)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > AMÉRICO EL BUENO Y AMÉRICO MALA COPIA
Columnas: AMÉRICO EL BUENO Y AMÉRICO MALA COPIA

AMÉRICO EL BUENO Y AMÉRICO MALA COPIA

/ 30 de abril, 2020 / OMAR REYES

AMÉRICO VILLARREAL
GUERRA nació en Ciudad
Victoria en 1931 y de buena
cuna, se tituló como Ingeniero
Civil en la UNAM, de ahí pasó a
desarrollar su carrera profesional
ocupando cargos cada vez más
relevantes dentro del Gobierno
del Estado, todos dentro de la que
en los 60´s y 70´s era la Secretaría
de Agricultura y Recursos
Hidráulicos.
Ya para los 80´s empezó en serio
a cambiar la política de la administración pública por la política partidista, así paso de negociar para
acomodarse en una administración,
a negociar para candidatearse.
Apenas arrancó la década,
buscó ser el Presidente del Colegio
de Ingenieros Civiles, pero no lo
dejaron, ese podría ser una de sus
grandes lecciones y le sirvió para
saber cómo negociar.
Ya para el 82 logró meterse a la
fórmula postulada por el PRI para
ser Senador, en la primera posición
iba SALVADOR BARRAGÁN CAMACHO, uno de los hombres más
cercanos a LA QUINA.
Ese fue mero trámite para postularse a la Gobernatura, pues según
no puede postular nadie a una candidatura para ser Gobernador sin
antes haber ganado una elección, y
es así como utilizó el Senado como
escalón para el Poder Ejecutivo.
Ganar no fue problema, eran los
años de poderío del PRI, gobernar
era entonces más fácil que ahora,
pues la oposición no representaba
gran cosa y el pueblo aún amaba a
sus gobernantes, le ayudó además
el que lo acompañara una mujer
admirada por la gente, la señora BEATRIZ ANAYA GUERRERO
siempre ha sido muy querida en la
Capital.
AMÉRICO VILLARREAL ANAYA,
es hijo del exgobernador AMÉRICO
VILLARREAL GUERRA. Nació en
Ciudad Victoria en 1958, es Médico
de profesión y por décadas trabajó en la Secretaría de Salud del
Gobierno de Tamaulipas. En 2018
entró a MORENA, donde lo postularon para ser Senador del Movimiento de Regeneración Nacional,
actualmente es Senador.
Poco más podríamos decir de
su carrera, pues nunca logró hacer
algo más, parecía incluso que la
política no le interesaba y que su
vocación incluía sólo a la Medicina, y que su herencia familiar le
aseguraba un lugar permanente
(en tiempos del PRI) dentro de la
estructura gubernamental.
Pero parece que no, desde que
ingresó a MORENA se notó que no
es que no le interesara la política,
sino que sus habilidades nunca le
dieron para poder hacer algo en el
PRI.
Al principio todo parecía bueno,
pues su reputación como Médico y
servidor público siempre fue buena, su mayor mérito era el ser hijo
de un ex gobernador de Tamaulipas.
Hoy, apenas unos meses después
de alcanzar la Senaduría se nota
que el camino que AMÉRICO intenta seguir es el de su padre y quiere
usar de plataforma el Senado para
alcanzar el Poder Ejecutivo, sin
embargo ya se perdió.
Desde que asumió el cargo,
AMÉRICO perdió muchas amistades, poco contesta el teléfono de
Senador y menos aún el teléfono
personal, hasta el mismo FAUSTINO LÓPEZ VARGAS, quien fue su
suplente en la Candidatura perdió contacto con él, pues ya ni los
mensajes responde. Poco queda del
hombre entregado al servicio y a
ayudar a quien lo necesita.
Hoy que está en un lugar en el
que podría influir en temas que
bien conoce dentro de la administración pública, como el área de la
salud, no ha logrado hacer nada.
Se ha dedicado a replicar las
mentiras del Presidente de la República, al decir que se están enviando millones de pesos a Tamaulipas
para hacer frente a la pandemia,
pero han salido varios diputados a
desmentirlo.
Es común que escuchemos el
dicho de “Hijo de Tigre pintito”, hay
muchas excepciones, y las capacidades no le están dando para seguir
los pasos de su padre.
Hasta el también inexperto del
Delegado Federal en Tamaulipas,
JOSÉ RAMÓN GÓMEZ LEAL, está
teniendo más foco dentro de MORENA, que lo que quiere presumir
el Senador.
Es una pena que apenas empezando su carrera política se
haya perdido y haya dejado que le
nublaran la vista quienes lo rodean,
que volteara la cara a las personas
que por años lo trataron, hoy no
tengan ni un saludo de él, menos
recibir algún tipo de apoyo.
Qué pensará el día que alguien
en su familia salga positivo a Covid-19 y él sepa que no ha hecho
nada para apoyar a Tamaulipas
frente la pandemia.
Él sabe que no ganó la Senaduría, sabe que lo logró al ir arropado
por AMLO, pero la popularidad del
Presidente sigue en picada.
La Senaduría dura sólo 6 años y…
¿después qué hará Médico?
@Omar_Reyes
omarereyes@gmail.com