)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > ¡Ya cayó!
Columnas: Confesionario

¡Ya cayó!

/ 17 de octubre, 2019 / Melitón García de la Rosa

“Huele a qué le dijeron lo que se le venía encima sino dejaba la dirigencia y me permito entonces suponer que obtuvo beneficios no sé si para él o su familia en el proceso legal que ya está atravesando con las denuncias en su contra”.

Después de 26 años en el poder, al frente del sindicato de Pemex, Carlos Romero Deschamps ‘renunció’ a la dirigencia y sin fuero constitucional, ni amigos en Palacio Nacional o el PRI que también le servía de parapeto, está a merced de la justicia de la 4T que le persigue por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.
Así es mis queridos boes, dicen que cuando en el restaurante Morton’s de Las Lomas en la CDMX llegaron a detener al abogado Juan Collado el 9 de julio, Romero Deschamps estaba con él, que cuando vio al comando de policías levantó las manos para entregarse diciendo que no era necesaria la violencia, pero todavía no era su hora, iban por Collado, tragó saliva y quedó en anécdota.
Cierta o no esa versión, Romero Deschamps sabía desde el año pasado que es el blanco de Andrés Manuel López Obrador, sabía que si MORENA ganaba entonces sus días de ‘jeque’ a la mexicana estarían contados y ayer fue el último.
Porque Romero Deschamps ha sido de esos ‘líderes’ gremiales del viejo régimen que abofeteó al país entero con la presunción de la opulencia a veces de muy mal gusto, siempre desmedida, siempre ofensiva para un país que no ha dejado del todo el tercer mundo.
Vuelos en Jets privados, mansiones, joyas, autos de súper lujo y una barrera política convirtieron a Romero Deschamps y su familia en intocables, pero 26 años de impunidad podrían haber terminado con su salida de la dirigencia, de la que ayer se despidió con un desplegado en el que busca victimizarse.
“No es una negociación. Si él quiere dejar el cargo para enfrentar su asunto, como lo hizo el Ministro (Eduardo) Medina Mora, igual”, dijo dos días antes López Obrador.
La realidad es que desde principios de la semana REFORMA ya había anunciado por anticipado la renuncia de Romero Deschamps a la dirigencia, ayer develo que se había ordenado el congelamiento de sus cuentas, lo que levanta suspicacias de la intervención al más alto nivel político de la 4T.
Huele a qué le dijeron lo que se le venía encima sino dejaba la dirigencia y me permito entonces suponer que obtuvo beneficios no sé si para él o su familia en el proceso legal que ya está atravesando con las denuncias en su contra.
Porque nadie deja un liderazgo tan, pero tan lucrativo como la dirigencia del sindicato de Pemex por gusto o porque no siente el apoyo de la Federación hacia la empresa como dice en el desplegado que se publica hoy.
Pero como haya sido, la salida del tampiqueño de la dirigencia debe verse como algo positivo para Pemex, salvo que las corrientes morenistas al interior del gremio vayan a querer desestabilizar pronto al sindicato y enfrascarse en una lucha que perjudique a la de por sí alicaída petrolera.
Las preguntas que ayer todos nos hacíamos y para las que aún no hay respuesta es: ¿recuperará la Federación los miles de millones de pesos que presumen se saquearon de Pemex vía el sindicato?
¿Aplicarán la extinción de dominio sobre las mansiones que REFORMA y luego Televisa nos mostraron de Romero Deschamps?, ¿van también contra los líderes de sección incondicionales del ahora ex dirigente, como Esdras Romero y sus antecesores?
¿Viene una razia contra los millonarios que aún dirigen el sindicato en las diferentes secciones y entonces veremos en Madero y en Tampico sellos de ‘asegurado’ en fastuosas residencias?
No se sabe, lo que si es un hecho es qué hay por lo menos 36 líderes de sección que anoche no durmieron bien y que en los próximos días no lo harán y que seguro deben estar buscando abogados de esos como Collado, que cobran por hora, porque podrían necesitarlos muy pronto.

El sucesor, de cola larga…
Manuel Limón fue designado ayer como sucesor de Romero Deschamps en el pleno sindical. Ha sido uno de los incondicionales del ahora ex dirigente, se dice que fue su tesorero y que estuvo relacionado con el escándalo del ‘Pemex Gate’ por el que se desviaron millones de pesos de la empresa al PRI.
Ha sido líder de la sección 10 en Minatitlán Veracruz y ha tenido varios cargos en el comité nacional.
En el 2002 un Juez Federal le dictó una orden de aprehensión junto a otros cinco dirigentes por el presunto desvío de los mil 100 millones de pesos de Pemex al sindicato para financiar al PRI.
Como parte de la cúpula gremial, dice el REFORMA de ayer, Limón fue uno de 12 beneficiados con pagos de Pemex por un millón 35 mil pesos mensuales para gastos de viaje, sin necesidad de comprobarlos ni presentar justificantes. Es decir podríamos estar hablando del intento de cambio de jeque por jeque… la 4T tiene la última palabra. Comentarios: meliton-garcia@hotmail.com Twitter: @melitong