Victoria
Estás en: Expreso > Victoria > Panteón forense: nueva esperanza

Panteón forense: nueva esperanza

El lunes inicia operaciones en el municipio de Miguel Alemán; activistas y familiares de personas desaparecidas lo ven como una oportunidad para ordenar los cientos de cuerpos que hay en el estado, y facilitar su...

/ 15 de abril, 2018 / Carlos Manuel Juárez

CIUDAD VICTORIA, Tamaulipas.- Una nueva esperanza brota en las mujeres y los hombres que tienen un familiar desaparecido. A partir de este lunes, entrará en operación el panteón forense “Unidos por el Recuerdo” en Miguel Alemán.

Integrantes de colectivos y organizaciones defensoras de derechos humanos reconocen que el ordenamiento de las fosas comunes representa una ilusión de reencontrarse con sus familiares, algunos desaparecidos hace ocho años.

El cementerio está enclavado en el corazón de la región Ribereña, franja integrada por los municipios de Díaz Ordaz, Camargo, Miguel Alemán, Mier y Guerrero. Aquí, de acuerdo con el reporte mensual de la Secretaría de Gobernación, han desaparecido un estimado de 300 personas.

Pese a ser más de 3 centenas de no localizados, solamente un grupo es visible en esta región: el colectivo “21 de Mayo”, integrado por 8 personas -quienes aparecen con nombres falsos por temor a represalias- ellas y ellos saben que existe la posibilidad de reencontrarse con sus parientes.

“Aquí es muy raro, de los que tenemos desaparecidos, que tengamos solo uno, todos tenemos más desaparecidos, más familiares, póngale que sobrinos o tíos o primos, hay muchos, mínimo cada quien tiene 3 o 4”, cuenta la señora Carmen.

Ella hace 8 años que no sabe de su hijo, al igual que Eulalio a su hijo y Antonia a su esposo. Sin embargo, no son sus únicos familiares desaparecidos. También hay cuatro sobrinos, una sobrina, una cuñada y familiares políticos. Daniela, otra mujer que se unió a la agrupación, busca a su hijo, un tío y un primo.

Los familiares de Carmen, Eulalio y Antonia desaparecieron el 21 de mayo de 2010. Ellos y cinco hombres más eran empleados de la empresa Delta, contratista de Petróleos Mexicanos (Pemex). Los obreros trabajaban en la estación de compresión Gigante 1, a unos 300 metros de la carretera Ribereña que comunica Nueva Ciudad Guerrero con Nuevo Laredo.

“Varias personas vieron y una persona que estaba entre el monte. Se llevaron cuatro camionetas y encontraron dos. La Marina las encontró pero no las revisaron y las entregaron a la misma empresa, en lugar de inspeccionar si había rastros de ADN. La compañía desapareció y no se hicieron cargo de nada. A los dos meses los dieron de baja como si hubieran renunciado”, explica una las afectadas.

Los familiares denunciaron ante la PGJ y comenzaron a buscarlos desde el primer día. “Nosotros fuimos con cierta esperanza de que los hayan retenido, como supuestamente antes los investigaban y te los soltaban, cosa que no sucedió con los nuestros. La empresa dijo que estaba negociando, que al rato nos los devuelven y ya va para 8 años”, comenta otra víctima.

“Espero que encontremos a nuestros familiares vivos o muertos para tener dónde ir a verlos, porque hay días en que uno anda bien positivo, pero hay días que se te viene a la cabeza qué les hicieron”, afirma.

El proyecto

Por lo menos trescientos veinticuatro cadáveres de personas no identificadas se exhumarán, informó el gobierno de Tamaulipas. Los cientos de cuerpos están integrados a investigaciones de agencias del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Mier, Miguel Alemán y Camargo.

“Estamos iniciando una esperanza para muchas familias que deseamos que estas personas desaparecidas aparezcan. Ha costado mucho trabajo, pero más que trabajo mucho dolor de todos nosotros y todas las personas que están esperando por volver a ver a sus seres queridos de regreso a casa”, dijo la activista Josefina de León, de la Red de Desaparecidos En Tamaulipas.

La Unidad Especializada en la Investigación y Tratamiento de Cadáveres de Personas no Identificadas, creada en esta administración, es quien lidera los trabajos para ordenar las fosas comunes en panteones tamaulipecos.

La Agencia de Cooperación Alemana y la Fundación de Antropología Forense de Guatemala dan la certidumbre del proyecto de identificación. Los especialistas internacionales impartieron talleres de ciencias forenses a integrantes de colectivos estatales.

