Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > ¿Adiós a los fraudes electorales?
Columnas: La Talacha

¿Adiós a los fraudes electorales?

/ 02 de noviembre, 2018 / Francisco Cuéllar Cardona

Los nuevos consejeros electorales designados el miércoles por el Instituto Nacional Electoral y que ayer rindieron protesta como tales ante el Instituto Estatal Electoral, marcan el arranque del proceso electoral del 2019, y el inicio de una era en la organización y calificación de las elecciones en Tamaulipas, y en el resto del país.

A Deborah González Díaz, Italia Aracely García López y Jerónimo Rivera García, el Consejo General les leyó la cartilla muy claro: “si fallan o no cumplen con los mandatos de la institución se van por donde llegaron”. Y así lo hicieron también con todos los demás nuevos consejeros de los estados de Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Hidalgo, Nayarit, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tlaxcala y Veracruz.

Para algunos este proceso forma parte de los compromisos que Andrés Manuel López Obrador hizo cuando anduvo en campaña, en donde ofreció que llegando a la presidencia “no se volvería hablar más de fraude electoral en México, ni los gobiernos meterán jamás las manos en los procesos”. 

El 8 de agosto, día en el que López Obrador recibió su constancia de mayoría que lo acreditaba como presidente electo de México, reiteró lo que ya habían dicho: este es el fin de las imposiciones y los ‘fraudes electorales’; habrá castigo a todos por igual, tanto para políticos corruptos y delincuentes comunes o de cuello blanco que hagan fraude”.

Con ese objetivo y ese criterio el Instituto Nacional Electoral empezó a moldear y a concientizar a los nuevos consejeros, “ni un fraude más en México”, y así lo sabe Deborah, Italia y Jerónimo, quienes pasaron por procesos de selección y de confianza que no les va a temblar la mano para denunciar cualquier anomalía en la elección que les va a tocar calificar en Tamaulipas el año entrante.

Pero el discurso de Lorenzo Córdova, presidente del INE, este miércoles fue por demás contundente para entender lo que vine en los órganos electorales de los Estados. 
“Por mandato constitucional, corresponde al Instituto Nacional Electoral la atribución exclusiva de designar y, en su caso, remover a las y los integrantes de los máximos órganos de dirección de los organismos públicos locales electorales.

“Se trata de un conjunto de facultades concebidas, para evitar que los poderes políticos, económicos o sociales, locales y no solo, influyan indebidamente en la integración de quienes conducirán las elecciones en las respectivas entidades federativas”.

Lorenzo Córdova dijo a los nuevos consejeros y mandó decir a los órganos electorales locales de cada estado, que no se permitiría la intromisión de ningún actor o factor del poder local en los procesos locales. Y si llegara a ocurrir, enfrentarían con todo el poder legal a la institución que representa.

Y cualquier desviación de los Consejeros, no sólo se castigará con el cese fulminante sino que se iniciarán procesos penales de oficio en su contra. Así que ya saben a lo que atienen.

Hay que esperar para verlo. Pero esto es un buen inicio para empezar a recuperar la confianza en los órganos electorales, sobre todo los locales, que siguen sometidos a presiones de intereses hasta del crimen organizado.

Era tiempo que esto ocurriera, porque la democracia no va a poder apreciarse si no hay órganos electorales y consejeros imparciales y comprometidos con el oficio.