Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Amenazas innecesarias
Columnas: Entre líneas

Amenazas innecesarias

/ 06 de julio, 2018 / Miguel Ángel Aguilar Rodríguez

Como era de esperarse, ahora todos le dan la espalda al ex candidato a la presidencia de la república por el ‘Frente por México’, RICARDO ANAYA CORTÉS.

El caso es que, todo parece indicar que las horas del llamado joven maravilla, están contadas en el PAN, donde seguramente se le empezará a arrinconar hasta hacerlo desesperar y, en una de esas, lo orillan a abandonar las filas de su amado partido, que a fuerza de ser sinceros, de hacerlo, no es ni sería el único que lo hiciera.

Ahora, como nunca y, como ha quedado demostrado, lo que menos existe en la política mexicana, es congruencia y convicción, menos lealtad a los colores e ideología partidista, todos anteponen, como siempre ha sido, el interés personal o de grupo, antes que la honestidad y transparencia, en cada una de sus acciones.

A ANAYA debe pesarle, como nunca, no haber entendido que erigirse e imponerse como el candidato de su partido, incluso de los partidos coaligados, al final, sería su tumba.

La soberbia y la intransigencia mostrada a lo largo de toda la campaña política, finalmente le cobró la factura, fueron varias las ocasiones en que le hicieron ver que debía modificar su plan de trabajo, sin embargo, desoyó e ignoró a quienes sabían lo que pasaba, de tal suerte que todo era cuestión de tiempo, para que todo se viniera al traste, como así sucedió.

En contraparte, en el bando triunfador escurre miel, amor, paz y buena vibra, ahí, empezando con el virtual presidente de México, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, todo es buena ventura y, como él mismo lo ha dicho, son momentos de sumar, de trabajar por el bien de todos los mexicanos.

Sus cada vez más frecuentes encuentros con las diversas cúpulas políticas y empresariales, le han dado poco a poco la confianza y fortaleza que necesita para arrancar su trabajo y de paso, aterrizar todas sus promesas de campaña, que por cierto, son muchas.

En otras cosas, cuando todo parecía indicar que la jornada electoral en Tamaulipas, culminaría sin sobresalto alguno, a juzgar por los hechos, no será así, al menos ese es el pensamiento de algunos partidos, principalmente, el PRI y MORENA.

Ambos partidos alegan y hablan de la existencia de una serie de inconsistencias suscitadas en la pasados comicios y, por lo mismo, habrán de impugnar los resultados ante las autoridades electorales.

Bajo este argumento, exigirán se contabilicen voto por voto los nueve distritos electorales, algunas alcaldías, así como la elección a senador.

Por lo pronto, en Reynosa, el candidato priísta SERAPIO CANTÚ BARRAGÁN se armó de “valor” y exige a los órganos electorales se revise la elección, a dicha postura se sumó el abanderado de MORENA, JOSÉ RAMÓN GÓMEZ.

En lo relativo a la elección de senador, quien alega ser el triunfador de la contienda, es el representante de MORENA, AMÉRICO VILLARREAL GUERRA, quien para soportar su hipótesis, asegura se realizaron diversas ilegalidades en su contra, el día de la elección.

En ese sentido, se dice que desde la Ciudad de México, habrían hablado conspicuos personajes de MORENA con la cúpula partidista del PAN, para que reconocieran y se respetara el presunto triunfo del doctor AMÉRICO, victoria que defiende a capa y espada acción nacional, pues como bien se sabe, dicho partido se alzo con la victoria en la pasada elección.

Mientras eso ocurre, algunos candidatos a las alcaldías de la entidad, han estado recibiendo sus constancias de mayoría, que los acredita como presidentes electos, entre ellos, XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI, de Victoria, MAKI ORTIZ de Reynosa y de H. Matamoros, MARIO LÓPEZ HERNÁNDEZ, del PAN los dos primeros y, de MORENA, el último.

En otro punto, nada bueno abona que algunos alcaldes triunfadores hayan comenzado a sembrar inquietud entre decenas de trabajadores, con la cantaleta de que van a ser despedidos apenas asuman el poder.

Lo único que crean es zozobra e incertidumbre entre la clase trabajadora, si lo van a hacer, para qué amenazarlos desde ahora.

Como si no supieran que el día de la elección, decenas de trabajadores fueron “invitados”, tanto por los ganadores como por los derrotados, a votar a su favor, que no entienden que lo hicieron por necesidad de trabajar o por ganarse algunos pesos extras.

maguilar96@hotmail.com