)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Otro Cárdenas al frente de un partido
Columnas: EL KIOSKO

Otro Cárdenas al frente de un partido

/ 14 de septiembre, 2019 / Héctor Garcés

De espíritu emprendedor, Ricardo Gaviño padre, amante de la tauromaquia, llegó a Ciudad Victoria procedente de San Luis Potosí.
En la capital de Tamaulipas se casó con María Gertrudis Cárdenas Ballesteros, conocida como ‘Killy’, hija de Jaime Cárdenas González, el menor de los hermanos Cárdenas González, dos de ellos, políticos con amplia historia en tierras tamaulipecas.
Esos dos hermanos que labraron los apellidos Cárdenas González en la historia del estado fueron: Enrique, el institucional priista, ex gobernador y ex alcalde de Ciudad Victoria; y Jorge, el rebelde opositor, ex presidente municipal de Matamoros en dos ocasiones con la bandera del Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), ex diputado federal y candidato de la alianza PAN-PRD a la gubernatura tamaulipeca en 1992.
Un hombre y una mujer, Francisco y Eva, completaban la quinteta de hermanos Cárdenas González. ‘Pancho’ fue un alto ejecutivo de la exitosa empresa discográfica RCA Víctor, famosa en el siglo pasado por su imagen de un perro Fox-Terrier que escuchaba la bocina de un fonógrafo.
De tal palo tal astilla: Enrique Cárdenas del Avellano, otro priista destacado e institucional, y Gustavo Cárdenas Gutiérrez, un rebelde que peleó contra el sistema tricolor, siguieron la línea formativa de sus padres, Enrique Cárdenas González y Jorge Cárdenas González, respectivamente.
Gustavo Cárdenas, ex alcalde de Ciudad Victoria, ex diputado federal y ex senador, fue candidato de Acción Nacional a la gubernatura en dos ocasiones, en 1998 y en 2004. Perdió frente a Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández Flores, ambos hoy encarcelados, puestos tras las rejas.
Tras decirle adiós al PAN, Gustavo Cárdenas Gutiérrez se afilió al partido Movimiento Ciudadano con la invitación de su amigo Dante Delgado. Con la bandera naranja compitió una vez más por la alcaldía victorense, en 2013, y por la gubernatura, en 2016. En ambas ocasiones cayó derrotado.
Sin embargo, el ex alcalde y ex senador se alzó como coordinador de la Comisión Operativa Estatal de MC en Tamaulipas.
Con vasta experiencia política, Enrique Cárdenas del Avellano suena en la actualidad con mucha fuerza para ser ocupar -otra vez- la presidencia estatal del PRI. Contaría con el respaldo de Alejandro Moreno Cárdenas, mejor conocido como ‘Alito’, electo el mes pasado como dirigente nacional del tricolor.
Gustavo Cárdenas Gutiérrez y Enrique Cárdenas del Avellano, primos hermanos, son tíos de Ricardo Gaviño Cárdenas, hijo del matrimonio conformado por Ricardo Gaviño y María Gertrudis Cárdenas Ballesteros, hija, como se señaló al inicio de esta columna, de Jaime Cárdenas González, el menor del clan Cárdenas González.
Sin mayor experiencia política que un breve paso como coordinador de la Sedesol en Oaxaca en el tramo final del sexenio pasado, Ricardo Gaviño Cárdenas recibió hace dos días la dirigencia estatal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).
Si bien Ricardo Gaviño Cárdenas alcanzó el liderazgo de ‘El Tucán’ en Tamaulipas por su cercanía con la familia del ex gobernador Eugenio Hernández Flores, llama mucho la atención su parentesco directo con los Cárdenas.
En caso de que Enrique Cárdenas del Avellano fuera electo o designado nuevo presidente del tricolor tamaulipeco, la familia Cárdenas dirigiría el rumbo de tres partidos políticos en el estado: MC, PVEM y PRI.
Desde los tiempos de Enrique Cárdenas González y Jorge Cárdenas González, la familia Cárdenas se caracterizó por ser muy ‘plural’.
Algunos analistas consideran que ambos practicaban un juego político planeado y coordinado a la perfección: uno de los hermanos presionaba desde dentro del sistema para alcanzar las posiciones de poder, mientras el otro ejercía presión desde la oposición. Puede ser.
La realidad es que la familia Cárdenas sigue muy activa en la política tamaulipeca con la llegada de la nueva generación insertada, en esta ocasión, en un partido cuyo principal reto es alcanzar la votación mínima del 3 por ciento en el proceso electoral local de 2021 y, por tanto, recuperar su acceso al financiamiento público. ¿Lo logrará el sobrino de Gustavo Cárdenas y de Enrique Cárdenas del Avellano?

REGIDOR DENUNCIA ‘AGANDALLE’
A través de un comunicado, el regidor tampiqueño Hugo Peñaloza, militante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), informó y aclaró a la sociedad de la zona sur lo siguiente: ‘No tengo ningún vínculo con las visitas que han hecho y están haciendo a sus domicilios en mi nombre para solicitar copia de su credencial de elector, esto debido a las elecciones internas que se presentarán en mi instituto político’.
El regidor morenista puntualizó: ‘No tengo intermediarios’ y recalcó que su trato con los ciudadanos ‘es directo’.
¿Por qué difundió este comunicado Hugo Peñaloza? ¿A quién o a quiénes denunció de manera indirecta? Pues resulta que elementos externos intentaron un ‘agandalle’: una conocida ‘maestra’, por medio de sus operadores, toca las puertas de la estructura territorial de Morena para ‘meter mano’ en el próximo proceso interno del partido lopezobradorista.
Además, simpatizantes de ‘México Libre’, el partido político que buscan constituir Felipe Calderón y Margarita Zavala, también quieren ‘jalar’ gente de la estructura morenista a su proyecto en tierras jaibas . Hasta el momento, nadie ha sido sorprendido con ‘el agandalle’, pero el regidor Peñaloza optó por informar y aclarar lo que está sucediendo.

Y PARA CERRAR…
El lunes tres de junio, un día después de la elección con la que se renovó el Congreso del Estado, quedó sellado el fin del ciclo de Jesús González Macías y de Patricio King López al frente del Partido Verde en Tamaulipas. El diputado federal Arturo Escobar sentenció el destino de ambos.
Para el caso, aplicaría la frase célebre del legendario cetemista Fidel Velázquez: ‘Aquí no hay compadrazgo que valga’.