Para Graciela Pérez, mujer que busca a su hija Milynali, sus sobrinos José Arturo, Alexis y Aldo de Jesús y su hermano Ignacio, la apertura del panteón no representa necesariamente un triunfo.

“No es halago ni orgullo estar en estos sitios, ya que desde hace años hemos exigido el reordenamiento y dignificación de fosas comunes con la esperanza de descartar que esté alguien de los que buscamos”, publicó la buscadora Graciela Pérez, fundadora de Milynali Red CFC, A.C.

Crisis nacional

En México hay 35 mil cuerpos sin identificar en los Servicios Médicos Forenses (Semefos), fosas comunes y panteones ministeriales, declaró el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Rafael Adrián Avante Juárez, antes de reunirse con el comisionado Nacional de Búsqueda, Roberto Cabrera Alfaro, colectivos y familiares de víctimas, y autoridades del estado.

Previo a la llegada de las autoridades locales, los colectivos y familiares de víctimas expusieron las anomalías en la búsqueda y localización de personas desaparecidas, y sostuvieron que la falta de confronta de las bases de datos de personas desaparecidas, no identificadas y de los Semefos.“Tenemos 35 mil cadáveres sin identificar y alrededor de 30 mil denuncias por personas desaparecidas, por lo que es imperante tener las fichas digitales de ambos casos y seguramente habrá una cantidad importante de coincidencias“, dijo Avante Juárez.

El subsecretario gubernamental de Derechos Humanos admitió que Fiscalías y Procuradurías de Justicia presuntamente tienen sus carpetas de investigación pero con información incorrecta o incompleta lo que complica aún más su identificación.

PGR también va por panteón

Los cientos de hallazgos de restos humanos en fosas clandestinas del país ha provocado que la Procuraduría General de la República (PGR) proyecte la construcción de un panteón forense, informó el director del Centro Médico Forense Federal (Cemefofe) PGR, Eduardo González Mata.

“Es un fenómeno que se tiene en todos los servicios médicos forenses del país y ya los rebasó la cantidad de cadáveres que es posible tener bajo resguardo y conservación. Necesitamos la creación de un panteón forense, de un depósito de cadáveres en tránsito forenses”, declaró el funcionario en entrevista.

En México hay 34 mil 268 personas reportadas como desaparecidas ante el gobierno federal o los estatales.  Veinticinco mil 470 son hombres y ocho mil 798 son mujeres, de acuerdo el total de registros de personas relacionadas con averiguaciones previas, carpetas de investigación o actas circunstanciadas del fuero común que permanecen sin localizar al corte del 31 de enero del 2018.

El proyecto, elaborado por la coordinación de Servicios Periciales, plantea un espacio para 2 mil cuerpos con las necesidades para la inhumación exclusiva. Además, requiere que el Congreso de la Unión legisle la temporalidad del resguardo de los restos en el panteón y el proceso que aplicaría la PGR a partir del hallazgo.

Por ahora, el procedimiento marca que al no reclamar los restos, el Ministerio Público de la Federación determina el destino. El Cemefofe recaba los perfiles genéticos, mismos que son incluidos en una ficha cuando los restos terminan en panteones comunes, para facilitar la localización en caso de coincidencias en la base de datos genética.

“Podemos tener todas las experticias (diligencias) prácticas, es decir, tenemos su perfil genético, su estudio odontológico, causa de muerte, criminalística y foto, pero si es un cadáver que no ha sido reclamado por nadie, nuestra obligación es mantenerlo hasta que sea identificado. Se inhuman con toda la reglamentación en panteones comunes. La idea es que cuando vengan los familiares y por perfil genético sea localizado se tenga certeza dónde fue inhumado y se pueda exhumar y entregar”, dijo González Mata.

Antes de 2012, la PGR no contaba con un Servicio Médico Forense. En abril de 2011, tras el hallazgo de 120 cuerpos en las fosas clandestinas en San Fernando, recurrió al Servicio Médico Forense de la Ciudad de México. El almacenamiento se contrató en una funeraria particular que fue rebasada en capacidad.

La Coordinación Nacional de Servicios Periciales y la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR tienen injerencia en el Cemefofe. Las instalaciones tiene una cámara de refrigeración fija para 150 cuerpos y una móvil – ubicada en tráiler- para 25 cuerpos bajo temperatura de 2 a 4 grados. En el vehículo se pueden realizar las necropsias al interior. A febrero de 2017, el Cemefofe alberga los restos de 218 personas. No todos ellos requieren de refrigeración, pero sí de un manejo cuidadoso.



¡No te lo pierdas!
Deja un comentario