Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Las morenas ambiciones
Columnas: La Talacha

Las morenas ambiciones

/ 14 de enero, 2019 / Francisco Cuéllar Cardona

Ahora que en Tamaulipas, los partidos han arrancado sus procesos internos para elegir los candidatos que participaron en la elección de julio para renovar el Congreso, surgen muchas dudas e interrogantes sobre el verdadero protagonismo de Morena. 

Del PRI, se sabe todo: no cuenta con dinero, sus líderes no tienen la capacidad, ni se les ven las ganas de dar una batalla digna. Del PAN, se conoce que no están dispuestos a perder el control de la Cámara. Sin embargo en el caso de Morena, es una gran incógnita. Es cierto, es un partido nuevo, con una inercia ganadora y que no está desgastado. A más de seis meses de haber ganado la presidencia de la República todos, priistas, panistas, y perredistas inconformes, buscan cobijo en él.

¿Pero está preparado para ser protagonista en esta elección local?, ¿podría ser competitivo sin la figura de Andrés Manuel López Obrador en la boleta electoral?. Su actual dirigencia en Tamaulipas no tiene la experiencia ni el oficio para manejar un proceso electoral, tampoco cuenta con la capacidad de unificar criterios ni los intereses de los aspirantes que buscan ser candidatos.

Desde ahora, el manoseo y la ambición de quienes se ha puesto a la cabeza de Morena de y los representantes del gobierno federal en Tamaulipas, (José Ramón Gómez Leal, Américo Villarreal, Héctor Garza, El Guasón, José Antonio Leal Doria, y muchos líderes regionales) se hacen pedazos por tratar de imponer a sus cuates y recomendados. Esto, los debilita y les resta competitividad en un proceso tan importante como el que viene.

Hoy, todos los Morenistas y no neomorenistas se están peleando por los espacios, por los puestos y los cargos que se están repartiendo; no se han dado cuenta que en frente hay una elección y que tienen que ganarla para demostrar que no son un partido de paso, o de flor de un día. 

Morena no se ha preocupado, hasta ahora por crear y construir una estructura estatal, ni distrital, tampoco local, y eso, frente al PAN, incluso ante el debilucho PRI, los coloca en completa indefensión. Así no ganan una elección. No les ha caído el veinte de que ya no tienen en la boleta a AMLO. No se puede vivir de la nostalgia, ni de colgarse de figuras que ya no están en la contienda.

Yeidckol Polevnsky, dirigente nacional, es una mujer capaz para debatir y defender en los foros al presidente, no pero no tiene la sensibilidad, ni la malicia para ponerse el overol y meterse a la talacha partidista. Quienes la conocen, dice que le “güera” anda en los Estados resolviendo conflictos y pleitos internos, “A Yeidckol le gustan las reflectores nacionales”, dicen.

Ante esos imponderables, los deben estar preocupados ahora por ganar el Congreso, son los morenistas. Andres Manuel le dejó muy alta la medida y tienen que mantenerla, por lo menos. Los panistas,
no tiene gran problema, porque ellos están en el poder en Tamaulipas, y lo que van hacer es defender lo que tienen, y hasta donde se sabe, tienen con qué y saben, además cómo hacerlo. 

Si Morena aspira a ganar el Congreso, debe renunciar a sus ambiciones, a trabajar estructuras, a invertirle dinero y bajarle un poco a la soberbia de sentirse invencibles. En Tamaulipas, como en el resto del país, ganaron casi todo, gracias al efecto AMLO, pero deben demostrar que traen con que refrendar esa fuerza, de lo contrario serán un fiasco electoral.

El PAN, va a defenderse con uñas y dientes. Y aunque la convocatoria de Morena ya salió y toman delantera en los tiempos electorales, Acción Nacional, ya está armado con operadores y tienen en la bolsa estructuras que desde ahora les garantizan votos.

Talachazos
MAKI SE “MORENIZA”.-En Reynosa, es un secreto a voces que la alcaldesa de Reynosa, ha hecha una alianza de facto con Morena, y que en la elección que viene, operará desde la alcaldía para que los candidatos a diputados de Morena, ganan la elección. La traición de Maki, hacia el PAN, desde ahora está cantada.