)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > PANISTAS CONVERSOS
Columnas: Panistas conversos

PANISTAS CONVERSOS

/ 01 de diciembre, 2019 / Juan Sánchez Mendoza

Diego Fernández de Cevallos
Ramos, alias ‘El Jefe’, quien
fuera candidato presidencial
del membrete albiceleste (1994),
diputado federal plurinominal y
senador de la República (por el
mismo principio), hasta hace unos
meses vociferaba que Andrés Manuel
López Obrador ‘es un presidente
mentiroso, un rufián con poder…’
Pero hace días extrañamente
modificó su percepción, pidiendo
que se le respaldara porque, “más
allá de las diferencias políticas, debe
haber una unión para enfrentar las
adversidades; y lograr que el país
salga avante”.
Esa declaración la hizo al acudir al
primer informe de la presidenta del
Tribunal de Justicia Administrativa
de la Ciudad de México (Estela
Fuentes Jiménez), cuando le
preguntaron: ¿Cómo ve la intención
estadunidense de nombrar a los
cárteles delincuenciales como grupos
terroristas?
“En primer lugar, debemos de
unirnos en la pluralidad, en el respeto
y pensando en el país; desde luego la
intentona de Trump que por desgracia
se va a materializar, nos debe unir a
todos los mexicanos con el Gobierno,
al margen de diferencias, al margen
de confrontaciones”, dijo.
Obviamente su expresión no la
comparten los grupos albicelestes
que cotidianamente critican al
tabasqueño, pero éste continúa
‘convenciendo’ a los políticos más
influyentes de la oposición, como al
llamado ‘Abogado del diablo’, como
también se conoce a Fernández
de Ceballos por su cercanía con ‘El
Innombrable’.
Ahí está el caso del jurista
Bernardo Batiz y Vázquez, quien
fue cuatro veces diputado federal
por el membrete albiceleste –al
que renunció por su desacuerdo
con el maridaje Fernández-Salinas,
causando alta en el PRD–, y hace
días se sumó a la 4T como consejero
de la Judicatura Federal.
Durazo Montaño –hoy secretario de
Seguridad Pública Federal–, alter
ego de Vicente Fox Quesada durante
los primeros años de su régimen
presidencial; Germán Martínez Cázares
–ex dirigente nacional del PAN, quien
al inicio del período lópezobradorista
fue nombrado director del IMSS,
renunciando por sus diferencias con
el entonces secretario de Hacienda,
Carlos Manuel Urzúa Macías–; y Tatiana
Clouthier Carrillo –la hija de ‘Maquío’–,
quien no aceptó ser subsecretaria de
Participación Ciudadana, pero desde
la Cámara de Diputados sigue con la
promoción de la Cuarta Transformación.
Como fuere, las diferencias entre
panistas tradicionales y neopanistas,
todavía darán mucho de qué hablar.
Más ahora, cuando los llamados
‘panistas duros’ siguen sumándose al
proyecto lópezobradorista.
ÁBREGO, ¿A PRISIÓN?
Jorge Silvestre Ábrego Adame, quien
fuera secretario de Finanzas bajo el
mandato de Egidio Torre Cantú, podría
ser el primer ex funcionario de ése
régimen gubernamental que vaya a
prisión.
Se le imputan malversación de fondos
y peculado por 600 millones de pesos,
a través de empresas ‘fantasma’ que
mediante el cobro de facturas apócrifas
sirvieron para saquear las arcas públicas.
También fue imputado Jorge
Contreras Chío, el ex director de Pagos.
Ambos son señalados por tres
detenidos que están colaborando con
la Fiscalía Especializada en Combate a
la Corrupción, mientras la Unidad de
Inteligencia Financiera de Tamaulipas
rastrea sus cuentas bancarias, a fin de
congelarlas hasta que se dicte sentencia.
Hace un par de días, como usted
seguramente ya lo sabe, Ábrego y Contreras
omitieron acudir a la audiencia inicial
donde un juez de control los vincularía a
proceso, por lo que se fijó una nueva fecha
(diciembre 13) para que hagan acto de
presencia, so pena de obligarlos mediante
el uso de la fuerza policial.
La Carpeta de Investigación tiene
este folio: CP/0143/2018, según han
reconocido sus abogados, quienes ya
promueven sendos amparos a fin de
evitar que sus clientes sean privados de
la libertad y asegurados sus bienes.
Desde luego, el ex mandatario
Torre Cantú ha hecho mutis, porque es
probable que también lo citen a declarar.
Y ni modo que evada la orden
judicial saliendo del país, pues enfrenta
CONVERSOS
acusaciones que le impiden
abandonar su fastuosa residencia
enclavada en San Pedro Garza
García, Nuevo León.
FÓRMULA PRIISTA
El registro de Edgardo Melhem
