)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > El combustible de la segregación
Columnas: CLAROSCURO

El combustible de la segregación

/ 08 de junio, 2020 / Alejandro de Anda

LO CLARO. ¿La parte divertida de quedarse en casa? ¡Claro que la hay!
La mejor manera de ‘explorar’, después de la muy lejana infancia.
La capacidad adormecida de la observación de lo que nos rodea, tiene aplicación inmediata.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas nos participa sobre la enorme cantidad de aplicaciones que la ciencia aporta en esta materia.

La taxonomía (clasificación u orden) en este caso de las plantas que nos son endémicas.

Como el mezquite, de presencia natural en tierras del norte de México y cuyo uso va más allá de la sombra. Donde además de ser una especie maderable para la realización de muebles, su fruto aporta una deliciosa mermelada y mediante una infusión, ayuda al tratamiento de enfermedades de los ojos.

La naturaleza es nuestra aliada y compañera.

LO MUY OSCURO. “No puedo respirar”… George Floyd. Mayo de 2020.
La guerra civil de Estados Unidos, tuvo lugar en 1860 y fue debido a que el presidente Abraham Lincoln decretaba la abolición de la esclavitud, a la que se oponían los estados confederados del sur del país.

La razón: requerían la mano de obra de los esclavos negros para el cultivo de sus parcelas.

El resultado se sumó en más de un millón de muertes entre soldados y civiles.

“¡Viva Cristo Rey!” el 1 de enero de 1927 daba comienzo un ardiente enfrentamiento entre el gobierno de Plutarco Elías Calles y la comunidad católica mexicana liderada por René Capistrán Garza; líder de la Asociación

Mexicana de la Juventud Católica.

La disputa por la disipación segregacionista religiosa a manos del presidente Calles (Ley Calles) resultaría a la postre en esa ‘lucha cristera’ con un sangriento saldo de 90 mil muertes en el episodio más oscuro entre la política y la religión en México.

Según los humanistas, el término segregación comprendería al menos seis distintos enfoques que encasillarían a este término sociológico.

La segregación racial, que ‘distingue’ a la clase minoritaria debido a su color de piel. La étnica, que deriva de su etnia o cultura. La sexual o de género que no requiere explicación.

La religiosa en virtud de su creencia. La política que distingue a esas tendencias de mucha actualidad y la segregación urbana; que señala la diferenciación entre clases o grupos sociales.

Cada una habría llevado movimientos de masas que han marcado épocas.

Sin embargo, este aciago año 2020 quizá podríamos aseverar que las seis clases predominan en su permanencia ¡en el mismo año!

La exacerbación de emociones que mueven a las masas, dieron punta de lanza con los hechos ocurridos en los Estados Unidos y el asesinato de George Floyd por abuso de fuerza policial a manos de Dereck Chauvin.

Con un lastimero “No puedo respirar”, abandonaba su cuerpo mortal el afroamericano sometido por la posesión de un billete de 20 dólares bajo la fuerza excesiva del policía anglo.

Las reacciones en todo el territorio estadunidense han complicado la vida política, económica y hasta la existencia del coronavirus en aquel país.

Por vecindad, en el municipio jalisciense de Ixtlahuacán. Giovanni López, albañil de 30 años recibió uso excesivo de fuerza policial (10 elementos armados le sometieron) por no usar cubrebocas.

El resultado de su detención fue su fallecimiento tras ser conducido a los separos municipales y tiempo después de su detención presentaría golpes, tortura y un balazo en una pierna. (4 de mayo 2020).

Y mientras movimiento ciudadano, PAN, PRI, MORENA se rasgan vestiduras para darle respuestas a la indignada sociedad por ver quién asume la culpa de esa muerte, no entienden aquellos que a la comunidad su única respuesta posible es que el gobierno no sirve. Que no importan los colores.

Quizá el discurso empleado por el mandatario nacional desde campaña sea parte de la gasolina que requería la hastiada sociedad frente a una clase política que segrega al resto bajo la premisa de que quien gobierna, es el que manda. Y que TODOS quienes forman parte de la administración pública son corruptos.

El caldo de cultivo es el hartazgo social y las consecuencias se traducen en una comunidad que destroza monumentos, transporte público, todo lo que represente a una autoridad totalitaria. Del color que sea. O la suma de todos los colores. Combustible hacia una anarquía…

Giovanni y Floyd son la punta de un granito que amenazaba con reventar la pus y descontento contenidos. Es conveniente dejar de lado las conveniencias políticas o presupuestales y comenzar a administrar justicia por igual.

COLOFÓN: En su airada protesta -sumada a los manifestantes- el basquetbolista profesional LeBron James alza la voz en redes “¿Por qué Estados Unidos no nos quiere?”. Acá en México… lo decimos todos sobre nuestros gobiernos. TODOS…

alejandrodeanda@hotmail.com
@deandaalejandro