)
Mante
Estás en: Expreso > Mante > Despojan y abandonan a ancianos

Despojan y abandonan a ancianos

Hoy es el día del adulto mayor y según datos del DIF, algunos tienen poco que celebrar al recibir la indiferencia de sus hijos y dan cuenta de al menos 11 casos donde los han...

/ 28 de agosto, 2019 / SERGIO RAMÍREZ DÍAZ

MANTE, TAMAULIPAS.- A doña Guadalupe una de sus hijas la engañó y la despojó.
https://expreso.press/wp-admin/post-new.php
El amor de madre la llevó a poner su casa a nombre de quien hoy, vendió la propiedad y la dejó en la calle sin ningún remordimiento.

De un día para otro, la señora ya estaba en la calle en una situación completamente legal, aunque inmoral.

Su caso forma parte de una larga lista de expedientes que atiende el sistema DIF municipal a través del departamento jurídico, en un esfuerzo por evitar que los adultos mayores sigan sufriendo el abuso o el desprecio de quienes legalmente, deberían hacerse cargo de ellos.

Este 28 de agosto es el Día del Adulto Mayor, pero algunos tienen poco que celebrar.

Samantha Abigail Mar Ayala, directora jurídica del DIF, afirma que todos los días se reciben casos de personas externas o incluso, de los propios adultos mayores que se duelen de estar abandonados por sus hijos o solos y sin sustento.

Asegura que el abandono de adultos mayores, el robo de sus pertenencias o el abuso de los hijos hacia sus padres adultos mayores, es un fenómeno que se sigue presentándose, a pesar de los mecanismos para frenarlos.

“En lo que va de la presente administración hemos atendido alrededor de 20 casos de abandono de adultos mayores y de esos, hay 11 en los que en definitiva se les tuvo que enviar al asilo para atenderlos”, dijo.

Agregó que el procedimiento que se sigue cuando el DIF recibe el reporte o la queja directa del adulto mayor acerca de esta situación, se les realiza visita domiciliaria y si hay alguna persona legalmente obligada a atenderlos se les hace el llamado o se busca una alternativa.

“Aquí hubo un señor de 53 años pero que tenía una discapacidad visual, a él de plano vinieron y lo dejaron aquí y se le dio resguardo en el asilo”, dijo.

Asegura que al igual que en este caso, cuando hay familiares o personas legalmente obligadas a atenderlas por discapacidad o vulnerabilidad (hijos o cónyuge), se les hace saber que evadir su responsabilidad, puede acarrearle problemas legales.

“Aquí se les hace saber que puede ser motivo de una situación legal, que entraría la Procuraduría General de Justicia del Estado y eso hace que en ocasiones corrijan el problema y comiencen a atenderlos”, dijo.

Agregó que se les comunica también que no todo tiene que ver con la manutención, sino con la atención que están obligados a darles a los adultos mayores, con base en la ley.

“Les hacemos ver que la convivencia es obligada, no se trata solo de darle manutención o poner una persona que lo atienda, incluso muchos adultos dicen yo no quiero que me mantengan, quiero que me cuiden o convivir con ellos”, afirmó.

Despojo o abuso de la confianza
Pero además del abandono del adulto mayor existen dos problemas también graves como es el robo de su dinero o propiedades.

“Aquí hay casos de personas que donan en vida, no se reservan el usufructo y sus familiares los terminan dejando sin nada, venden la casa en la que el adulto mayor todavía vive y lo dejan en la calle, lamentablemente no se puede hacer mucho porque no es ilegal, aunque es inmoral”, afirma.

Asegura que por otro lado, la incapacidad para usar el cajero bancario de algunas personas que reciben pensión, hace posible que también exista el robo del dinero.

“Hay personas de las cuales se aprovechan, le dan a alguien su tarjeta, viene y dispone del dinero de su pensión y en esos casos también intervenimos cuando el adulto mayor o una tercera persona nos lo denuncia”, dijo.

Hay quienes se resisten a ser apoyados
La funcionaria, afirma que el DIF interviene en todos los casos de los que toma conocimiento e incluso, han atendido el tema del abuso que se da, cuando algunas personas mandan a los ancianitos a pedir limosna.

“Algunas personas de las que vemos pidiendo dinero en las calles es porque alguien va y lo deja ahí, pero cuando nos acercamos la persona nos dice que está bien, que no necesita nuestro apoyo ni recibir ningún resguardo y tampoco se les puede obligar”, afirmó.

Sin embargo, aun así cualquier caso que se detecta es atendido: “Yo te puedo decir que atendemos casos incluso sin denuncia, vamos a ver a los adultos mayores, les ofrecemos resguardarlos y no quieren, lamentablemente así sucede”, dijo.



¡No te lo pierdas!
Deja un comentario