)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > El arte del engaño
Columnas: Mentir y engañar parece ser el deporte nacional de quienes intentan meterse a administrar municipios, gubernaturas, presidencias y ahora...

El arte del engaño

/ 08 de julio, 2019 / Juan Antonio Montoya Baez

Mentir y engañar parece ser el deporte nacional de quienes intentan meterse a administrar municipios, gubernaturas, presidencias y ahora sindicatos, todo con el ánimo de crear confusiones y división.
Pronto será lanzada la convocatoria para la elección de la dirigencia del SUSTPET, cuando algunos aspirantes empezaron a calentar el ambiente para alcanzar sus metas, sin importar costos, ni frenarse en promesas, engañan y mienten a los trabajadores del gobierno estatal prometiendo algo que no está en sus manos.
Es fácil falsear y decir a los trabajadores que todos pueden votar, que cambiarán los estatutos y recibirán el apoyo nacional para lograr una convocatoria de acuerdo a sus intereses particulares.
Algunos aspirantes parece que de la nada decidieron buscar el liderazgo del SUTSPET, en un día de ocurrencias, porque sí desconocen las reglas con las que se juegan, seguramente también ignoran la problemática de la clase trabajadora, por lo que está larga su codicia, pero corta sus ganas de solucionar conflictos.
La convocatoria sería lanzada en agosto, para llevar a cabo el congreso estatal en septiembre, fecha en la que tendrán lugar las elecciones.
Los opositores a la actual dirigencia dicen que el proceso debe desarrollarse con voto universal, es decir que todos los trabajadores estatales puedan sufragar, pero mienten, engañan a quienes pretenden representar en el futuro, pues para dar este paso deben darse algunas reformas legales en el futuro.
El artículo 123 Constitucional en su apartado B regula las relaciones laborales  entre los poderes de la Unión, el Gobierno y sus trabajadores, el cual no sufrió reforma alguna, por lo que la elección en el Sustpet se realizará en apego a los estatutos vigentes registrados en los Tribunales de Conciliación y Arbitraje del Estado.
Algunos de los aspirantes mañosamente deslizaron que con las reformas federales, todos los empleados podrían votar, pero la realidad es que los cambios sólo atañen a los sindicatos que son regulados por el apartado A del Artículo 123 Constitucional y que son sindicatos de obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y todos los que se rijan por un contrato de trabajo.
Debemos anotar que si bien es cierto que se reformó la Ley Federal de Trabajadores al Servicio del Estado, esta no aplica para las organizaciones sindicales estatales.
En este caso, las elecciones en el Sutspet se rigen en las leyes estatales y los estatutos vigentes de las organizaciones sindicales, por lo que la convocatoria se lanzará respetando todos los reglamentos y acuerdos que establezca la norma local. En la elección sólo participarían los delegados elegidos previamente.
Es un engaño vil el que promueven algunos de los aspirantes, quizá en la próxima convención estatal del Sutspet la elección sea universal, pero por lo pronto en esta ocasión no será así, todavía tienen que darse algunas reformas en el ámbito federal. Sólo abonan por el conflicto y buscan solamente favorecer intereses particulares, tratan de engañar a los trabajadores que pretenden representar.
Afortunadamente la mayoría de los trabajadores tienen muy claras las reglas que regirán su proceso de selección, mismas que fueron reformadas en 2011. También entienden perfectamente que los cambios en muchas ocasiones no son buenos, las improvisaciones llevan al fracaso . Cuando funcionan las piezas, para que cambiarlas.
Los engaños siempre llevan a la frustración, nunca a la felicidad perenne.
Bueno, por hoy es todo.
Adiós y aguas con los patinazos…