)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > La visita de AMLO
Columnas: La Talacha

La visita de AMLO

/ 09 de agosto, 2019 / Francisco Cuellar Cardona

La escaramuza mediática que provocó en Tamaulipas la posible visita del Presidente López Obrador a ciudad Victoria para poner en marcha el ciclo escolar 2019-2020, y que fue anunciada por un funcionario desinformado de tercer nivel en la jerarquía de la Secretaría de Educación Publica, y que secundó el dirigente de la sección 30, Rigoberto Guevara, fue producto de malos entendidos y de deslices oficiosos de servidores públicos que aparte de que no entienden los protocolos de las agendas del poder, buscan reflectores para acceder a los cinco segundos de fama a los que creen tener derecho.

La subsecretaría de Educación en la ciudad de México, se encargó de desmentir a Arturo Vázquez Cordoba, y al mismo devaluado líder magisterial, Rigoberto Guevara.

Si bien la visita del presidente a Tamaulipas, es una posibilidad y una urgencia por los problemas que se tienen en materia migratoria y de seguridad, lo que se sabe oficialmente es que el tema del arranque del ciclo escolar está en la agenda de López Obrador sólo en planteles de la ciudad de México y no fuera de esta.

Sin embargo, esta confusión que se armó, permite hablar de la necesidad de que el Presidente visite a Tamaulipas, con quien tiene muchos pendientes por cumplir, pero que al parecer prefiere visitar otras entidades donde según él, hay problemas de pobreza extrema y que en su opinión deben atenderse por encima de otras broncas que azotan al país.

Ya en otras ocasiones hablamos del desdén presidencial hacia Tamaulipas, que no es nuevo, pues la historia documenta y registra que los últimos cinco presidentes le han dedicado poco tiempo a los problemas de los tamaulipecos.

Desde Carlos Salinas de Gortari que a toda costa quiso quitarle el protagonismo comercial al Estado, creando el puente Colombia en Nuevo León, y después llevándose la agua de los productores el norte para la presa El Cuchillo que generó enemistades con los vecinos nuevoleoneses.

Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, entre los cinco, no rebasan las 40 visitas entre todos a Tamaulipas; es decir, en 30 años, los mandatarios no sólo le han dado la espalda, sino que han quitado recursos y evadido responsabilidades ante problemas graves como la inseguridad y la violencia, que son aúnu dolor de cabeza para los tamaulipecos.

Felipe Calderón, siendo presidente, no tuvo empacho en confesar a sus amigos del PAN ¿para qué darle recursos a un Estado tan emproblensdo?. Durante se gobierno, por instrucciones directas de él se satanizó y criminalizó a tres ex gobernadores. A Egidio estuvo a punto de tumbarlo tras la masacre de los migrantes de San Fernando. Que había motivos para hacerlo, puede ser, pero su fobia hacia Tamaulipas y su clase política, fue notoria).
Los presidentes le sacan la vuelta a Tamaulipas. De ahí la necesidad y la urgencia de que Andrés Manuel López Obrador visite al Estado y le dedique el tiempo exacto para dar soluciones a sus problemas.
Ya los conoce, y en su momento el gobernador Cabeza de Vaca se los ha hecho saber de manera directa en las reuniones de las CONAGO.

En este contexto sí se necesita al Presidente, y su visita, si se da, que sea para traer soluciones y buenas noticias.