Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > AMLO, no todo es fiesta
Columnas: Polvo del camino

AMLO, no todo es fiesta

/ 01 de agosto, 2018 / Max Ávila

* El columnista es autor de las novelas: “Erase un periodista” y “Rinconada, la historia prohibida del maestro Ricardo”, además Premio Nacional de Periodismo 2016.

El 18 de febrero del 72, tras tomar posesión como director de la CFE, José López Portillo reunió al personal más calificado y al tiempo que oprimía un botón decía: “encender y
apagar la luz es todo lo que conozco de esta empresa que el presidente Echeverría ha puesto en mis manos. Les pido me ayuden porque de otra forma no podré cumplir la tarea encomendada”.

JLP duró en el cargo quince meses para después asumir la secretaría de Hacienda y posteriormente como sabéis, la presidencia de la república.

Es posible que también sea el caso de Manuel Bartlett Díaz en cuanto a que de la CFE solo sabe encender y apagar un foco, sin embargo no es por ello que su presunto nombramiento ha sido cuestionado, porque será administrador y no operador, sino por su tormentoso pasado político.

El discutido poblano fue secretario de Gobernación y Educación, respectivamente con Miguel de la Madrid y Salinas de Gortari, además, siendo todavía priista, gobernó su estado en los tiempos de Ernesto Zedillo.

Sin embargo, Bartlett alcanzó notoriedad al ser señalado responsable de “la caída del sistema” durante el proceso electoral que arrojó como “triunfador” a CSG, ante la indignación de los partidarios del resto de los candidatos que lo fueron, Cuauhtémoc Cárdenas por el Frente Democrático Nacional y el panista Manuel J. Clouthier.

En este aspecto, uno de los más férreos críticos fue Porfirio Muñoz Ledo, fundador del Frente Democrático, mismo que ahora comparte activismo en la Izquierda con su ex adversario Manuel Bartlett Díaz. Un dato es que ambos rebasan los ochenta años y podrían estar más allá del bien y el mal, sin embargo la memoria histórica no perdona y el juicio popular, ¡menos!..

El asunto es que Bartlett muy probablemente será director de la CFE sin merecimientos técnicos de ninguna especie, con todo y que AMLO argumente que ha sido un defensor convencido de la industria eléctrica, en contra del entreguismo asumido por la tecno burocracia en el poder.

Aquí habrá que incluir a José Antonio Meade que fue secretario de Energía en el gobierno de Felipe Calderón, aunque solo de enero a septiembre de 2011.

La propuesta ha despertado reacciones de todo tipo, incluso hacia el interior del equipo de AMLO. Se ha hecho viral la declaración de Tatiana Clouthier en cuanto a que existían otras opciones.

Sea que la hija de “Maquío” descalifica a Bartlett y sus razones tendrá porque seguro no olvida que al poblano se le acredita el presunto fraude electoral del 88. Tal como en su tiempo lo hizo el propio López Obrador.

DIFERENCIAS EN “MORENA”
Pero en MORENA existen otros inconformes, como el mismo Muñoz Ledo, quien no ocultó su interés de convertirse en embajador de México ante la ONU. Decepción debió padecer cuando para este puesto AMLO se inclinó por el ex Rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente.

Usted dirá que la república no está para cumplir caprichos y tiene razón, aunque el caso de Bartlett no deja de causar interrogantes, tal cual sucedió con el ya senador Napoleón Gómez Urrutia; el ex dirigente del PAN, Germán Martínez, propuesto para director del IMSS así como la invitación a Manuel Mondragón y Kalb para participar en el área de seguridad del próximo régimen, a pesar de que “no ha dado el ancho” en anteriores regímenes con todo y su bien ganada fama de incorruptible, lo cual es diferente a su incapacidad para lograr objetivos concretos, sobre todo en la lucha contra las adicciones.

“El doctor Mondragón, dicen, es un buen hombre cuyas ideas relacionadas con la administración pública, no corresponden a los tiempos modernos”. Y pue-que haya razón…pero AMLO sabrá lo que hace, “pa’ eso votamos por él”, dirá el ranchero.

SUCEDE QUE
La demanda de Jesús Hernández Anguiano contra el IETAM significa que fue despedido de manera no muy agradable. Lleva a suponer lo anterior, la evidencia de que al ex presidente-consejero no le fueron respetados sus elementales derechos laborales, al margen de que se trata de un hecho insólito.

Mientras tanto, Eliseo Castillo Tejeda está en el deber de “defender la chuleta” como delegado de Gobernación, sin embargo no le queda la presunción de que permanecerá en el puesto a pesar de AMLO y sus propuestas de cambio. (Que alguien le diga que el primero de julio ganó MORENA, que el PRI casi no existe y que las reglas del juego cambiarán a partir del primero de diciembre).

Extraña que Eliseo no lo entienda.

Y hasta la próxima.