)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Quiere ser gobernador…
Columnas: CONFESIONARIO

Quiere ser gobernador…

/ 13 de enero, 2020 / MELITÓN GARCÍA DE LA ROSA 

Soñar no cuesta nada, Rodolfo González Balderrama, Director de RTC del gobierno de la 4T lo sabe, como también sabe que sus aspiraciones a la gubernatura de Tamaulipas son por ahora solo eso y que se hagan realidad depende de mucho más que querer ser y de la relación que ahora tiene con el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Así es mis queridos boes, al tampiqueño, que de vez en cuando se echa sus vueltas por el Estado, hay que reconocerle que es el único de los morenistas que ha declarado que aspira, que le gustaría ser Gobernador, pero tiene más mérito que reconozca entre líneas que no está fácil cumplir el sueño.

“Es una aspiración natural, legítima, pero también, en mi caso, estoy consciente de que además de esa aspiración, pues intervienen otros factores, intervienen procedimientos,  tiempo, que se irán dando en su momento”, dijo el fin de semana en Tampico 

“La aspiración la tengo, pero también la conciencia de que ahorita mi responsabilidad principal, es dar resultados en donde estoy, y ya, en cuanto lleguen los tiempos habremos de tomar ahí una decisión, yo estoy en la mejor disposición, pero no es nada más lo que yo piense, si no lo que también en su momento diga el partido, que es MORENA y también lo que diga cómo se vayan dando las situaciones”.

González Valderrama es un buen hombre, dicen los que lo conocen, que se fue hace muchos años a la CDMX, su acento de hecho ya no es norteño, ni huasteco, habla como los chilangos y por eso, por su falta de arraigo creo que al revelar sus aspiraciones lo hace sin aspavientos, porque si a alguno de los soñadores de MORENA le resultaría difícil una campaña estatal es a él.

Me explico, podría ser el más preparado para administrar el estado, ya fue delegado en uno de los ahora municipios del ex DF y los otros que aspiran por la 4T ninguno ha sido alcalde; pero esa que podría ser su fortaleza se debilita con la falta de conocimiento que se tiene de él por parte de los posibles votantes. 

Miren, si Américo Villarreal que se supone ganó la senaduría, se para en una plaza, entra a un restaurante y pasa como desconocido, a González Valderrama le podría ocurrir peor, por lo que una candidatura sería completamente cuesta arriba.

De hecho en su vista al sur, dijo que MORENA tiene buena aceptación en Tamaulipas, pero que con ello no bastaría.

“Pero no es lo único que se necesita, se requiere también estructura, se requiere unidad, se requiere un compromiso con el proyecto nacional  y bueno todo eso va contar, pero ahorita en este momento la aceptación, entre las y los Tamaulipecos es muy buena, es óptima, pero hace falta trabajar”.

Incluso ese diagnóstico es muy optimista, porque en la última elección local, su partido sólo ganó una de las diputaciones locales, una de más de 20, todas las otras las ganó el PAN, lo que sí es cierto es que MORENA es la segunda fuerza en Tamaulipas y que ahora si tendrán dinero para las campañas.

Pero el diagnóstico que si trae buen claro y acertado González Valderrama, es el del estatus de su partido en Tamaulipas, que de hecho es el reflejo de lo que vive a nivel nacional, donde en un año no han logrado ni siquiera ponerse de acuerdo para renovar la dirigencia.

Un partido sin unidad en Tamaulipas, sin estructura, ni liderazgos visibles, con pleitos muy evidentes entre los que quieren ser candidatos y un PAN que viene de ganar casi todo, con un gobernador como Francisco Javier García Cabeza de Vaca bien evaluado, en el top de los mandatarios estatales de acuerdo a varias encuestas, pinta para que al que sea de los de la 4T les resulte casi imposible ganar la elección; aunque el tiempo lo dirá.

Como sea, válidas las aspiraciones del tampiqueño, quien por cierto anduvo en el sur acompañado de Javier Villarreal, el priista de Mante, se fotografió con Roberto González Barba, priista porteño.

Alcaldes; algunos se irán…

Antes de que termine el año, les diré aquí mismo: se los dije!. No puedo decir mas, pero creo que la suerte de algunos alcaldes en funciones está echada y no van a llegar al 2021 como presidentes municipales.

Recordemos que ese año se renovarán las 43 alcaldías, el Congreso local y las diputaciones federales. Será una jornada crucial para la del año siguiente, es decir el 2022, en la que votaremos por el sustituto de Cabeza de Vaca, que dejará vacante la gubernatura.

Por eso las fuerzas políticas del estado ven como el preludio del 2022 lo que ocurra en el 2021; quien gane la mayoría de las alcaldías y el control del Congreso, apuéstenlo va a ganar la gubernatura.

Por eso creo que se comenzarán a cocinar planes para los alcaldes que no están dando el kilo, que resultarían tóxicos para la elección y les buscarán una salida ‘decorosa’ antes de que hagan más daño. Comentarios: meliton-garcia@hotmail.com Twitter: @melitong