)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Se suma y no contiene…
Columnas: Polvo en el camino

Se suma y no contiene…

/ 04 de octubre, 2019 / Max Ávila

* El columnista es Premio Nacional de Periodismo 2016, autor de las novelas “Erase un Periodista” y “Rinconada, la historia prohibida del maestro Ricardo” y del libro de cuentos, “Por acá dejó su alma”.
La cancelación de impuestos durante los dos anteriores regímenes se ha convertido en un escándalo político-empresarial, en tanto la indignación social aumenta, debido a la injusticia aplicada en perjuicio de las mayorías.
Sea que mientras a los ricos se les privilegiaba, el gobierno perseguía a los pequeños y medianos contribuyentes, o al que se dejaba.
En la larga lista de favorecidos aparecen artistas, deportistas, políticos, equipos de fútbol, bancos, universidades, empresarios, etc.
Y son tantos los nombres, que como dicen los clásicos, “sería prolífico enumerar”. Aun así, y por diversos medios, van apareciendo, como surgidos de una canasta de sorpresas.
Desde Diego Fernández de Cevallos, hasta Carlos Slim, pasando por Ricardo Arjona, Ana Gabriela Guevara, Juan Gabriel, incluso nuestro llorado José-José, Vicente Fox, Carlos Salinas de Gortari, Yeidkol Polevnsky, y muchos y muchas más.
Se incluyen asimismo gobiernos estatales y municipales.
El daño al patrimonio nacional asciende según el SAT, a unos 247 mil millones de pesos, sin embargo investigaciones de algunos medios lo ubican hasta más allá del billón, sea más de un millón de millones de pesos.
Un verdadero atentado contra la república, o mejor dicho, contra los 70 millones de pobres producto del neoliberalismo.
¿Habrá forma de recuperar dicha cantidad?.
Alguien preguntó en la mañanera de este jueves, sobre este punto y la posibilidad de que los ex funcionarios responsables sean llamados a cuentas, pero no hubo claridad en la respuesta. AMLO se concretó a mencionar que esta práctica ya no existe.
En este sentido, el columnista considera que no basta con denunciar y exhibir a los evasores fiscales ni a insistir en que el hecho se convierte en delito grave, sino importa que quienes propiciaron esta irregularidad enfrenten sus culpas con las consecuencias legales a que haya lugar.
¿Y quiénes podrían ser los culpables?.
Elemental; los secretarios de Hacienda en los dos sexenios anteriores pero también sus jefes, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.
Así deberá ser, digo, si en verdad se pretende solventar el asunto en correspondencia al gobierno democrático encabezado por AMLO.
En este aspecto y por simple salud republicana, es necesario dejar a un lado la retórica. Aquí el perdón no funciona porque puede prestarse a equivocadas interpretaciones, como debilidad o complicidad.
Sería lo mismo que sucede con algunos ex funcionarios con claras evidencias de corruptos, que disfrutan el producto de su inmoralidad, sin ser molestados en lo más mínimo.
Eso se llama, IM-PU-NI-DAD.
Que la ley entonces, se aplique en primera instancia sobre los ex secretarios de Hacienda en el régimen de Calderón, (Agustín Carstens Carstens, Ernesto Cordero Arroyo y José Antonio Meade Kuribreña), pero también los que fungieron (y fingieron) en el cargo con EPN, (Luis Videgaray, el repetidor J.A. Meade y José Antonio González).
Usted dirá que no actuaron por iniciativa propia, sino obedeciendo órdenes. Y tiene razón, por lo cual los ex presidentes señalados también están obligados a comparecer, y ni falta hará la dichosa “consulta ciudadana”, como la condición que AMLO ha señalado cuando se trata de enjuiciar a “los interfectos”.
LES FALLÓ A LOS ENEMIGOS DE AMLO
Mientras tanto, los catastrofistas quedaron con los deseos de que este 2 de octubre, “tronara” la CDMX.
Cierto, hubo algunos desmanes pero no lo que esperaban los rabiosos enemigos de AMLO.
Y es que las precauciones contaron, aunque el escribidor considera que no era necesario exponer a burócratas integrantes de la valla por la paz, por la sencilla razón de no estar preparados para situaciones de violencia.
Hubo desmanes digo y aunque mínimos, fueron aprovechados por los voceros del pasado, para exhibir situaciones sacadas de contexto en el objetivo de alarmar a la república.
Hay que reconocer sin embargo, que la manifestación resultó austera, tal vez por las amenazas de violencia anunciadas de antemano por medios de comunicación y “analistas” a modo.
Tampoco hay que ser optimistas, considerando que los grupos violentos siempre están dispuestos a realizar “sus desmothers” y si es bajo pedido, mejor.
Esta ocasión, hasta donde fue posible hubo control, pero vienen otras fechas donde será necesario implementar estrategias de defensa patrimonial y social adecuadas.
Es una buena prueba para Claudia Sheinbaum, aunque lo más importante es que tenga eco el llamado pacifista de AMLO y no solo en la CDMX, sino en los rincones de la república donde la violencia sigue condicionando la existencia de la población.
SUCEDE QUE
Pareciera que el transcurrir de la LX1V legislatura local será dificultoso. Mejor dicho, ya lo es. Y es que a Gerardo Peña Flores aun no lo designaban líder de la mayoría, y ya se manifestaba contra la despenalización del aborto en Tamaulipas.
Desde luego, sigue siendo un tema polémico pero no lejano de la realidad que viven las mujeres en medios como el nuestro, donde la violencia de género en todas sus modalidades, aun existe.
Un hijo puede no desearse por diversas razones, entre ellas por ataques sexuales.
Sea como fuere, la mujer siempre merece respeto absoluto y Peña Flores como que no lo entiende.
Por otra parte, tampoco le queda meterse en asuntos de otro partido. ¿Qué le importa que la Polevnsky nombre a quien le de su regalada gana, al frente de la fracción de MORENA?, pregunto yo.
Y hasta la próxima.