)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Urge la depuración
Columnas: Llera Siempre es noticia

Urge la depuración

/ 07 de marzo, 2015 / Othón Villarreal Guzmán

Vamos a abordar un tema que mucho tiene que ver con dos viejas colonias supuestamente ubicadas hacia el lado oriente del pueblo de mis mayores y que de colonia sólo tienen el nombre, pues mire usted, una de éstas lleva el pomposo nombre de “La Magisterial”, nacida allá por los años setenta del siglo pasado cuando estaba en todo su apogeo la escuela secundaria “Genaro G. Ruiz” y que por lo mismo la planta de maestros de aquel entonces no tuvo problema alguno para adquirir un lote en estos terrenos, pues sólo bastaba con enlistarse, estar bien con el finado profesor Roberto Alanís Hernández y regalarles un predio a los maestros Ramiro Oquita Meléndrez y Eleno Medina por su apoyo en la legalización de los trámites, que por cierto jamás quisieron vivir en Llera, tampoco construyeron y al final vendieron sus dizques propiedades.

Con el correr de los años muchos de sus viejos dueños ya murieron, otros vendieron o traspasaron sus lotes y los restantes los tienen abandonados, aun así el Gobierno del Estado como el Municipal de aquellos ayeres con tal de tenerlos contentos introdujeron el alumbrado público, agua potable y arreglaron sus calles. Actualmente viven en esa supuesta colonia alrededor de diez familias pero no son maestros y tampoco pertenecen al sector educativo del pueblo.

Años después, concretamente en 1995, el alcalde Juan Emilio Castro Soto compró al señor Fernando Morales alrededor de cinco hectáreas para levantar una colonia popular pero pasó el tiempo y nadie quiso irse a vivir en esos terrenos supuestamente porque están ubicados en una área de riesgo; y efectivamente, pues en tres o cinco ocasiones las aguas del río Guayalejo los ha inundado.

Aun así los tres últimos gobiernos municipales con tal de interesar a la gente para que construyan sus viviendas en ese lugar les alineó las calles, llevaron las bases para instalar el drenaje y el agua potable, es más el ITAVU tiene asignados dos millones 500 mil pesos para meter los servicios básicos a toda la colonia pero nadie quiere comprar así sea barato el precio por lote.

En cambio colonias prácticamente nuevas como la Enrique Cárdenas González, Emiliano Zapara y Cítricos están sumamente pobladas, cuentan con los servicios básicos y tienen jardín de niños como el primer centro poblacional aquí mencionado, otras como La Morelos y La Obrera están súper habitadas y hasta un campo de fut bol tienen sin faltarles los servicios básicos como ocurre también con La Miradores y la Agustín Castro que se localizan allá por el entronque de la carretera nacional con la vía corta Llera- Zaragoza.

En fin como pueden observar la colonia Magisterial requiere de una urgente depuración pues no se vale que en su mayor parte esté deshabitada e incluso hay familias que poseen hasta dos que tres lotes y no construyen, es más varios propietarios no han cubierto sus impuestos catastrales y hay quienes adeudan hasta la instalación de los servicios básicos.

Por lo que se refiere a la colonia ubicada en los terrenos que fueran de don Fernando Morales pienso que el ITAVU debe promover la venta de lotes pero para que la gente esté dispuesta a irse a vivir en esos terrenos se necesita se construya un dren hacia el lado del río Guayalejo pero también se le aplique un relleno a fin de levantar el nivel y evitar se inunde en temporada de lluvias o cuando se crezca el río pues en las condiciones en que se encuentra sería un fraude la venta de lotes.

Por lo tanto concluimos el tema con una invitación a los gobiernos estatal y municipal para que vayan pensando en cómo beneficiar familias sin terreno donde edificar como podrían ser estas llamadas colonias pues según los informes recabados por esta tribuna La Magisterial ya va para los cuarenta años y sigue en las mismas en tanto que la de los mil nombres le anda pegándole a los veinte años y ni un solo cariñito le hace ITAVU, en estas condiciones cómo fregados van a vender lotes si no le invierte el Señor Director General. HASTA MAÑANA Y BUENA SUERTE.