)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Nombres, nombres…
Columnas: CONFESIONARIO

Nombres, nombres…

/ 12 de febrero, 2020 / MELITÓN GARCÍA DE LA ROSA

Aunque faltan por ahí de 15 meses para la renovación de las 43 alcaldías de Tamaulipas, el ambiente se ha comenzado a calentar en las principales ciudades de la Entidad y ya suenan los nombres de entre quienes saldrán los candidatos.

Así es mis queridos boes, salvo Tampico donde no hay forma de que algún panista le quiera competir a Jesús ‘Chucho’ Nader quien se perfila sin problemas a la reelección, en las otras esquinas de la zona conurbada del sur; Madero y Altamira los panistas ya tienen figuras para sopesar la decisión.

Para Madero, donde ahora gobierna Adrián Oseguera emanado de MORENA, los prospectos son solo dos: Agustín De la Huerta, quien tiene entre otros méritos el haber competido por la alcaldía, en los tiempos en que ganarle al PRI y su maquinaria era casi imposible, además claro del exitoso papel que ha tenido al frente del Conalep en Tamaulipas al que a base de logros académicos le ha cambiado para bien el rostro.

Al Guty le tocaría competir internamente con Carlos Fernández Altamirano, hoy titular del Instituto Estatal del Deporte quien desde hace unas semanas aparece en todos ‘los moles’ de ese municipio.

Anótenle ahí, que hay un grupo muy fuerte desde lo más alto de la política en Tamaulipas que impulsa la idea de que Carlos Fernández sea el candidato y me aseguran que han medido y tiene muchas posibilidades de ganar.

¿Qué le falta al muchacho?, entender que tiene que comenzar a hablar de todos los temas y no medio platicar de deportes y con dos o tres periodistas de ese ramo, buscarse asesores más que estar rodeado de sus cuates que creen que saben. 

Ahí en Madero MORENA es un enigma, por un lado sus estatutos impiden la reelección, aunque Oseguera pudiera ir por el PT por ejemplo que fue en coalición con el partido de AMLO.

Aunque también hay que anotar que cada vez es más el rumor de que el alcalde Oseguera está siendo empujado por varios grupos para que compita por la gubernatura, veremos qué decide el munícipe. 

En Altamira el PAN tiene de dos sopas: la de Karla Mar, diputada local que ha sido una sorpresa, cercana a la gente y porque además tiene las simpatías del grupo o grupos políticos locales que le arrebataron al PRI la alcaldía y la pusieron en manos del azul con Alma Laura Amparán.

La otra sopa, es la que representa el también diputado local Miguel Gómez Orta, que suelto de la lengua desde el año pasado ya se decía el próximo alcalde de Altamira, que porque el gobernador ya lo palomeo.

Gómez Orta se mueve por todos lados, no desaprovecha ningún evento de la alcaldesa, aunque muchos le hagan el fuchi, sobre todo los que recuerdan que al legislador le decían ‘El Trampitas’ cuando en sus tiempos de priista aseguran era el terror de los antros que tenían que reportarse con los moches.

Igual que en Madero y Tampico si MORENA no da señales de lo que puede ocurrir con sus candidatos, en Altamira menos, de los priistas de la zona sur todavía hay menos que decir, creo que nadie quiere gastar su dinero en una campaña que desde ahora está destinada a la derrota.

La capital Victoria ya comienza a dar color, ahí las últimas declaraciones de los panistas indican que no apostarán por la reelección del alcalde en turno y se barajan varios nombres de entre los que pudiera resultar el gallo blanquiazul.

La diputada local Pilar Gómez, si tiene posibilidades, no deben haberle dicho aún que no va, pero es evidente que no pinta, no crece, sino todo lo contrario, mientras que su compañero de bancada Arturo Soto ya decía el lunes que trae una relación sumamente fría con el mando azul, tan fría que los que saben insisten en que está congelado.

Lo que yo creo es que así como un día estuvo muy cerca, pero muy cerca del mando y de pronto se congeló, pues capaz que le llega el solazo y se descongela, si eso ocurre, júrenlo que será un serio aspirante a la alcaldía de Victoria, por tercera ocasión.

Y anótenle de una vez, para que luego no digan que no se los había adelantado: inscriban en la puja y con muchas, hartas posibilidades, al menos por ahora a Fernando Campos, el titular del ITACE en Tamaulipas.

El ex priista, tendría que cambiar algunas formas, acercarse y lograr modificar la impresión que tienen de él los que lo recuerdan en los años del tomasismo. Creo que puede hacerlo.

Ahí en la capital, entre en la puja, como les adelante el lunes, el diputado federal Mario Ramos quien ayer hizo público su renuncia al MC y su adhesión a la bancada del PAN.

En entrevista no descartó ir por la alcaldía, si se lo piden: 

“Me sumo a un grupo de voces de acción nacional en el estado que está siendo una oposición seria en Tamaulipas y todo el país, además de ser una caja de resonancia mayor a nivel nacional.”, dijo en entrevista.

“¿A quién no le gustaría? (ser alcalde) pero la verdad es que mi mente está enfocada en aprovechar ese espacio en Acción Nacional y sacarle todo el jugo, esa potencia que ahora tendremos en el color azul”. Los otros luego. Comentarios: meliton-garcia@hotmail.com Twitter: @melitong