)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > PAISANOS AL RESCATE
Columnas: Cabrito News

PAISANOS AL RESCATE

/ 18 de julio, 2020 / HOMERO HINOJOSA

Las filas en el Oxxo, Walmart y Elektra para cobrar dinero proveniente de Western Union o de MoneyGram están a la orden del día, claro está, siempre y cuando los beneficiarios se presenten con obligado cubrebocas.
Y es que los paisanos de Nueva York, Chicago y Carrizo Springs están enviando más dólares desde este el mes de mayo. Y esto tiene diversas explicaciones.
Según el Banco de México, las familias migrantes que viven y trabajan en el exterior mandaron a sus hogares mexicanos remesas por alrededor de 3 mil 300 millones de dólares en mayo (18 por ciento más que en abril) y 3 mil 100 millones en junio.
A nivel mundial México ocupa el tercer lugar de países beneficiados por las remesas anualmente (38.5 mil millones de dólares) solo precedido por India (83.1 mil millones de dólares) y China (68.4 mil millones de dólares), según reportes del Banco Mundial.
Diversos son los factores que explican el crecimiento reflejado estos dos últimos meses, sobre todo considerando un factor negativo que se ha hecho presente en esta pandemia: la crisis del empleo en Estados Unidos, que es de donde proviene la mayoría de estos ingresos.
Sin embargo, algunos expertos dicen que una tercera parte de los migrantes mexicanos que envían remesas ya cuentan con la ciudadanía norteamericana. Ello les facilita el acceso a los apoyos federales de aquel país luego de que algunos se vieron afectados de manera temporal en sus empleos y en algunos casos fueron despedidos.
También se han beneficiado de manera importante por los apoyos estatales del lugar de residencia (cada estado tiene su propio programa) y por la reactivación de algunos sectores productivos, sobre todo en aquellos negocios en donde los mexicanos son fuerza laboral predominante (como la construcción, los restaurantes y los servicios domésticos).
Otro factor que explica el aumento de remesas tendría que ver con una simple muestra de solidaridad y generosidad que han tenido mexicanos residentes e indocumentados en EEUU para ayudar a sus familias acá en México cuyos integrantes también han quedado desempleados en medio de esta crisis por el Covid-19.
El impacto de las remesas también se ha visto registrado en las reservas internacionales, las cuales se han incrementado 10 mil 245 millones de dólares, ubicándose al 10 de julio en 191 mil 122 millones de dólares, su nivel más alto desde mediados de julio del 2015, según reporta Banxico.
Dicho aumento en el flujo de remesas ha caído como “anillo
al dedo” en un momento en que otras fuentes, como las ventas de petróleo al exterior y los gastos de los turistas en el País, se han visto afectados. Tan solo en los primeros cinco meses de este año, México tuvo remesas por 15 mil 538 millones de dólares, 2 mil 434 millones más que en el mismo periodo del 2019.
Es decir, el dinero logrado con el sudor de nuestros paisanos
no solo contribuye para dar de comer a decenas de miles de familiares acá en México, sino también apuntala en buena medida a nuestras reservas y ayuda a crear un blindaje sólido ante escenarios de especulación cambiaria que le podrían pegar al Peso.