)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Se debe investigar a López-Gatell 
Columnas: ESTRICTAMENTE PERSONAL

Se debe investigar a López-Gatell 

/ 06 de julio, 2020 / Raymundo Riva Palacio

México superó el sábado a Francia en número de decesos, 30 mil 366 frente a 29 mil 896, y se acerca rápidamente a Italia, que tiene 34 mil 854 muertos por el covid 19, donde sus números van notoriamente a la baja, mientras que aquí van significativamente al alza. En número de contagios, México está en octavo lugar con 252 mil 165 casos acumulados, enfilándose a alcanzar al Reino Unido que lo supera por 34 mil 249, pero cuya transmisión de infección está a casi la mitad de la velocidad en este país.

Los números en México no son los que son -perdón por la redundancia-, sino aproximadamente dos terceras partes de la realidad que, de estarse registrando, nos colocaría probablemente muy cerca de Rusia o en el tercer sitio de muertes y contagios en el mundo, detrás de Estados Unidos y Brasil, a quienes triplica, sin embargo, en la tasa de letalidad.

No se trata de una competencia ni mucho menos, ni jugar a la carrera de caballos para ver qué país avanza más rápido en su dramática corrida, pero ayuda a problematizar la insistente negación del gobierno y sus inútiles esfuerzos por rechazar que su estrategia contra la pandemia está fracasando.

Se entiende, pero no se justifica. Corregir la estrategia sería reconocer que se equivocaron, y si nos atenemos a la conducta política del presidente Andrés Manuel López Obrador, él nunca falla y menos aún se equivoca en sus decisiones.

Apenas el sábado, por citar el último ejemplo, López-Gatell minimizó el informe del Registro Nacional de Población que dice que por cada muerte reportada por la Secretaría de Salud, había un promedio de 2.3 que no habían sido registradas, de acuerdo con las actas de defunción hasta el 19 de junio.

López-Gatell dijo que era muy difícil contabilizar los casos de personas que murieron en su casa o en la calle, rumbo al hospital, pero es una mentira.

Según el Conacyt, que trabaja con cerca de él, el 10.55% de los decesos fueron de personas que no llegaron al hospital.

El subsecretario sigue hablando de números, no de personas. Pero aún en sus dichos se encuentran las fallas estratégicas. ¿Cuántas veces se han documentado los mensajes cruzados y los absurdos de la fe como antídoto para el virus? El resultado ominoso, como se ve en comunidades y calles, es que son palabras a las que cientos de miles han hecho caso. ¿Cuántas veces se ha hablado del subregistro? Tantas veces como López-Gatell lo negó hasta que la evidencia lo calló. ¿Cuántas veces han presumido que no hay saturación de hospitales como prueba de éxito? Bueno, si hubo subregistro, si miles murieron sin ser hospitalizadas, si nunca se hicieron pruebas para detectar el comportamiento del covid y al mismo tiempo se incrementó sustantivamente la capacidad de camas, la variable de capacidad hospitalaria es un sofisma.

A la demagogia irresponsable del Presidente de hablar del carácter del mexicano como un muro que impide avanzar al coronavirus, se sumó la insensatez del científico, preocupado por no enfrentar el carácter violento y autoritario de López Obrador, en lugar de velar por la vida de los mexicanos.

La estrategia de López-Gatell está colapsada, y tendría que ser llamado a cuentas para determinar su responsabilidad por los decesos y contagios derivados de su estrategia sanitaria, como está sucediendo en otros países.

La semana pasada, el presidente francés Emmanuel Macron hizo un ajuste radical en su gabinete, que incluyó la remoción del primer ministro Édourad Phillipe, a quien, inmediatamente después, al igual que otro despedido, el ministro de Salud, Oliver Véran y su antecesora Agnès Byzyn, empezó a ser investigado por la justicia para determinar su grado de responsabilidad durante el brote de la pandemia. Noventa denuncias se presentaron contra Phillipe, de las cuales se han analizado 53 y nueve de ellas fueron admitidas para la investigación, bajo el único cargo, “no luchar contra un desastre”.

Aquí, López-Gatell, se podría argumentar, luchó por el desastre con  mensajes tales como no usar cubre bocas porque no servía para nada, o decir que la fuerza moral de López Obrador impedía que fuera contagiado. En Italia, donde no hubo estas estrafalarias declaraciones, la fiscalía de Bérgamo, la región más afectada por el covid, tomó la declaración del primer ministro, Guiseppe Conte, dentro de una investigación sobre el retraso del confinamiento de dos municipios de Lombardía. Aquí, ¿recuerdan cuando el Presidente pedía abrazarse y no dejar de salir cuando el contagio ya había comenzado?

El subsecretario avaló todo, en una falta de ética institucional que tuvieron, en cambio, dos ministros de Salud en Brasil por discrepar con el presidente Jair Bolsonaro, que como López Obrador, minimizó la crisis. A uno, que lo enfrentó frontalmente, lo cesó; el segundo le renunció por “incompatibilidad” con el Ejecutivo. Pero López-Gatell, nos lo prueba cotidianamente, carece de esa dignidad. Primero queda bien con el Presidente, no lo incomoda ni contraviene, y después, lo que sea.

No está solo. Las mayorías de Morena en las cámaras están igual y frenarán cualquier intento de investigación. La forma como lo han tratado en sus comparecencias y permitido su insolencia e irrespeto por un poder del Estado, refleja el enanismo legislativo y la impunidad con la que se siente el subsecretario. Del Poder Judicial tampoco hay que esperar nada mientras siga su presidente apologista del proyecto de López Obrador -a cuyo equipo le debe el puesto-, que frenaría eventuales demandas, si se siguiera el ejemplo de Francia. Es decir, institucionalmente no hay mucho que hacer, porque los espacios de los contrapesos fueron colonizados por López Obrador.

Investigar a López-Gatell es un objetivo que debe seguir impulsándose, aunque el Estado no este funcionando. Hay que pujar por la responsabilidad institucional de instituciones que quieren convertirse en bananeras.
rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa