Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > La república de instituciones
Columnas: Indicador Político

La república de instituciones

/ 13 de marzo, 2018 / Carlos Ramírez

A pesar de que hubo advertencias suficientes en el sentido de que el mercado como sistema productivo de la democracia liberal estaba desequilibrando la relación entre las clases, ninguna conciencia liberal hizo el esfuerzo de encontrar el modelo de democracia y mercado justo.

En otro artículo reciente, Enrique Krauze sale en defensa de la democracia de los griegos, a pesar de que Platón y sobre todo Aristóteles señalaban que era el gobierno del desorden por el tumulto de las bases al ejercer el poder. Claro, el ágora griega era más ordenada.

Los dos griegos también dieron una salida: la transformación de una democracia directa en una república de instituciones, leyes y mecanismos de justicia distributiva. En los doscientos ocho años de vida independiente, la única república real fue la que no existió: de 1861 a 1867, del final de la guerra de Reforma a la reinstalación del gobierno en la Ciudad de México, fue la república itinerante; los tres poderes funcionaron en equilibrio, el imperio de la ley fue enérgico y la sociedad permitió la fundación del Estado-nación.

El acoso del populismo y su posibilidad de llegar a la presidencia de la república en 2018 se debe asumir como un fracaso político e ideológico de la democracia liberal que permitió la existencia de un neoliberalismo de mercado depredador y capitalismo salvaje que creó una mayoría social de marginados. El neoliberalismo fondomonetarista instaurado por Carlos Salinas en 1979-1994 y profundizado por gobiernos del PRI y del PAN hasta el 2018 creó las condiciones para el populismo cardenista-poscardenista-lopezobradorista.

La democracia liberal permitió que el ejercicio de la libertad se agotara en el acceso al poder y luego se casó con el neoliberalismo de mercado, asumiendo a éste como el espacio productivo ideal. Así, el resultado de neoliberalismo de mercado depredador de la democracia liberal creó pocos ricos y muchos pobres, algo que Aristóteles había advertido como la otra desigualdad: “por agregación numérica los pobres, que son la mayoría, suman más poder que los ricos”.

La república fue aplastada por los centralistas, Porfirio Díaz, los revolucionarios, la Constitución de 1917 que creó el Estado y el sistema/régimen actual, el caudillismo y el PRI con su presidencialismo absolutista. La democracia que pidió Octavio Paz en 1969 en Austin debía tener el adjetivo de republicana, en 1984 Krauze estableció la democracia sin adjetivos y en 1985 Carlos Salinas de Gortari razonó la democracia de mercado libre.

La república es el liberalismo más la justicia distributiva, pues sólo así llegaría a nivel de modelo de sociedad justa e ideal. En 1985 Salinas explicó, basándose en Theda Skocpol, el fin del Estado republicano con objetivos de equilibrio social y el dominio de mercado hizo perder a los mexicanos el bienestar.

Home

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh