)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > La caída del jeque?
Columnas: Confesionario

La caída del jeque?

/ 08 de enero, 2019 / Melitón García de la Rosa

En diciembre, no hace muchos días, una fake news presumió su detención, hoy son cada vez más las voces que advierten la inminente caída de Carlos Romero Deschamps del poder en PEMEX, paraestatal que mangonea desde la dirigencia del sindicato que lidera desde hace unos 20 años.

Así es mis queridos boes, las baterías del gobierno de Andrés Manuel López Obrador apuntan hacia la cabeza del tampiqueño que sucedió a Joaquín Hernández Galicia ‘La Quina’ en el poder del poderoso y sobre todo rico y mucho más corrupto sindicato de Petróleos Mexicanos.

Y es que a Romero Deschamps le imputan, sin denuncia de por medio, al menos que sepamos, buena parte de los males que aquejan a la industria petrolera nacional, entre ellos la complicidad con el robo de combustible de manera sistemática.

A PEMEX, que es lo mismo que decir a México, según López Obrador le robaban hasta antes de diciembre 60 mil millones de pesos al año por robo de combustible, unas mil pipas al día y cuando se anunció la estrategia contra el huachicoleo, a Romero Deschamps le advirtieron que ya venía la cero tolerancia.

La advertencia, dijo AMLO el 27 de diciembre, se la hizo la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, porque él no se había reunido con el tamaulipeco.

“Hay información de que en algunas áreas no podía entrar a Pemex, la autoridad, porque eran áreas reservadas o estaban conducidas, administradas por trabajadores sindicalizados, pero eso ya se resolvió, nada más se les informó a los dirigentes sindicales que PEMEX y el Gobierno federal y las Fuerzas Armadas iban a cuidar instalaciones estratégicas. En este plan no hay ninguna zona reservada ni ninguna área donde no se pueda intervenir”, reiteró ese día el Presidente.

Lo que El Peje quiso decir: había zonas de las refinerías a las que sólo la gente de Romero Deschamps tenía acceso y la autoridad, el gobierno pues, ni se podía asomar.

Y vino entonces la toma en cascada de las refinerías del país, ayer tocó el turno a la de Madero, donde al menos 75 elementos de la Marina asumieron el control de la seguridad, la supervisión de pipas que salían con gasolina.

Todo eso en medio de la crisis en por lo menos 8 estados del país a donde la gasolina no ha llegado tras el cierre de ductos para evitar las tomas clandestinas.

Han sido días de amagos, de señalamientos, de acusaciones y ni Romero Deschamps ni nadie de su círculo cercano ha dicho esta boca es mía. 

Hay una versión incluso que el líder sindical no ha vuelto al país luego de las vacaciones navideñas y que hasta es posible que no vuelva, por temor a una acción legal en su contra, porque de poder ya no hablamos, sin el control de ductos e instalaciones prioritarias, poco le queda.

La gran pregunta que nos hacemos los mortales es: ¿será que contra Romero Deschamps hay pruebas de corrupción y saqueos como lo sugieren los discursos de López Obrador desde la campaña y si es así, se le aplicará la ley o también se le va a perdonar?.

Obviamente de la respuesta a la anterior surgen más, como: ¿Qué va a pasar con el resto de los líderes petroleros de las secciones, muy cercanos a Romero Deschamps?, ¿van a seguir en el poder como en la Sección Uno de Madero donde dirige Esdras Romero Vega, o también les van a echar la maquinaria morenista encima?

¿Tendrán ya las huestes de MORENA en el poder santo y seña de los bienes que fueron acumulando los líderes sindicales a su nombre y a través de prestanombres en todo el país?.

Habrá que ver hasta dónde llega el coletazo de las últimas acciones federales en PEMEX, porque una cosa es segura, si cae Romero Deschamps van a venirse abajo muchos de los más cercanos, que hoy están calladitos, sigilosos y con bajísimo perfil.

Con los altos mandos…
Ayer el gobernador Francisco Javier García Cabeza De Vaca se reunió en la CDMX con los titulares de la Secretaría de Marina, Defensa Nacional y Seguridad Pública Federal con quienes analizó el Plan de Seguridad Federal para Tamaulipas.

Con José Rafael Ojeda, Luis Cresencio Sandoval y Alfonso Durazo, el gobernador de Tamaulipas seguro planteó las condiciones de seguridad de la Entidad, sobre todo lo que ocurre en la frontera de Reynosa, que en los últimos días ha visto un repunte de acciones del crimen organizado.

En la reunión, según twitteó Cabeza de Vaca, también estuvo Patricia Bugarín, Coordinadora Nacional Antisecuestro, tema igual de relevante para Tamaulipas. Ojalá que la reunión pronto vea sus frutos en las calles de nuestro estado al que López Obrador se comprometió junto a Cabeza de Vaca a serenar. Qué así sea!.