Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > “Esfuman” $4 mil 566 millones
Columnas: Polvo del camino

“Esfuman” $4 mil 566 millones

/ 12 de septiembre, 2018 / Max Ávila

* El columnista es autor de las novelas “Erase un periodista” y “Rinconada, la historia prohibida del maestro Ricardo” y Premio Nacional de Periodismo 2016.

La mayoría “morenista” en la Cámara de Diputados inició los trámites rumbo a la derogación de la “reforma” educativa impulsada por el presidente Peña Nieto y su régimen neoliberal.

El primer paso lo dio este martes mediante un punto de acuerdo para suspender la evaluación, utilizada como instrumento para eliminar del sistema a la mayor cantidad posible de docentes.

Con esto se cumple parte de las promesas de campaña de AMLO, aunque lo mero importante será lograr en el menor tiempo posible, la desaparición de esta vergonzosa ley que colocó al magisterio nacionalista y democrático como objetivo a destruir por el supremo gobierno.

Y ni modo que sea invento.

Mientras tanto, a dos meses y días de abandonar la presidencia el régimen de EPN sigue ofreciendo sorpresas.

Ahora se trata de 700 millones de pesos que fueron “depositados” en domicilios particulares como “ganancia” de presuntos ilícitos cometidos a la sombra de Sedesol y Sedatu.

Por supuesto, durante la gestión de Rosario Robles Berlanga.

A este nuevo capítulo algunos medios le llaman “la segunda gran estafa”. (La primera fue aquella realizada con empresas fantasmas beneficiarias de contratos multimillonarios, otorgados por el gobierno federal).

En este sentido, la opinión pública se enteró que algunos albañiles, conserjes escolares y “limpia botas”, eran titulares de dichos contratos, sin que lo supieran.
Fraude al estilo tricolor.

Creo que fue por aquellos días, en monumental acto oficial, que Peña Nieto pidió a Rosario “no se preocupara”. Y todo indica que se lo rogará de nuevo porque las sospechas indican hacia la todavía titular de la secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

Y no es ocurrencia del escribidor sino resultado de la respectiva investigación realizada y denunciada por la Auditoría Superior de la Federación.

Por su parte, la hembra se defiende: “que me investiguen hasta por debajo de las piedras”…”si me lo prueban, renuncio al cargo”. (Mira tú).

Doña Rosario olvida que la acusan de ladrona no de tonta.

Pero pa’ mí que la suerte empieza a abandonarla.

La primera evidencia es que será llamada por el Senado de la República para que aclare el fraude.

No olvidéis que son muchos los “morenistas” que esperan la oportunidad de recordar a la mujerona su traición. Y Ricardo Monreal es uno de ellos.

EL ESCÁNDALO QUE VIENE
Si nos atenemos a las declaraciones de Jorge Espino Ascanio, Auditor Superior del estado, pronto estaremos ante un escándalo de mayúsculas proporciones.

Y es que “andan bailando” alrededor de 4 mil 566 millones de pesos gastados por la administración anterior, (y al parecer “alguito” de un poco más atrás), de los que no se sabe nada, nadita de nada.

El funcionario precisa que en el penoso asunto están inmiscuidos entre sesenta y setenta ex servidores públicos, incluso un ex gobernador, mismos que hasta ahora no han podido aclarar el destino de tales recursos.

(“Ni lo aclararán”, como dijo don Teofilito).

Y por lo tanto, es de esperar que sean presionados de otra manera.

Espino Ascanio no lo dice en forma abierta, sin embargo es de creer que el régimen actual está listo para proceder en consecuencia. Sea con la ley en la mano.

En el caso del Ejecutivo, los pendientes alcanzan 2 mil 245 millones de pesos y en cuanto a organismos descentralizados, la cifra llega a 838 millones.

El resto se divide, en ayuntamientos de diversa importancia cuyos ex integrantes y por el mismo motivo, están “en la cuerda floja”.

El problema se venía ventilando en diversos escenarios, incluso en el Congreso local, pero no con la contundencia que ahora lo hace el funcionario en cuestión.
Y seguramente cuando la tolerancia llegó al límite.

SUCEDE QUE
Con el nombramiento de Sandra Luz García Guajardo, la comunidad cultural espera la realización de un auténtico proyecto de estado en la materia, al margen de tendencias ideológicas o partidistas.

No es exagerado decir que lo hecho hasta ahora no corresponde a la importancia histórica de Tamaulipas en este aspecto.

La cultura ha sido marginada durante muchos años, como si no fuera el mejor método para rescatar y preservar principios y valores. Es decir, para mantener intacto el tejido social.

Ojalá y Sandra esté convencida de ello, o al menos que lo entienda en toda su magnitud.

Y hasta la próxima.