Opinión

TAMPICO, CHUCHO y el PAN

Varios factores inciden en el escenario del futuro de la vida política de Tampico.

Uno, cuando los empresarios Robert y Herman Fleishman junto con Bruce Grossman se sentaron a la mesa para dialogar y coincidir por el progreso y la transformación de Tampico. Eso fortaleció a Chucho Nader

Dicen que la forma es fondo, y la reciente visita del Gobernador García Cabeza de Vaca para apoyar el trabajo de Nader, que inicio con una informal plática en la oficina del alcalde y continuo en una gira por la zona de los mercados, tuvo muchas lecturas.

Y para ningún tampiqueños fue indiferente que los constructores, los empresarios y comerciantes porteños, acudieron puntual a la convocatoria de Chucho Nader para apoyar con despensas a todos grupos más desprotegidos a consecuencia de la pandemia del Coronavirus.

La muerte de su hija, les cambio la vida al matrimonio Nader-Féres. Pero más cambió la actitud del pueblo porteño ante ellos. Algo sucedió, que las encuestas mostraron resultados sorprendentes.

La funcionaria mejor posicionada en el ayuntamiento fue Aída Féres de Nader, la Presidenta del DIF municipal. El mejor alcalde de las principales 100 ciudades del país en varias encuestas sucesivas según Mitofsky y que llamó la atención del CEN del PAN: obvio lo felicitaron.

Estos factores lo ubican en la posición del alcalde mejor posicionado en todo el estado, el consentido del gobernador y por tanto de apoyar a los candidatos que contenderán en las elecciones.

De tal suerte, que Chucho Nader tiene el visto bueno para la reelegirse y de apoyar para las elecciones que se avecinan a René Sentiés, –que lo quiere como si fuera su hijo– para la Diputación federal y en lo sucesivo para la alcaldía. Aunque para la diputación local tiene dos cartas, a la Regidora Nora Gómez, de origen puro, panista, hija de uno de los panistas duros y ortodoxos como Javier Gómez, y Mon Marón, quien como político es buen comerciante.

LOS DE ENFRENTE

Con una crisis de defunción o de funeral político, los compañeritos de enfrente, por más que se agrupan no logran juntar ni cien curiosos para el show de una pelea de canes.

Y es que ante la inminente aplicación de los santos óleos al PRI municipal y el difícil juego de encontrar a los dirigentes de Morena en el municipio, muchos operadores políticos “rentaron” sus servicios en la campaña de Chucho Nader.

Y como no fueron retribuidos como se merecían, salvo Eduardo Hernández Chavarría, que hizo Regidora a su esposa, se agruparon en torno a la Maestra Magda. Y Alejandro Rábago, el ex diputado federal Germán Pacheco, Espiridión y otros se buscan para rumiar su debilidades y escasas posibilidades de triunfo en las próximas elecciones.

A todos ellos se les vio recientemente, entregando despensas junto con el Senador Américo Villarreal en las Colonias Revolución Verde y Enrique Cárdenas, en los dominios de la Maestra Rufina y de la ex alcaldesa Magda.
Fernando Azcárraga y secuaces, también llorando por los rincones, -pues es innegable Chucho Nader tiene una aprobación ciudadana, difícil de igualar o superar-, busca a como dé lugar espacios para seguir en los reflectores.

Existe una cara nueva que pudiera dar la sorpresa, Carlos Pérez Hernández, presidente del Colegio de Abogados. Trae buena vibra, le entiende y puede surgir ante una clase política desgastada.

Sin embargo, aún falta tiempo para las elecciones y pudieran suceder hechos o cambios en el escenario.

Mientras tanto, tal parece que los tampiqueños ya decidieron y su voto no es por el PAN, es por Jesús Nader, como dice el Maestro José Ángel Solorio.

Tampico, está ganado para el PAN, como Matamoros para Morena y aunque en Madero se dará la gran batalla, se espera un triunfo contundente de Adrián Oseguera, lo que no pudiera suceder en Altamira, pues “El Chihuahuita” pudiera darle una paliza a Miguel Gómez Orta.
Mejor nos leemos mañana.