Salinas, como candidato de unidad
a la presidencia estatal del Partido
Revolucionario Institucional (PRI),
ocurrirá mañana.
Y con él se inscribirá Mayra
Ojeda Chávez, quien va por la
Secretaría General, aunque ésta ya
resulte harto cuestionada, por su
falta de trabajo partidista.
En el camino Edgar logró
sumar a otros aspirantes: Enrique
Cárdenas del Avellano, Tomás Gloria
Requena y Erick Emilio Grimaldo
Hernández. Sólo faltó Arturo Núñez
Ruiz, a quien el enviado del Comité
Ejecutivo Nacional (CEN), Ricardo
López Pescador, le tocó persuadirlo
para que no se registre.
¿A cambio de qué?
Ya lo sabremos en su
oportunidad.
Mayra, por su parte, llegaría a la
posición gracias a las negociaciones
de su ‘madrina política’, Montserrat
Alicia Arcos Velázquez, quien
ocupa la dirigencia del Organismo
Nacional de Mujeres Priistas
(Onmpri). Por cierto, la maderense
le ganó la partida a Egidio Torre
Cantú, quien buscaba imponer a
Mónica González García.
Melhem Salinas ha sido diputado
federal uninominal del tricolor
en dos ocasiones (LXI y LXIII
legislaturas); consejero político
nacional, estatal y municipal;
secretario técnico del presidente
del CEN priista; dirigente del otrora
Frente Juvenil Revolucionario (FJR)
en su natal Río Bravo; delegado
federal de la (desparecida)
Secretaría de Desarrollo Social
(Sedesol) y del Fideicomiso para
el Subsidio a la Tortilla (Fidelit);
director general de Programación y
Concertación Social; y coordinador
municipal de Política Social, entre
otros cargos.
Sobre su postulación, él mismo
comentó vía telefónica:
“Vamos a buscar a todos los
priistas, principalmente a aquellos
que estuvieron ajenos estos últimos
años en la tareas del partido. Vamos
a tocar sus puertas para invitarlos
a que se vuelvan a sumar a un
proyecto de unidad”
PARTIDO POBRE
La multa más reciente impuesta por
el Instituto Nacional Electoral (INE) al
Partido Revolucionario Institucional
(PRI), alcanza los 4 millones 864
mil 398 pesos con 11 centavos; y es
producto de la irresponsabilidad
directiva para rendir cuentas
sobre sus egresos, omitir reportar
operaciones en tiempo real y
no presentar la documentación
respectiva ni el soporte. Además por
omitir los avisos de contratación, o
presentarlos de forma extemporánea;
y organizar eventos sin reportar su
gasto en tiempo y forma.
Actualmente al Comité Directivo
Estatal (CDE) priista le son asignados
mensualmente alrededor de 4
millones 400 mil pesos, pero sólo
le reportan en su cuenta bancaria
más/menos un 75 % por el cobro de
otras sanciones correspondientes al
2016, imposibilitándolo para cubrir
su nómina y la renta de inmuebles; el
pago de servicios y la organización de
eventos.
¡Ah! pero sí, cubre puntualmente
la contratación de promocionales,
por ser una empresa privilegiada.
En el 2018 las prerrogativas
programadas fueron de 37 millones
48 mil 335 pesos con 75 centavos,
anualmente.
Sin embargo en ése ejercicio
fue obligado a cubrir multas hasta
por 15 millones 747 mil 48 pesos
con 73 centavos –casi la mitad de
los recursos–, por irregularidades
cometidas en el proceso electoral
del 2016, causándole problemas de
liquidez para pagar salarios, renta
de inmuebles y servicios.
Este año, por disposición del
INE, no ha sido tan agresivo,
puesto que los descuentos por
multas se redujeron al 25% sobre
las ministraciones de cada mes,
en lugar del por ciento, pero el PRI
no ha terminado de pagar y sigue
sumando sanciones.
Lo peor del caso, es que el
financiamiento público le será
reducido en 2020, merced a los
resultados electorales, hasta caer en
casi la mitad (¿18 millones anuales),
que divida entre doce darían 1.5
millones mensualmente que no
alcanzarían ni para pagar salarios.
Ante este triste panorama, la
pregunta obligada es: ¿De dónde
Melhem Salinas recursos para
reinventar al partido?
GARZA NARVÁEZ
La incorporación de Felipe Garza
Narváez como representante
(estatal) de la Secretaría de
Gobernación, es uno de los
nombramientos que marcan la
la política incluyente de Andrés
Manuel López Obrador.
Lo digo porque sin ser militante
de Movimiento Regeneración
Nacional (Morena), el ex dirigente
priista fue llamado para atender esa
encomienda.
Su basta experiencia en el
quehacer político-administrativo,
me lleva a presumir que fue
acertada la designación.
jusam_gg@hotmail.com