)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > PROPÓSITOS POLÍTICOS
Columnas: ENROQUE

PROPÓSITOS POLÍTICOS

/ 02 de enero, 2020 / JOSÉ LUIS HERNÁNDEZ CHÁVEZ

El aún dirigente de la Sección X del Sindicato de Trabajadores del IMSS de Tamaulipas, Pedro Luis Ramírez Perales, se ha vuelto ojo de hormiga desde el pasado 18 de noviembre, fecha en que fue citado a la ciudad de México por la Fiscalía General de la República acusado de los delitos de asociación delictuosa y fraude.

De acuerdo con versiones de los trabajadores del instituto médico, el Secretario General no ha asistido a ninguno de los actos organizados por la agrupación, aparentemente a causa de las investigaciones que la FGR realiza sobre el caso en las que estarían involucrados también el Secretario del Interior seccional, Gerardo Flores Castellano, el Secretario de Actas y Acuerdos, Oscar Luis Herrera, y el Secretario General del CEN, Manuel Vallejo Barragán.

Todos ellos son señalados presuntos responsables de haber despojado del triunfo al candidato de la planilla azul, el Químico Arturo Gómez Hernández, que derrotó 139 a 112 votos al jerarca en turno en el 28 Congreso Seccional Ordinario celebrado el 7 de agosto de 2018 en Apodaca, Nuevo León, resultado que los acusadores afirman que echaron abajo mediante maniobras ilegales.

A decir de estos últimos, los inculpados elaboraron un acta apócrifa que aseguraba que el ganador había sido Ramírez Perales, documento que habría sido firmado por los referidos sin haber asistido al acto y secuestrado al Delegado nacional, Eduardo Barrera, que sancionaría la validez de la elección, encerrándolo en una habitación del Hotel Crown Plaza del aeropuerto de la ciudad en el que tuvo lugar la jornada electoral.

Encima, como el nuevo Delegado del Seguro Social en el Estado, Fernando López Gómez, se negó a otorgar al espurio dirigente sindical y compañía las prebendas que la dependencia acostumbraba conferir a los antecesores, el acusado principal organizó una serie de manifestaciones de protesta contra el funcionario al que, además de exigirle la renuncia, acusaba de no atender las demandas de los trabajadores y de ser el causante de la deficiencias del servicio que la institución prestaba a los derechohabientes.

Sin embargo, después de que el jerarca gremial regreso de la comparecencia ante las autoridades de procuración de justicia se esfumó, se dice que ya no acude a sus oficinas y tampoco se le ha visto en los eventos del organismo.

A fines de noviembre y principios diciembre del año pasado, por ejemplo, el sindicato realizó varios certámenes deportivos en la zona sur a los que no acudió el directivo como era habitual. Sus representados desconocen cuál es su situación legal, pero piensan que el gobierno puso fin al cacicazgo que el mencionado y su pareja, Beda Leticia Hernández, que le antecedió en el cargo, habían impuesto al sindicato.

Coinciden, asimismo, en que cuando la Fiscalía concluya las pesquisas será obligado a dejar el cargo y a responder legalmente de los actos que se le achacan.

Hablando de otras cosas, para los partidos políticos el 2020 será un año de preparación, a lo largo de los próximos doce meses revisarán las estructuras electorales, estudiarán las estrategias y durante el segundo semestre impulsarán el posicionamiento de los prospectos con los que disputarán a Morena, el partido que gobierna la República, la mayoría en los asientos del Palacio Legislativo de San Lázaro que estarán en juego en los comicios federales de 2021.

Los jerarcas del PAN, principal partido de oposición, saben que si no tienen éxito en la próxima contienda política llegaran a la sucesión presidencial de 2024 en condiciones de desventaja, factor que podría hacerlos fracasar en la complicada intentona de sacar a AMLO de palacio nacional.

El Movimiento Regeneración Nacional, por su parte, se ha propuesto seguir adelante con las reformas legales iniciadas en septiembre de 2019 para consolidar en el 2020 la trasformación de la vida pública que permita al gobierno del Presidente López Obrador, además de sentar las bases legales de la 4T, impedir que la eventual llegada a la Presidencia un mandatario de otra ideología anule los cambios jurídicos realizados por la gestión obradorista.

El dilema de los estrategas del PRI, en cambio, en las circunstancias de adversidad en las que se debate tras la debacle de 2018, será únicamente analizar con cuál partido, el PAN o Morena, se aliará esta vez para sobrevivir a la disputa legislativa del año que viene y conservar representación en el Congreso de la Unión que es a lo más a que puede aspirar. jlhbip2335@gmail.com