Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Magda y Elvia: el rompimiento
Columnas: El Kiosko

Magda y Elvia: el rompimiento

/ 05 de octubre, 2018 / Héctor Garces

La ex alcaldesa Magdalena Peraza Guerra se enteró por la prensa digital que su ex subordinada (y una de sus consentidas), Elvia Holguera Altamirano, fue designada secretaria de Turismo del Ayuntamiento de Tampico por el nuevo presidente municipal Jesús Nader Nasrallah.

La noticia -una auténtica sorpresa en el escenario político y del quehacer público de la ciudad de las jaibas- dejó no sólo con un sabor amargo a la maestra, sino con una gran molestia. No lo podía creer.

Era evidente, la profesora se sintió traicionada. Pero… en la política real ¿quién traiciona a quién?

Que nadie se espante: La política real está confeccionada por intereses, traiciones, conveniencias y circunstancias.

La política real es la historia misma de la humanidad, es un reflejo de la condición humana. La política real no tiene nada que ver con las ideologías, ni con las plataformas de campaña, ni con los estatutos de un partido. La política real es cruda, agria.

Cuando Magdalena Peraza Guerra propuso e impuso a Elvia Holguera Altamirano como candidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la diputación federal por el Octavo Distrito, más de un analista consideró que ‘la jugada’ real de ‘La Teacher’ era enviar a una priista de escasa conexión con el electorado a fin de hacer un ‘guiño’ al gobierno del estado y establecer -una poco probable- negociación.

En otras palabras, esa teoría indicaba que la maestra ofrecía la diputación federal ‘en prenda’ a cambio de que la dejaran ganar la presidencia municipal de Tampico por segunda ocasión consecutiva y por tercera vez en su trayectoria política.

Sin embargo, el gobierno estatal de extracción blanquiazul dejó en claro desde el arranque del proceso electoral que quería ganar la alcaldía de la ciudad de las jaibas con su candidato, el ex secretario de Administración de los vientos del cambio, Jesús Nader Nasrallah.

Bajo esa teoría, Elvia Holguera Altamirano, la candidata priista a diputada federal por el distrito con cabecera en Tampico, era una aspirante ‘a modo’, ofrecida ‘en sacrificio’.

Si bien las teorías se trazan con el desarrollo de una hipótesis (que a su vez parte de una serie de datos concretos), existen dos antecedentes políticos y electorales que confirmarían una tendencia en el comportamiento de Magdalena Peraza Guerra a la hora de afrontar una votación.

En 2010, cuando la profesora Magda Peraza fue candidata del PAN a la alcaldía de Tampico, sus compañeros de fórmula, Miguel Pérez Alvarez y María Elena Figueroa Smith, candidatos a las diputaciones locales por los distritos de la zona sur y norte de la ciudad, respectivamente, perdieron.

Seis años después, en la elección de 2016, cuando Magda Peraza fue candidata del PRI a la presidencia municipal jaiba, sus compañeros de fórmula, los priistas Mónica Villarreal Anaya y Francisco Bolado Laurents, quienes aspiraban a ser diputados locales, también perdieron.

Para subrayarlo: En las dos ocasiones en que triunfó la maestra, en 2010 y en 2016, sus compañeros que querían ser diputados locales, fracasaban -¿sospechosamente?- en el intento.

La maestra también repitió otro patrón de conducta en compensación: Una vez que asumió la administración municipal, a las dos damas, la panista María Elena Figueroa Smith y la priista -¿o ya será morenista?- Mónica Villarreal Anaya, las designó como directoras del Instituto de la Mujer.

Sin embargo, Magdalena Peraza Guerra no pudo lograr el triunfo en su tercera competencia electoral, pero ella alcanzó el segundo lugar, mientras que Elvia Holguera Altamirano se quedó en un lejano tercer sitio en la batalla por la diputación federal, con una diferencia notable de votos entre ambas (y eso que el octavo distrito abarca no sólo Tampico, sino también la zona sur de Ciudad Madero).

Más allá de lo que sucedió durante la campaña y el proceso electoral, la decisión de Elvia Holguera de aceptar la Secretaría de Turismo del Ayuntamiento tras ser invitada por el nuevo presidente municipal de Tampico, Jesús Nader Nasrallah, es un notorio rompimiento político con la profesora Magda Peraza.

Esto se evidenció durante un evento social, en el ‘baby shower’ de la ex regidora priista Claudia Moctezuma, al que asistió la ex alcaldesa Magdalena Peraza Guerra. En su mesa, se sentaron, además, Micaela Isabel Goldaracena, actual regidora, y Paloma González Carrasco, ex edil (quien en su momento negó tres veces y traicionó a Gustavo
Torres Salinas -que la llegó a defender ‘a capa y espada’-).

Hubo una invitada más a ese evento social: Elvia Holguera Altamirano, quien trabajó en la pasada administración como directora de Turismo. Al saber que iba a asistir, la maestra Magda pidió que no dejaran que Elvia se sentara con ellas. Al llegar, Elvia saludó a Magda, pero la profesora no la felicitó por su reciente nombramiento. El
saludo fue frío. Atrás quedaron las risas y las confidencias. 

Por supuesto, no se sentaron juntas. Elvia, mujer seria e inteligente, se fue a otra mesa… y a otra administración.

Y PARA CERRAR…
Sonia Del Angel, ex secretaria particular de Magda Peraza, también se quedó chambeando en el actual Ayuntamiento. Es asistente del director jurídico. ¡¡¡Orale!!!