anuales sólo y más de 300 mil mensuales por el uso de los parquímetros.

Son 613 parquímetros los que se encuentran instalados en la zona centro de la ciudad en los que se recaudan alrededor de 500 mil pesos por su uso, pero solamente regresan al municipio 200 mil pesos.

Los empleados que operan a la empresa dependen del Ayuntamiento, pero la compañía se maneja como una empresa privada y no da cuentas claras de sus ingresos al municipio. Las cantidades son sólo un estimado de sus ganancias mensuales.

En los últimos tres años se multó a un poco más de 34 mil conductores por exceder el límite de tiempo. En sus números establecen que el 30 por ciento de los victorenses ha sido víctima de las multas de la empresa.

Durante la administración de ÓSCAR ALMARAZ SMER pretendió echar abajo el contrato con Victoria Meters, sin embargo existen varias cláusulas a favor de la empresa que recibiría seis millones de pesos como penalización por clausurar el contrato.

Ayer el alcalde XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI realizó una caminata por la calle Hidalgo y en donde se comprometió a retirar los parquímetros de la avenida principal y que en el futuro podría convertirse totalmente en peatonal. En ese contexto se mostró dispuesto a pagar la multa de cinco millones de pesos con tal de quitarle el contrato a
Victoria Meters.

Nosotros estamos a favor de que se quite el negocio a los políticos metidos a empresarios que la manejan para su enriquecimiento personal.

Los aparatos deben ser controlados por el Ayuntamiento victorense y todos los recursos deben ingresar a nuestras arcas y aplicarse en cubrir las diversas necesidades que existen.

Quitar los parquímetros  del primer cuadro de la ciudad podría ser un retroceso, pues en lugar de incentivar el comercio lo paralizaría.

Los espacios simplemente serían copados por los autos de los ambulantes y no habría espacio para los automovilistas. Los más felices serían los propietarios de los estacionamientos privados.

Este paso propuesto por XICO es un arma de doble filo, sin lugar a dudas los parquímetros le dieron orden y fluidez al tráfico vial en el primer cuadro de la ciudad y también permitieron que el comercio creciera.

Son un mal necesario que debe mantenerse, pero quitarle el negocio a SALOMÓN ROSAS sería lo más deseable, pero sin pagar la multa de cinco o seis millones de pesos.
Los victorenses ya han colaborado y llenado demasiado los bolsillos del viales potosino.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…
Contacto: patinadero@hotmail.com