Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > El fin de ‘la partida de los moches’…
Columnas: El Kiosko

El fin de ‘la partida de los moches’…

/ 07 de noviembre, 2018 / Héctor Garcés

Ya se sabía, pero el presidente electo Andrés Manuel López Obrador se los recordó con puntualidad y especial énfasis a los diputados federales de Morena, PES y PT, durante la reunión que sostuvieron la tarde del pasado lunes en la Ciudad de México: ‘La partida de los moches’ llegó a su fin.

Casi cuando concluía el encuentro, al que también asistieron los senadores de lo que fue en campaña la coalición ‘Juntos Haremos Historia’, ‘El Peje’ soltó una frase que congeló más de una cara sonriente que había hasta el momento: ‘Ya no se les asignará presupuesto a los diputados’.

Para dejarlo en claro, Andrés Manuel López Obrador recalcó: ‘La partida de los moches, eso no va a existir’.

Por si algún legislador tenía dudas, el virtual presidente de la república remató: ‘No van a bajar recursos. Eso se terminó’.

Los excesos del pasado reciente le dan la razón al presidente electo: En la Legislatura 62, la que arrancó en septiembre de 2012, se asignó un presupuesto de 5 mil millones de pesos, los que eran manejados de forma discrecional por los líderes de los grupos parlamentarios.

Aunque en teoría a cada diputado federal de esa Legislatura le correspondía que le dieran 10 millones de pesos para destinarlos en obra pública (por ejemplo, pavimentación de calles, alumbrado o techumbres de escuelas) a su distrito o municipio, la realidad es que, en ese entonces, el coordinador del grupo parlamentario (partidista) era quien determinaba los recursos otorgados a cada legislador.

Por supuesto, los diputados consentidos del líder de la fracción parlamentaria eran retribuidos por su lealtad con una mayor cantidad de dinero para canalizarlo a su distrito.

Eso no era todo: Al ‘direccionar’ los recursos, los legisladores federales pedían a los presidentes municipales que contrataran a una constructora en específico, la que, de
acuerdo a los trascendidos, ‘agradecía’ con una comisión por debajo de la mesa a favor del diputado.

De esa forma y, desde entonces, se le conoció como ‘la partida de los moches’. Si bien la prensa nacional cuestionó ese rubro del presupuesto, en la Cámara de Diputados se hizo lo que se les vino en gana.

La siguiente Legislatura, la 63, la que arrancó en septiembre de 2015, no sólo volvió a aprobar ‘la partida de los moches’, sino que la incrementó al doble: ¡10 mil millones de pesos por año!

No obstante, ante la presión mediática y de la mismísima Secretaría de Hacienda, en el Congreso de San Lázaro se acordó una serie de modificaciones a la partida: de entrada, la denominaron Fondo para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas y de los Municipios.

Hubo otro condición: A cada diputado federal se le otorgarían 20 millones de pesos para canalizarlos como obras en sus distritos, siempre y cuando fueran los Ayuntamientos los que solicitaran, con estudios técnicos y financieros, los recursos.

Incluso, el matamorense Baltazar Hinojosa Ochoa, entonces presidente de la Comisión de Presupuesto, confirmó la existencia del Fondo con 10 mil millones de pesos, los que se distribuirían entre los 500 diputados federales para que los canalizaran a sus distritos.

Esa maniobra fue denominada por los legisladores como ‘bajar los recursos’ o ‘aterrizar los recursos para obras’.

Fue eso lo que llegó a su fin… o lo que llegará a su fin con el siguiente Presupuesto de Egresos de la Federación. Andrés Manuel López Obrador no quiere que los diputados federales ‘se agandallen’ con la lana y ‘se cuelguen medallitas’ que no les corresponden.

En el sexenio de la Cuarta Transformación, los legisladores se dedicarán a lo suyo, a su tarea básica, esencial: Legislar… es decir, discutir, analizar y aprobar (o rechazar) iniciativas de ley. Finish.

UNA MÁS DEL SOBRINO INCÓMODO…
Luis Peraza Basañez, el sobrino incómodo de doña Magda: De gris árbitro ‘pambolero’ a virtual ‘socio’ de una constructora consentida en la administración municipal pasada. ¿Qué tal?
¿La actual regidora priista Micaela Isabel Goldaracena podría comentar algo sobre el caso?… Es pregunta…

Y PARA CERRAR…
Hoy, a mediodía, en un salón de un hotel ubicado en Paseo de la Reforma de la Ciudad de México, se reunirá el alcalde de Ciudad Madero, Adrián Oseguera, con los diputados federales tamaulipecos que conformaron la alianza ‘Juntos Haremos Historia’, entre ellos, Olga Sosa y Erasmo González Robledo.

Por cierto, el Ayuntamiento de Madero ya organiza lo que será la instalación de las mesas ciudadanas para plantear propuestas que conformen el Plan Municipal de Desarrollo. El evento se realizará el próximo martes, en el auditorio de la localidad, en punto de las 10 horas.