)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Entre transas y mapaches te veas
Columnas: La Talacha

Entre transas y mapaches te veas

/ 08 de agosto, 2019 / Francisco Cuéllar Cardona

Cuando se habla de compra de votos y los fraudes electorales en México, de inmediato 
asociamos al PRI, partido que instituyó la trampa, la transa y la mapachería en las elecciones contemporáneas. En la historia nacional, desde que nació la República, después de consumada la independencia en 1821, son interminables las listas de los fraudes.
Cuando Juárez se reeligió en 1871, la prensa liberal de la época documentó, cómo el insigne y «mejor Presidente de la historia», según López Obrador, cometió un gran fraude desde la presidencia comprando votos y repartiendo dinero público para sumar seguidores.
El periodista liberal Ireneo Paz en su periódico de sátira «El Padre Cobos», registra en versos aquel fraude electoral en el que incurrió Benito Juárez:
«¿Por qué si acaso fuiste tan patriota…estás comprando votos de a peseta?
¿Para qué admites esa inmunda treta…de dar dinero al que en tu nombre vota?».
Pero fue Lázaro Cárdenas, otro ilustre presidente mexicano quien cometió todo tipo de pillerías para dejar en su lugar a Manuel Avila Camacho, así lo denuncia el opositor Juan Andrew Almazán en sus memorias. Fue Cárdenas quien en el siglo 20 se consagró, aparte de haber expropiado la industria petrolera, como el «padre de los fraudes electorales». Posterior a él, el PRI siendo poder, desde la Presidencia de la República cometió todo tipo bribonadas para mantenerse en el poder, hasta que Vicente Fox en el 2000 lo sacó de Los Pinos. 
El tema viene al caso, porque el próximo domingo el otrora todopoderoso PRI, celebrará elecciones para elegir a su próximo líder nacional, y para no variar su proceso está preñado de anomalías, de compra de votos, de conciencias y de trampas que sólo en el PRI se pueden hacer.
Seguramente Alito o Amlito (Alejandro Moreno -Morena- Cárdenas) se alzará con la victoria porque es quien trae con él toda la banda de mapaches y trinqueteros que por años han destacado en el hampa electoral.
Pero no solo él trae el ejército de pillos que tienen preparado el fraude para el domingo. También Ivonne Ortega, Ulises Ruiz, y hasta la bebesuaria veracruzana, Lorena Piñón, traen su cártel de malandros electorales. 
Estamos viendo lo que hicieron y los distinguió siempre cuando fueron poder: transas y tramposos. En estos días previos a la elección la compra de votos, las descalificaciones, los ataques y las acciones ilícitas, son apenas algo de lo que veremos el domingo: es el PRI en su tinta.
Lo más triste para todos los priistas de a pie, que han hecho la talacha y siempre han creído en su ideología y principios, es que cualquiera del que gane, no va a cambiar ni enderezar el barco.
Todos persiguen lo mismo: trepar para beneficiarse, particularmente Alito, un joven dinosaurio que responde a los intereses más oscuros del priismo y que está destinado a ganar para seguir hundiendo al partido, siendo comparsa de Morena.
Entre mapaches te veas…eso es lo que veremos el próximo domingo.