Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Manos adentro
Columnas: El Patinadero

Manos adentro

/ 29 de septiembre, 2018 / Juan Antonio Montoya Baez

Lo que es ser mediocre, miren que el PRI puso el grito en el cielo de la pura alegría, porque la Sala Regional de Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, resolvió una impugnación a su favor.

Ahora la dirigencia publicita en todo lo alto, que el PRI contará con 18 regidurías más, por lo cual contará con 91 regidores en los ayuntamientos de Tamaulipas.

SERGIO GUAJARDO MALDONADO, presidente del PRI en su cinismo sorprendente, señala que de esta manera el PRI se coloca como uno de los partidos que abanderará y gestionará demandas sociales para las familias, en los próximos gobiernos municipales.

Tan feliz estaba con el logro de tener regidores, que procedió a la entrega de la constancia que otorga el Instituto Estatal Electoral a regidores de Altamira, El Mante y Valle Hermoso. CHECO procedió a la entrega de los documentos acompañado de la Secretaria General, AIDA ZULEMA FLORES PEÑA.

GUAJARDO explicó, que fue mediante el recurso de impugnación en la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ubicado en Monterrey, Nuevo León, como se obtuvo el criterio constitucional en torno a la sub y sobre-representación y lograr la resolución favorable en los puestos de elección popular, en los que se refiere a este caso.

“En el diálogo hemos platicado con nuestros regidores y pedimos que nos olvidemos de ser una oposición responsable, que debemos ser una oposición demandante, crítica, firme, que todo redunde en beneficio de la militancia, en la gestión que se tiene que hacer en municipios y apoyos estatales para que nuestra gente, se vea beneficiada”.

Hasta aquí la disertación elocuente de GUAJARDO MALDONADO, sobre el logró enorme que obtuvo su dirigencia estatal en Tamaulipas.

Con esos números, cualquier líder del PRI ya hubiera sido obligado a renunciar, su militancia ya lo hubiera echado, pero no es así.

En su mediocridad presumen que tendrán en Tamaulipas 91 regidores, una cifra que no se acerca nada a los que tenía el PRI, antes de que tomara las riendas el apadrinado por el ex gobernador EGIDIO TORRE CANTÚ.

Es una gran realidad de que EGIDIO sigue metiendo las manos en Tamaulipas, no le importa destruir lo poco que queda del tricolor, quiere colocar a los suyos en las candidaturas a las diputaciones, mientras apadrina a sus candidatos a la dirigencia, esperando controlar nuevamente el CDE del tricolor.

No hay nada para vanagloriarse en el tricolor, perdió todas las alcaldías importantes, no ganó ninguna diputación federal, el PRI fue una verdadera caricatura de lo que fue antes.

El PRI, hoy sufre de las consecuencias y abusos que se cometieron y se siguen ejecutando, para quedarse con los mejores pedazos del pastel. No por merecimientos, si no por ambición personal, la disciplina e institucionalidad de sus militantes fue mal entendida y valorada, la transformaron en onanismo y sumisión.

Basta entender el principal motivo por el que impugnaron la repartición de las regidurías y es que dejaban fuera a la hermana de SERGIO, la señora MARISELA GUAJARDO, quien fue impuesta como candidata a regidora en la panilla de ÓSCAR ALMARAZ SMER y fue uno más de los lastres que arrastró durante su campaña.

Sin embargo, en su impugnación también se arrojan buenos resultados, como la llegada de CRISTIAN ALEJANDRO MEDINA VILLASANA, como regidor en Mante. Es un joven cuyo único padrino fue su trabajo reconocido por JULIO PORTALES, el candidato del PRI a la alcaldía cañera.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…

Contacto:
patinadero@hotmail.com